Los Illuminati usan la televisión para controlar las mentes cautivas

1054

¿Alguna vez has sentido la sensación de que se te hace imposible despegarte del televisor? Quieres apagarlo pero no puedes, es como si algo más fuerte que tú te tuviese sometido. Esto no es casualidad, ni se trata de que eres muy perezoso sino de un mecanismo de control mental que Svali nos ha explicado detalladamente cómo funciona.

Svali sirvió durante muchos años a los Illuminati como programadora de control mental, por lo que conoce el sistema desde adentro y luego que decidió desertar en 1995 se ha dedicado a desenmascarar a esta secta que pretende hacerse con el poder mundial, usando métodos muy cuestionables.

El objetivo central que persiguen los Illuminati consiste en adoctrinar a las personas para adueñarse de su voluntad, y de esta forma someterlos sumisamente a su dominio.

Anuncios

En este proceso de lavado de cerebro la transmisión de mensajes subliminales, a través de la televisión ha resultado un instrumento muy efectivo, según nos cuenta Svali.

Anuncios

Anuncios

Con este método los Illuminati pretenden conseguir ciudadanos que sirvan a sus intereses, y que sean capaces de transmitir estos “valores” de servicio abnegado de padres a hijos para así contar con fieles esclavos que trabajen para ellos desde el nacimiento hasta la muerte.

Anuncios

Numerosos estudios modernos han demostrado que nuestros niños están pasando mayor cantidad de tiempo frente al televisor que con sus padres, por ese medio reciben mucha información sistemáticamente dirigida para lograr los “individuos ideales” ante la mirada de los Illuminati.

El proceso consiste en inhibir las respuestas lógicas del cerebro, hacer que la persona deje de pensar por sí mismo y no pueda determinar lo que realmente le conviene, para obedecer tal cual como un autómata las órdenes que les imparten los Illuminati de forma subliminal a través de la televisión.

Anuncios

Comparte este artículo en tus redes sociales y contribuye a frenar esta atrocidad que amenaza a nuestros niños y a nosotros mismos.