Misterio: Aparece una ballena varada en la selva amazónica ¿Abducción alienígena?

543
Misterio: Aparece una ballena varada en la selva amazónica ¿Abducción alienígena?

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Los científicos no pueden explicar el descubrimiento de una ballena muerta en la selva brasileña

Misterio en Brasil donde se encontró una ballena varada en el corazón de la selva amazónica. Es un gran cetáceo de 11 metros de largo y 6 metros de ancho, que se encuentra entre los manglares de una zona de la selva tropical de la isla de Marajò en el estado de Pará. Según el Departamento de Salud y Medio Ambiente Local, en el momento del descubrimiento el cetáceo ya no tenía vida. “Harán una autopsia. Al menos a primera vista parece que no hay lesiones, así que hay que entender qué causó la muerte de la ballena”, dijo la portavoz del departamento, Katie Silva.

Anuncios

En la selva brasileña se encontró el cadáver de una ballena jorobada muerta, informa el portal LiveLeak.

Anuncios

El incidente tuvo lugar en una zona de la selva tropical de la isla de Marajò, en el estado de Pará. Según el Departamento de Salud y Medio Ambiente local, cuando se encontró el cetáceo, ya estaba muerto. La ballena jorobada medía 11 metros de largo y 6 metros de ancho.

Anuncios

El departamento estableció un grupo de trabajo para arrojar luz sobre cómo una ballena jorobada, cuyo hábitat natural es el océano, terminó tan lejos del agua.

Los biólogos todavía no pueden definir la causa de la muerte del cetáceo.

El cadáver de una joven ballena jorobada, que murió hace unos días, fue encontrado el pasado viernes en la isla de Marajò, en el delta del río Amazonas, a miles de kilómetros de las aguas de la Antártida, donde estos animales migran en esta época del año. Los biólogos marinos hicieron el descubrimiento siguiendo a un grupo de buitres que volaron en círculo sobre el cadáver, de más de ocho metros de largo, que pudo haber sido transportado lejos del mar por una tormenta.

Anuncios

“Imaginemos que el animal flotaba y luego era transportado por la marea entre los manglares”, explicó Renata Emin, presidenta del Instituto Bicho D’Agua, a los medios de comunicación brasileños, “la pregunta es: ¿qué hacía una ballena jorobada en febrero cerca de la costa norte de Brasil?

Varios ufólogos especulan sobre la posibilidad de estar ante las evidencias de una abducción alienígena. ¿Como pudo una ballena de semejante tamaño llegar allí?

La zona del Océano Atlántico cercana a Brasil está habitada por decenas de miles de ballenas jorobadas, pero en esta época del año, cuando es verano en el hemisferio sur, los cetáceos se trasladan al Polo Sur para alimentarse, y luego regresan al norte durante la temporada de apareamiento.

En estos días, los biólogos han examinado el cadáver aprovechando la marea baja, extrayendo muestras para ser utilizadas en la necropsia, ya que el cadáver es demasiado grande para ser transportado, incluso si se trata de un espécimen largo de la mitad de un adulto. No se descarta que se trate de un pequeño ejemplar separado de la madre por razones de claridad, explicó Emin.

La tarea de los biólogos será ahora aclarar las causas de la muerte del animal. “Estamos recopilando información e identificando las marcas de los cuerpos para ver si han sido atrapados o golpeados por un barco”, añadió Emin. Los resultados de la necropsia estarán disponibles en una semana.

Anuncios

Después de haber sido diezmada por los balleneros en los siglos XIX y XX, la población de ballenas jorobadas ha vuelto a crecer en las últimas décadas, después de que la caza fuera abolida en Sudamérica y la Antártida en 1994. Sin embargo, el aumento del número de animales ha hecho que sea más común que los animales queden atrapados en las redes de pesca o sean golpeados en los botes. Según la Comisión Ballenera Internacional, 300.000 cetáceos, desde delfines hasta ballenas, perecen atrapados en redes de pesca cada año y otros 1.200 mueren en una colisión con barcos.