Los gigantes de las profecías bíblicas ¿Por qué no hablan de ellos?

255
Los gigantes de las profecías bíblicas ¿Por qué no hablan de ellos?
COMPARTIR
Obtener Libro

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Muchas son las culturas que mencionan a los gigantes en sus mitologías; desde la egipcia hasta la Inca, pasando por la misma biblia. Las profecías bíblicas han estado presente en nuestra sociedad desde hace miles de años. Estas escrituras han servido, ya sea para mostrarnos como fue la época donde vivieron los profetas más importantes de la historia cristiana o mostrarnos los posibles acontecimientos de nuestra era.

Como sea, la biblia es un texto sagrado atemporal, por lo que eventos pasados pueden suceder en cualquier época de nuestra era. En ese sentido, la iglesia muchas veces  ha negado la existencia de gigantes (principalmente, por la acusación de que el vaticano se construyó sobre una civilización de ellos), pero la expresión «Gigantes de la Tierra» aparece en el libro de Génesis ¿Quiénes fueron estos personajes? ¿Si apareces en las sagradas escrituras, por qué la Iglesia niega su existencia?

Los gigantes de las profecías bíblicas ¿Por qué no hablan de ellos?

¿Quiénes fueron los gigantes de las profecías bíblicas?

El significado de ciertos pasajes de la biblia no es tan claro cuando se miran por primera vez. Una muestra de ello son los acontecimientos de Génesis 6:1-4 sobre los gigantes previo al diluvio universal.

Obtener Libro

El libro nos dice: «Sucedió cuando los hombres empezaron a multiplicarse en la tierra, y nacieron sus hijas, que viendo como los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran bellas, las tomaron para sí, escogiendo entre todas. Había gigantes en la Tierra en esos días y también luego que llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde el pasado fueron varones de renombre». Génesis 6:1-2, 6:4.

Una rápida pasada a este texto puede llevar a interpretar de una manera, pero una mirada más analítica muestra muchas otras posibilidades, las cuales deben ser consideradas si se quiere saber realmente que sucedió. No se puede aceptar solamente la primera impresión de lo que se lee, sino que se necesita examinar cada oración de las profecías bíblicas.

Un vistazo a las diferentes interpretaciones de este libro basta para ver cuán difícil es saber cuál es la interpretación correcta.

Los gigantes de las profecías bíblicas ¿Por qué no hablan de ellos?

¿Quiénes eran estas entidades en las profecías bíblcias?

El Génesis 6:1-4 nos muestra, no solo uno, si con dos grupos misteriosos quienes existieron en la época de Noé. Sus identidades han provocado confusión entre los intérpretes durante siglos ¿Quiénes eran los hijos de Dios y los gigantes? Otro hecho que enigmático es que los términos al ser traducidos en hebreo como «los hijos de Dios» (bene ha’ elohim) y «gigantes» (nefilim) aparecen solo unas cuantas veces en el Antiguo Testamento.

Saber quiénes eran estas extrañas entidades misteriosas requiere un estudio concreto de cada pasaje relevante de la Biblia, un análisis que lleva más de dos milenios de interpretaciones. Cada opinión muestra que el comportamiento que se describe en el Génesis fue pecaminoso, y que esta contribuyó a la maldad por todo el mundo, lo que provocó el gran diluvio.

Los gigantes de las profecías bíblicas ¿Por qué no hablan de ellos?

Las descripciones en la profecía bíblica

Las descripciones generales de los nefilim son sumamente controversiales. Muchas personas intentan relacionarlo con el verbo hebreo naphal, lo que significa «caer», pero cuando se habla específicamente, el participio plural sería nophelim o nephulim y no nephilim. Así que algunos estudiosos señalan que la lengua aramea tiene un sustantivo que podría ser nephilim en su forma plural y en hebreo es nephelim. Esta palabra en arameo significa «gigantes» y también es la palabra aramea para referirse a la constelación de Orión, al gigante cazador mitológico.

Por otro lado, también está la controversia de «los hijos de Dios». De acuerdo a la posición setita, los hijos de Dios son vistos como hombres devotos de la línea de Set y las hijas de los hombres como mujeres impuras de la línea de Caín. Estas uniones engendraron niños malvados (que serían los nefilim), los cuales se convirtieron en hombres importantes, quizás por su extrema maldad.

Obtener Libro
COMPARTIR