El Hospital Roy H. Glover y su historia paranormal

526
El Hospital Roy H. Glover y su historia paranormal.

Corría el año 1960 en Chile, en el desértico pasaje donde se encuentra la mina de cobre más extensa del mundo, el hospital Roy H. Glover era inaugurado. Un edificio moderno que fue el reemplazante del antiguo recinto de madera y espacios reducido que hacía vida en Chuquicamata. El Roy H. Glover poseía un total de 300 habitaciones, las cuales se encontraban esparcidas en  cinco grandes pisos, más dos pisos subterráneos. Un monstruo de la arquitectura que por muchos años atendió a miles de pacientes pero que, en la actualidad, ha sido el blanco de muchos fenómenos que rayan en lo paranormal.

El Hospital Roy H. Glover, uno de los hospitales con más actividad paranormal de américa latina

Cinco pisos de altura, dos subterráneos conocidos como G y B, a eso se le sumaban las primeras habitaciones de Rayos X y Scanner del país, junto a las salas de parto, operaciones y el laboratorio, hicieron que el hospital, rápidamente, se convirtiera en el más frecuentado por el país austral durante muchos años, atendiendo más pacientes por día que los hospitales de la capital.

Durante 41 años funcionó en tan perfectas condiciones que, incluso, fue considerado el mejor centro hospitalario de Sudamérica, pero la empresa minera cesó su actividad por completo en el año 2001, dejando al majestuoso edificio sepultado en el olvido y en medio del desierto para que el ripio se encargara de desaparecerlo.

Sin embargo, el hospital jamás fue olvidado y, por el contrario, ahora es conocido por ser el lugar de muchísimos fenómenos inexplicables en el que, muchas personas han declarado haber sido testigos de fantasmas y criaturas. Testimonios que, aún antes de su clausura, ya habían sido declarados por los propios trabajadores del hospital y de la demoledora que había sido contratada para su destrucción.

Anuncios

La entidad que más se manifiesta en las ruinas del hospital más paranormal del mundo

Sebastián, un pequeño que padecía de una afección terminal que afectaba su sistema respiratorio y fue abandonado por su madre en una de las salas del hospital por falta de dinero. El hospital, junto a voluntarios trabajadores del mismo se hizo cargo del pequeño hasta su fallecimiento. Desde ese entonces, el “Pequeño Sebastián” ha sido avisado por más de una persona desde hace muchos años vagando por los paredones del recinto.

Anuncios

El Hospital Roy H. Glover y su historia paranormal.

Según cuentan las enfermeras, lo que más caracterizaba al pequeño era la actitud risueña y alegre que hacía que todos los que lo frecuentaban se enamorasen del pequeño, por lo que su muerte prematura fue un duro golpe para todos.

Sin embargo, tras su muerto, fueron las mismas enfermeras quienes denunciaron haber visto al espíritu del niño caminando por los pasillos oscuros en las noches, además de risas inquietantes y pequeños pasos de un niño corriendo.

Anuncios

Obviamente, el hospital de Roy H. Glover se ha convertido en un sitio frecuentado por aventureros de la exploración urbana y cazadores de fenómenos paranormales y todos han asegurado haber avistado al pequeño, junto a otras entidades más.

Anuncios