PARÁLISIS DEL SUEÑO – ¿ALUCINACIONES O PESADILLAS?

343

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

¿Alguna vez se ha despertado en medio de la noche y ha sido presa de un violento ataque de pánico nocturno? Los ladrones están entrando a la casa pero no puedes mover un músculo. Fantasmas, demonios o extraterrestres están fuera de tu puerta y casi empiezan a correr hacia ti. Sus pasos se están acercando cada vez más y tú estás paralizado en la cama.

Su corazón comienza a latir rápido, su respiración se agita, sus ojos están abiertos pero su cuerpo no responde! ¿Qué está pasando? Usted está experimentando parálisis del sueño, una experiencia aterradora, pero en realidad no es muy rara.

¿Qué es la parálisis del sueño?

¿Fenómeno Paranormal?  los misterios de la parálisis del sueño.
David-Karich / Pixabay

La parálisis hipnagógica es una de las experiencias más aterradoras que pueden ocurrir. Mientras duermes, mientras duermes, te despiertas de repente sin ninguna razón real pero sin tener control de tu cuerpo, con una sensación más que real de que una terrible amenaza se cierne sobre ti a pocos pasos de distancia y que se vuelve más y más concreta y real a medida que te acercas.

Esto no es un fenómeno paranormal, aunque los protagonistas de esta pesadilla son los alienígenas. La ciencia ha clasificado este tipo de experiencia como parálisis del sueño o parálisis hipnagógica.

Causas de la parálisis del sueño

¿Por qué tienes estas experiencias de pesadillas y fantasías? ¿Por qué están tan vivos y no tienes oportunidad de moverte? Este es un mal funcionamiento que ocurre durante el sueño. Mientras dormimos, de hecho, durante la fase REM, los ojos continúan moviéndose incluso si los párpados están bajos. Los músculos, en cambio, están como paralizados, ya que la mente no los controla durante esta fase del sueño.

Puede suceder que usted se despierte antes de que su cerebro recupere el control de sus músculos, de manera que sienta que está despierto pero que no puede moverse. Si durante este estado de vigilia usted también tiene una experiencia de sueño, es decir, un sueño o una pesadilla, esto corre el riesgo de volverse demasiado real. Los síntomas de esta experiencia son alucinaciones, ansiedad y pánico. Usted tiene la sensación de sentir un peligro, pero no sólo con la vista. A menudo son todos los sentidos los que intervienen, desde el oído hasta el tacto, con la sensación de ser tocado.

El único aspecto positivo es que esta sensación tiene una duración muy corta: unos pocos segundos o como máximo dos minutos.

Alucinaciones

Hay tres diferentes efectos alucinatorios asociados que se pueden experimentar durante la parálisis del sueño. La presencia de un extraño en la habitación, no necesariamente humano, que al principio se limita a mirarnos de una manera perturbadora y luego se acerca cada vez más hasta que nos toca. La sensación de una sensación de presión en el pecho, como si alguien empujara con fuerza la caja torácica sosteniendo nuestras manos alrededor de nuestros cuellos para asfixiarnos. La última y más extraña es la sensación de levitación, como si estuviéramos saliendo de nuestros cuerpos. Esta última casi se asemeja a las experiencias extracorpóreas más famosas.

Experiencias y testimonios

La parálisis del sueño es tan aterradora porque hace que nuestros miedos más profundos y nuestro subconsciente sean reales. ¿Quieres un ejemplo de lo que sucede durante la parálisis hipnagógica? Usted está durmiendo en su dormitorio cuando de repente se despierta porque oye ruidos extraños. Sus ojos están abiertos, su cuerpo no puede moverse y usted se queda completamente quieto tratando de escuchar de dónde provienen estos ruidos. Están justo fuera de tu habitación, hay alguien ahí. ¡Alguien ha entrado en la casa!

Estás empezando a enloquecer y no sabes qué hacer. ¿Te atraparán mientras estás en la cama indefensa? Los intrusos saben que estás allí y que los pasos son cada vez más rápidos y que se acercan hacia ti. Usted queda atrapado en un ataque de pánico, su corazón late fuerte, su aliento se vuelve fatigante y no puede ni siquiera gritar a pesar de tener la boca abierta. Estás completamente paralizado. El terror se vuelve absoluto cuando, sin siquiera verlos o ver su sombra, te tocas. En ese momento la parálisis nocturna se detiene, como un mecanismo de autodefensa.

Sales de la fase REM, te sientas en la cama, tratando de calmarte, de entender lo que pasó mientras miras a tu alrededor para tratar de entender si fue sólo una pesadilla. Muchas de estas experiencias con alucinaciones inpnagógicas involucran ladrones, extraterrestres, demonios o varios monstruos. Todo lo que más aterroriza nuestra imaginación.

Remedios – qué hacer antes de quedarse dormido

Se ha demostrado científicamente que estos ataques de pánico debidos a la parálisis del sueño son más frecuentes en personas que sufren depresión, ansiedad o estrés. Desde estudiantes que se someten a exámenes hasta aquellos que se enfrentan a un período difícil de sus vidas. Además, los problemas de insomnio pueden aumentar la incidencia de pesadillas con los ojos abiertos. Trate de dormir bien por la noche: trate de elegir el colchón adecuado para sus necesidades, una buena almohada de memoria y retire todos los aparatos electrónicos de su habitación.

No siempre duerma boca arriba. Aunque estar boca arriba puede ser cómodo para algunos, intente todas las posiciones para dormir. Las alucinaciones hipnagógicas son más comunes en el estómago y hacia arriba. Trate de combatir el estrés y desahogar la ira y la frustración haciendo ejercicio. Especialmente si no se gira por la noche, le ayuda a mejorar la calidad del sueño y es una válvula de ventilación rápida.

Mitos y leyendas de una experiencia común en la historia

Este fenómeno, ahora llamado parálisis del sueño o parálisis hipnagógica, ha sido explicado por la ciencia de manera racional. Pero en el pasado se pensaba que la parálisis del sueño era paranormal: brujas y demonios se apoderaban de nuestros cuerpos. Desde la antigüedad se ha hablado de esta presencia extraña del mal en el propio dormitorio, con esa sensación de estar tocado por la dificultad de respirar. Los griegos llamaron a esta experiencia pnigalion, mientras que en Japón kanashibari.

Según algunas leyendas, en medio de la noche se recibe la visita de un caballo portador de malos espíritus, mientras que según otros mitos es una bruja la que, durante el sueño, ataca a la pobre víctima, paralizándola e impidiéndole moverse o gritar.

Los griegos hablaban de pnigalión, o baricnas, términos relacionados con la dificultad para respirar. En varios países europeos hay rastros de cuentos de un caballo subiendo a los pechos de los durmientes, o llevando espíritus malignos.

Uno de los mitos más estudiados y descritos es el de la vieja bruja de la isla de Terranova, una bruja que ataca a los durmientes y los deja incapaces de gritar o reaccionar. En la cultura Inuit se habla de un espíritu maligno que intenta tomar posesión del cuerpo de una persona dormida, mientras que en Japón el poder en cuestión se llama Kanashibari.

NO TODO el mal…. También puede haber un lado positivo de la parálisis del sueño. Jorge Conesa Sevilla, psicólogo, ha ilustrado en un libro algunas técnicas para evitar el pánico de quienes deberían ser víctimas, y para explotarlo como una forma de acceder a otra experiencia de sentimiento única, la de los sueños lúcidos, es decir, el estado en el que te das cuenta de que estás soñando y -parece- puedes dirigir el contenido de los sueños.