¿Mutilación de ganado es obra extraterrestre?

287

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

El estado de Oregón en Estados Unidos ha entrado en pánico por una serie de mutilaciones de ganado los cuales han sido mutilados de forma quirúrgica, haciendo recordar viejas historias relacionadas con extraterrestres…

¿Mutilación de ganado obra extraterrestre?

Este verano ha sucedido un fenómeno bastante macabro que ha puesto en vilo a todas las personas del estado de Oregón. De acuerdo a medio de información de Estados Unidos, NPR, cinco toros reproductores han aparecido muertos en un racho. Esto no sería un problema, sino fuera porque los cadáveres presentan mutilaciones quirúrgicas, sin ningún tipo de detalle. Pero lo peor es que su sangre fue succionada completamente.

Las mutilaciones, además de atroces, son sumamente extraños, puesto que presentan una precisión exacta en cada uno de sus cortes, además de que no existe forma de explicar la extracción total de la sangre. Esto ha hecho recordar anteriores mutilaciones de reses y otros animales sin explicación alguna, los cuales se han atribuido a extraterrestres.

De acuerdo a los investigadores, los toros parecían «osos de peluche sin relleno», además de asegurar que no hay forma coherente de explicar los hechos.

La primera información recibida por mutilaciones de anumales llegó el primero de agosto, cuando el Sheriff del Condado de Harney informó que en el Rancho Silvies Valley, tres toros habían fallecido de forma extraña.

Dos muertes más se presentaron en el verano. De acuerdo a las declaraciones de Dan Jenkins, el jefe de la Oficina del Sheriff, todas las personas especulan que lo que ha sucedió con los animales solamente puede ser obra de extraterrestres.

¿Qué pudo haber pasado?

Asesinatos de toros sin explicación
Mutilaciones de toros sin explicación

En los informes se detalla que los primeros tres toros presentaron cortes precisos en las áreas anales, además de que se les extirpó la lengua y los testículos. A uno también se le quitó el pene y la punta de una de las orejas.

El Sheriff también determinó que las muertes se llevaron a cabo en momentos diferentes y que los agentes de policía no encontraron ningún tipo de bala, sedante u objeto que ayudara a domar a los toros. En circunstancias normales, ninguna persona pudiera haber hecho tal trabajo con los animales despiertos.

El vicepresidente del rancho, Colby Marshall, aseguró a medios de comunicación que la mutilación de ganado estaba llegando a su mejor momento y que su muerte supone una gran pérdida económica (casi 7.000 dólares por toro). Sin embargo, el mayor problema es que los trabajadores están aterrados. Al punto de hacer rondas de a dos, armados, por el miedo.