¿Cuál será el futuro de la humanidad? Esta terrorífica profecía nos lo revela

2807
profecia fin del mundo arma nuclear

This post is also available in: enEnglish

Un arma nuclear destruirá el mundo según la profecía

Profetas como Nikola Tesla, Nostradamus, Edgar Caye y Beinsa Douno han sido capaces de vaticinar eventos que sucederían en el futuro. Lo que preocupa de esto, es que cada una de las situaciones que serían la antesala para la profecía propiamente dicha, están ocurriendo en la actualidad y eso ha generado un impacto negativo en la población mundial, pues no solo son los conspiranoicos los que temen por el tiempo de vida que le queda al planeta, sino muchas personas alrededor del mundo.

Nikola Tesla afirmaba tener contacto con seres extraterrestres que le proporcionaban información valiosa sobre el pasado y el futuro de nuestro planeta. Ellos le dijeron que eran los protectores de la tierra, pero que en el futuro, ocurrirán varias guerras que ni ellos podían evitar porque todas estas serían causadas por nosotros mismos.

Edgar Caye dijo la profecía del arma nuclear

Este sujeto fue conocido por ser un profeta durmiente, esto es debido que él empleaba el estado de trance para poder predecir los evento futuros. En una de sus tantas profecías, dijo que el mundo iba a protagonizar nuevamente una gran guerra, una tercera guerra mundial que se cobrará la vida de millones de seres vivos, pues no solo morirían los humanos. Incluso dijo que la naturaleza se volvería en nuestra contra y todo lo que se había construido desde hace siglos, se convertiría en cenizas.

Anuncios

Con respecto a la guerra, mencionó que un arma nuclear iba a ser el inicio de uno de los peores desastres que se han podido registrar en nuestro planeta, pues ese artefacto no iba a afectar solamente a la región en la que impactaría, sino también a toda la tierra, originando desastres naturales y acabando con al menos la mitad de lo que se conoce actualmente. El profeta dijo que la mayoría de las personas dejarían de creer en sus dioses y se concentrarían en la vanidad, desconfianza y en sus instintos de supervivencia.

Anuncios