La teoría cuántica podría explicar el origen del alma y su relación con el universo

1448
teoría cuántica puede explicar origen del alma y su relación con el universo

¿Qué es el alma? Esa pregunta ha estado presente a lo largo de la historia. Normalmente este aspecto de la vida se asocia más a la religión, a la creencia y la fe, alejándose de la parte científica, pero ahora, dos científicos han conseguido demostrar que el alma realmente existe y que esta nunca muere, sino que regresa al universo.

¿El alma realmente existe y es parte del universo?

Stuart Hamerroff, un médico estadounidense, junto a Sir Roger Penrose, un físico británico, han podido desarrollar una teoría cuántica sobre la conciencia, la cual sugiere que nuestras almas están contenidas dentro de unas estructuras conocidas como microtúbulos, en el interior de las células cerebrales.

teoría cuántica puede explicar origen del alma y su relación con el universo

Esta idea se desarrolló gracias al concepto de que nuestro cerebro es una especie de computadora biológica, con más de 100 billones de neuronas funcionando a la vez, las cuales poseen conexiones sinápticas que actúan como redes informánticas.

Hameroff y Sir Roger se encuentran trabajando en dicha teoría desde finales del siglo pasado, argumentando que nuestras experiencias de conciencia no es más que el resultado de los efectos de la gravedad cuántica en dichos microtúbulos, un procesos al que nombran «Reducción objetiva Orquestada» (Orch-OR)

Anuncios
Anuncios

Durante una experiencia cercana a la muerte, estos microtúbulos pierden el estado cuántico, pero la información en su interior no se destruye. En palabras sencillas, el alma no moriría, sino que simplemente regresaría al universo.

¿La información cuántica regresaría al universo

Hameroff explica la teoría de manera amplia y sumamente documentada en un especial que es animado por el actor Morgan Freeman, el cual se llama «A través del agujero de gusano» y se emitió de manera reciente por la cadena Science, en los Estados Unidos. El doctor relata un ejemplo; si el corazón deja de latir, la sangre dejaría de fluir, los microtúbulos perderían el estado cuántico. Los datos cuánticos en su interior no se perdería, no hay forma de destruirla, simplemente se distribuye o de expande por el universo.

Si por alguna razón la persona resucita, la información cuántica podría volver a los microtúbulos y el paciente diría que tuvo una experiencia cercana a la muerte.

Anuncios

Si la persona llegara a morir, es posible que la información cuántica sobreviva fuera del cuerpo de forma indefinida, tal cual como se describe el alma en muchos relatos.

Hameroff afirma que las nuevas ideas sobre el papel de la física cuántica en procesos biológicos, tales como el vuelo de los pájaros, por ejemplo, ayudarían a confirmar su teoría.

Anuncios