¿No podremos controlar la tecnología? Una predicción que continua vigente

276
¿No podremos controlar la tecnología? Una predicción que continua vigente.

Muchos visionarios de otras épocas han hecho la predicción de que el humano será su propio verdugo. Que el avance tecnológico no podríamos controlarla… y con los avances tecnológicos tan surreales que estamos viviendo en los últimos años, parece ser que no hace falta ser un genio para predecir ese inesperado final. La inteligencia artificial es cada vez más extensa al punto en que se han descontrolado tanto que han desarrollado idiomas propios. Estos antecedentes parecen no importar demasiado, pues científicos de la Universidad de Tokio han hecho el avance tecnológico necesario como para integrar tejido muscular vivo en robots. Sí, tal cual Terminator…

¿El avance tecnológico será nuestra perdición? Una predicción cada vez más obvia.

Parece una historia sacada de algún libro de ciencia ficción. El prólogo de una novela post apocalíptica, pero no lo es. Científicos de la Universidad de Tokio han podido integrar satisfactoriamente tejido muscular humano vivo en robots, los cuales presentaron movilidad y funciones musculares bastante notables y continúa durante más de siete días.

¿No podremos controlar la tecnología? Una predicción que continua vigente.

El equipo utilizó un esqueleto robótico en primer lugar, donde comenzaron a «instalar» los músculos funcionales. Esto incluyó articulaciones giratorias, anclajes donde los músculos podrían instalarse y varios electrodos donde se podría controlar los estímulos necesarios para poder generar la contracción de los músculos. Para la parte del músculo vivo en el robot, en vez de extraer y utilizar uno que se habría formado en un cuerpo, el equipo decidió construir uno desde cero.

Anuncios

Para esto utilizaron capaz de hidrogel, el cual poseían células precursoras musculares, las que son conocidas como mioblastos, pequeños agujeros para poder unificar las capas y los anclajes en el esqueleto robótico y pequeñas bandas para que las fibras musculares se formaran armoniosamente.

Anuncios

Una predicción sacada de la ficción.

Los robots fueron probados en diferentes pruebas, desde  tareas sencillas como colocar un anillo o dos trabajando a la vez para levantar un marco de ventana que yacía en el piso. De esta forma se demostró que los músculos no solo se deterioran tras su uso, el cual era una de las preocupaciones principales al usar organismos vivos, sino que funcionan a la perfección con las contracciones inducidas por los electrodos.

El equipo continuará trabajando en replicar todas las funciones de un humano en esqueletos robóticos con músculos creados a partir de mioblastos y gel acrílico. De esta forma se podría crear el primer androide que comparta un sistema muscular completo con un humano común. Podríamos estar en las puertas de un fenómeno que revolucione al mundo, tanto para bien, como para mal…

Anuncios

Anuncios