El choque entre Urano y Nibiru está cientificamente probado

1910
El choque entre Urano y Nibiru está cientificamente probado

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Anuncios

Científicos habrían encontrado evidencia del planeta Nibiru

Investigadores de la Universidad de Durham (Reino Unido) han obtenido evidencia de que hace varios miles de millones de años un planeta desconocido del doble del tamaño de la Tierra chocó con Urano. ¿Nibiru?

Anuncios

Esto explica por qué el eje de Urano está situado lateralmente, a diferencia de todos los demás planetas del sistema solar. Además, el cuerpo celeste podría ser el hipotético noveno planeta del sistema solar. Puede leerlo en el portal científico Phys.org.

La hipótesis sobre la colisión de Urano con un gran planeta fue avanzada hace varias décadas, pero no encontró la opinión unánime de los astrofísicos. Se formuló otra versión, según la cual el eje de rotación fue volcado por el efecto de un gran satélite y luego desapareció.

Los resultados de las simulaciones mostraron que una colisión con un objeto grande y el cambio final del eje de rotación ocurren en pocas horas. Al mismo tiempo, los astrónomos consideran que las colisiones con varios cuerpos celestes más pequeños son menos probables.

Anuncios

Cazando al Planeta X, Planeta Nueve o Nibiru

Según los investigadores, el planeta que colisionó con Urano podría estar todavía presente en el sistema solar y estar mucho más allá de la órbita de Plutón, en otras palabras, podría ser el noveno planeta que los astrónomos han estado buscando durante varios años.

La catástrofe planetaria probablemente ocurrió hace 3-4 mil millones de años antes de la formación de los satélites de Urano. En esa época, el gigante de hielo era un protoplaneta con un disco de gas y polvo, del cual se formaron lunas. La inclinación del eje de Urano influyó en la inclinación de las órbitas de rotación de los satélites y en la orientación de sus ejes. La colisión también dio lugar a la formación de una capa externa que retiene el calor dentro del planeta (la temperatura de la tropopausa del gigante gaseoso se estima en -216 °C).

Anuncios