Hospital Sadovich la entidad psiquiátrica rusa ¿esconde un misterio impensable?

368
Hospital Sadovich la entidad psiquiátrica rusa ¿esconde un misterio impensable?

El Hospital Sadovich era una institución psiquiátrica de la Unión Soviética. Se cuenta que durante los años 90, el gobierno ruso realizó un sinfín de experimentos que violan toda la moral humana en cinco personas, todos prisioneros de guerra. Un misterio que incomoda tanto a los ciudadanos rusos y a los propios encargados de la investigación del caso. La historia del Hospital Sadovich era desconocida hasta el año 2012, cuando la película Entity utilizó relatos y anécdotas recolectadas por lugareños y familiares de las víctimas para recrear su historia.

El misterio del Hospital Sadovich ¿Realmente existieron dichos experimentos?

A finales de la década de los 40, el polémico gobierno soviético de Stalin llevó a cabo uno de los peores experimentos llevados a cabo en humanos. Un equipo de científicos utilizó gases, drogas y demás estimulantes para que cinco hombres se mantuvieran despiertos durante quince días seguidos para analizar los resultados.

Según se las investigaciones hechas, los hombres fueron confinados a un entorno totalmente cerrado para poder llevar a cabo el experimento. Siendo monitoreados durante las 24 horas del día, los científicos controlaban el nivel de oxígeno en las habitaciones para que el gas empleado no resultara letal. Debido a que para le época los circuitos cerrados no existían, se emplearon micrófonos y los científicos estuvieron todo el tiempo detrás de las habitaciones, observando a los sujetos tras vidrios cinco pulgadas de grosor.

Dentro de las habitaciones de los sujetos de prueba se habían colocado camas cómodas, bibliotecas con libros, baños con agua y un suministro de alimento suficiente para los quince días.

Los resultados del experimento.

Los primeros cinco días del proyecto pasó «normal». Las quejas eran relativamente bajas y en su mayoría se debían al engaño al que habían sido sometidos, ya que habían sido trasladados bajo  la primicia de ser liberados apenas terminara el proyecto. Lo primero que los científicos notaron como algo relevante, es que durante esos primeros cinco días los sujetos de prueba relataban eventos traumáticos de su vida.

Anuncios

En el sexto día el ambiente cambió, pues los hombres comenzaron a quejarse de los eventos que los condujeron a su destino. En la mirada y gestos faciales empezaba a apreciarse los dejes de la paranoia y la «amistad» formada por los cinco se partió por completo. La desconfianza se había apoderado de todos; no hablaban y solo se limitaban a murmurar para ellos mismos y en algunas ocasiones a los micrófonos, en un intento de ganarse la confianza de los científicos a espalda de los demás.

Hospital Sadovich la entidad psiquiátrica rusa ¿esconde un misterio impensable?

Anuncios

Dicha actitud continuó tres días más, hasta que se rompió por uno de los hombres que empezó a dar carreras por toda la habitación y a gritar. Como consecuencia, las cuerdas vocales del hombre se resintieron después de tres horas continuas de gritos desgarradores, terminando en el piso, totalmente exhausto y con un pequeño chaco de saliva y sangre que salía de su boca. Las cuerdas vocales habían sido dañadas permanentemente.  Pero lo que más sorprendió a los investigadores fue la indiferencia de los demás, los cuales continuaron su rutina de murmullos, como si no pasara nada.

Anuncios

Pero otro evento extraño estaba por pasar. Cuando uno de los sujetos imitó al que había empezado a correr, los dos restantes tomaron los libros de la habitación, arrancaron las hojas y defecaron en ellas para, posteriormente, empezar a bloquear la vista de los científicos. Cuando el vidrio fue tapado por completo, los gritos cesaron. De hecho, ya no se podía escuchar nada en la habitación.

Revisaron los micrófonos y, efectivamente, servían, pues aun captaba pequeñas señales de sonido, además el consumo de oxigeno (a pesar de demostrar un consumo de personas que hacen actividades físicas extenuantes) demostraba que los rehenes estaban vivos. Al catorceavo día, y viendo que los hombres no daban más señales, decidieron captar su atención.

Anuncios

Utilizando un transmisor, se les ordenó a los hombres que se alejaran de las puertas y llevaran sus manos hasta su cabeza ya que médicos iban a tratarlos. Además, uno sería liberado después de ello. Cuál sería la sorpresa cuando una voz totalmente diferente a la de los hombres de la habitación susurró a los micrófonos que no querían ser liberados.

La noche del día quince, las puertas serían abiertas. Se eliminó el gas estimulante y, al instante, las quejas empezaron a llenar el laboratorio. Los hombres suplicaban para que el suministro fuera reestablecido, pero esto no fue así. Las quejas fueron sustituidas por gruñidos y alaridos desgarradores que hicieron flaquear a los soldados que entrarían al recinto.

Según las declaraciones, solo habían sobrevivido cuatro de los cinco sujetos de prueba. Sus aspectos eran deplorables, con trozos de piel arrancadas. La comida no había sido tocada en lo más mínimo desde el día número nuevo y todo el piso estaba cubierto por una viscosa capa de sangre y secreciones, ya que el baño estaba totalmente tapado de la piel y costillas del hombre fallecido.

Todo un relato fascinante y misterioso que a día de hoy, existen indicios que realmente sucedieron ¿Qué opinas de esto?

Anuncios