Las Profecías Bíblicas no recogen la palabra de Dios de forma literal

165
Las Profecías Bíblicas no recogen la palabra de Dios de forma literal

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Los creyentes de Dios jamás reniegan de sus sagradas escrituras y siguen al pie de la letra todos los mandamientos que están plasmados en la biblia. Los líderes religiosos también utilizan sus textos como una forma de llegar (o de controlar) a sus creyentes, haciéndonos creer a todos que esas palabras fueron escritas en representación de Dios. Sin embargo ¿Qué pasaría si se descubriese que las profecías bíblicas no son una interpretación de Dios? De acuerdo a diferentes estudios realizados, se ha podido descubrir que, según las primeras interpretaciones hechas en el latín, las sagradas escrituras no recogen de manera literal la palabra del señor.

Anuncios

Las Profecías Bíblicas no recogen la palabra de Dios de forma literal

¿Las profecías bíblicas no recogen la palabra de Dios?

Un académico de la Universidad de Birmingham ha hecho un estudio donde ha conseguido sacar una traducción al inglés de la primera interpretación en latín que se pudo hacer de los Evangelios, la cual se encontraba perdida hace más de mil quinientos años.

Esta primera interpretación en latín de los evangelios, la cual data de más de 1.500 años ha sido redescubierta una vez más, pero también se consiguió traducir por primera vez al inglés. El extraordinario hallazgo, una obra que fue escrita por obispo italiano Fortunatianus de Aquileia, se remonta a una época a mediados del siglo IV.

Anuncios
Anuncios

El texto es de mucha importancia, de acuerdo a lo que informa la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, en su comunicado, a que es previo a la Vulgata, la primera traducción que se hizo de la biblia hebrea y griega al latín, que fue hecha por San Jerónimo a finales de ese mismo siglo en cumpliendo del encargo hecho por el Papa Dámaso I.

Tras finalizar su trabajo de traducción, el académico Hugh Houghton, ha exclamado que los lectores de deben interpretar la biblia de una manera literal, ya que las primeras personas que interpretaron las profecías bíblicas veían los Evangelios, no como una historia, sino como una serie de mensajes en código que representaban los elementos esenciales del cristianismo, como lo han manifestado en una entrevista.

Anuncios

Las Profecías Bíblicas no recogen la palabra de Dios de forma literal

¿Un enfoque distinto a las profecías bíblicas?

Para Houghton, este es enfoque que todos los cristianos contemporáneos podrían aprender. Se ha asumido que este es un registro literal de las profecías bíblicas y toda la verdad. Muchos de los primeros estudiosos se preocuparon más por las incongruencias de Mateo y Lucas, por ejemplo. Sin embargo, para la gente que enseñaba las sagradas escrituras en el siglo IV, era más importante era leer la biblia alegóricamente, y no su significado literal.

Esta nueva visión de los antiguos Evangelios es una tendencia que se adoptó por parte de los cristianos contemporáneos y fundamentalistas, los cuales consideran que la biblia es un libro profético literal de la palabra de Dios y que no se encuentra abierta a otras interpretaciones. Según esta tesis, el cristianismo ha alimentado durante siglos creencias como que la Tierra tiene unos seis mil años de edad y que fue creada en siete días.

Las Profecías Bíblicas no recogen la palabra de Dios de forma literal

Anuncios

Un hallazgo que podría cambiar el rumbo de la religión

El texto que cuenta con unas cien páginas, examina en profundidad cada profecía bíblica del Evangelio, según San Mateo, y también parte de los Evangelios según San Lucas y San Juan. Había permanecido oculto durante mi quinientos años dentro de un manuscrito anónimo en la biblioteca de la Catedral de Colonia, hasta que pudo ser digitalizado por la Universidad de Salzburgo en el año 2012. Sin embargo, este se había quedado sin ser estudiado a profundidad hasta que se pudo traducir por otro académico austríaco quién lo encontró y le habló a Houghton sobre su descubrimiento.

Los investigadores están seguros que el texto fue copiado por algún estudioso alrededor del año 800, es decir, al menos 400 años después de que el documento original fuese escrito. El texto traducido por el académico de la Universidad de Birmingham, del departamento de Teología y Religión, fue publicado junto al documento en su idioma original.

¿Esto quiere decir que la iglesia nos ha mentido durante todos estos años sobre la interpretación de las profecías bíblicas?

Anuncios