EL MISTERIO DEL MARTILLO DE LONDRES (Oopart)

561
martillo-de-londres-objeto-fuera-de-tiempo

Oopart es un acrónimo de artefacto fuera de tiempo. Es un nombre que data del siglo pasado para designar cientos de objetos prehistóricos descubiertos en varios lugares del planeta. El nivel tecnológico pone totalmente en tela de juicio la estimación de su datación mediante procesos físicos, químicos y/o geológicos.

Los “Oopart” se han convertido en un verdadero dolor de cabeza para los científicos que apoyan la teoría de la apariencia de la humanidad hace 6 millones de años. Por el contrario, resultan ser una delicia para los aventureros y aficionados de teorías poco convencionales.

El martillo fue descubierto en Londres, Texas, EE. UU. en 1934. El objeto en cuestión estaba incrustado en una roca. La parte de madera fue fosilizada y la cabeza de hierro fue fundida en piedra.

Incluso antes de la terrible suposición de que el martillo tenía que ser construido antes de que se formara la roca (hace unos pocos millones de años) para que el martillo encontrara su camino hacia la roca, los científicos decidieron dejarlo a un lado en el Somerwell Museum de Texas.

Los análisis posteriores han demostrado que el interior de la empuñadura estaba calcinado y que la cabeza, por lo demás perfectamente modelada, había sido construida con un hierro cuya pureza sólo se puede lograr con la tecnología moderna. La empuñadura del martillo muestra que no ha sido excluido del proceso de fosilización resaltado por los árboles en los bosques de Texas.

Anuncios

Según los geólogos, el lento proceso de fosilización prehistórica tuvo lugar en esta zona hace casi 140 millones de años. Una rápida inferencia del contexto del descubrimiento sugiere que no sólo existía una civilización humana antes del proceso de solidificación, sino que esta civilización poseía una tecnología suficientemente avanzada como para crear un martillo con características modernas.

Según estudios del Instituto Metalúrgico Colombiano, la cabeza de martillo es 97% hierro puro, 2% cloro y 1% azufre. Sorprendentemente, se ha demostrado que el hierro ha sido sometido a un proceso de purificación y endurecimiento digno de la metalurgia del siglo XX. También hay algunas anomalías en el suelo que rodea la cabeza del martillo. Se ha fundido completamente en el objeto, formando una especie de caja para el martillo. ¿Cómo se puede cuestionar regularmente la existencia de pruebas físicas de este “embalaje”?

Anuncios

El análisis químico de este caso detectó rastros de potasio, cloro, azufre, calcio y silicio.

Anuncios

Esta composición contradice la hipótesis de que la cabeza del martillo pertenece a un fragmento de meteorito ya que los cuerpos de nuestro sistema solar no poseen tanta variedad en naturaleza química.

Según los científicos, el hecho de que la cabeza se haya derretido en la roca parece indicar que el proceso de incrustación se llevó a cabo en diferentes condiciones atmosféricas que la de hoy en día (diferente presión atmosférica) que correspondería más a una época previa.

Anuncios

Algunos ven la posibilidad poco convincente de un trozo de madera de un meteorito con una composición química muy extraña y una morfología excepcional que data de tiempos prehistóricos. Científicos más aventureros han visto en esta oopart una pista adicional al descubrimiento de un período en la historia de nuestro planeta, desde civilizaciones hasta capacidades técnicas avanzadas, de las que ahora sólo conservamos leyendas. Y quizás también la existencia de restos retenidos por la roca.

Loading...

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario:

Investigador y apasionado del mundo del misterio. Comunicador profesional, CEO y Webmaster. Me apasiona la cultura ancestral, la arqueología prohibida, los avances científicos, y la astronomía.