¿Hay sectas satánicas secretas en la Ciudad del Vaticano?

201
¿Hay sectas satánicas secretas en la Ciudad del Vaticano?

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

No es secreto para nadie que la Ciudad del Vaticano está plagada de misterios desde su creación. Muchos están fundamentados en simples rumores, lo que lleva a pensar que pueden tratarse de mentiras. Sin embargo, ¿qué asegura que no se trata de un hecho real?

Anuncios

Uno de los más controvertidos mitos que diversos historiadores han comentado a través de los siglos, por irónico que parezca, trata sobre la posibilidad de que diversos sacerdotes y cardenales sean miembros de sectas satánicas.

Como si este mito no fuese suficientemente macabro, también existe la creencia de que realizan sus propios rituales satánicos dentro de la mismísima Ciudad del Vaticano.

Las fuentes del satanismo en la Ciudad del Vaticano

Entre las documentaciones de estos actos, se destaca la que comentó el sacerdote jesuita Malachi Martin a través de su libro Windswept House: a Vatican Novel, en el año 1996.

Anuncios

Se trata de “El entronamiento del Arcángel caído Lucifer”. Dicha obra habla sobre un ritual realizado el 29 de junio de 1963 en la capilla de San Pablo. Todo ello apenas una semana después de que Pablo VI fuese nombrado sumo pontífice.

Anuncios

En principio, la escena ya mencionada sólo se considero una trama controversial para una novela de ficción. Sin embargo, tiempo después de publicada la obra, el autor reveló que, sorprendentemente, se trataba de un hecho real.

Anuncios

Aunado a este hecho, se encuentran los cientos de denuncias y acusaciones a la Ciudad del Vaticano en lo referente a la realización de actos sexuales de índole tanto homosexual como heterosexual y, con más frecuencia en los últimos años, de pederastia.

No existe una estructura clara sobre cómo podrían funcionar los presuntos cultos satánicos dentro de la orden clerical, pero la creencia común es que funcionan a través de redes bastante enraizadas y discretas, tanto que sacarlas a la luz pública vendría a ser una tarea casi imposible.

Las peculiaridades de la Sala Nervi

De ser real lo especulado con respecto a los presuntos ritos satánicos dentro de la Iglesia, lo más probable es que la Sala Nervi, también conocida como Aula de Pablo VI, como lugar idóneo para realizar los respectivos rituales de culto pagano.

Más allá de la novela de Martin, una de las acciones sobre las cuales está fundamentada esta creencia es en la curiosa estatua de Jesús que se encuentra dentro del aula. Se trata de “La resurezzione”, obra cuya fundación se realizó en el año 1971 por el ingeniero Pericle Fazzini.

Anuncios

“La resurrección”, como se le conoce en español, se inauguró mientras Pablo VI ejercía como pontífice. Con una altura de 20 metros de largo (66 pies) y 7 metros de ancho (23 pies), debido a su bizarra apariencia, ha sido motivado de múltiples cuestionamos desde su creación. Cabe destacar además su trascendencia, la cual implicó que en el año 2011 Benedicto XVI se encargara de restaurarla.

Lo extraño de la escultura es la forma en la cual se simboliza la resurrección de Jesús y su ascenso del infierno, en una simbología un poco abstracta del transitar entre la vida y el cielo.

Es debido a las extravagantes formas que usó el artista italiano para presentar a Jesús que muchos consideran esta escultura, más que una obra de inspiración católica, una muestra física del culto satánico oculto en la Ciudad del Vaticano.

Tomando en cuenta que el aula de Pablo VI es el lugar alternativo dentro del cual el Papa realiza su audiencia general cada miércoles, de ser verídicos estos hechos, queda claro que la Ciudad del Vaticano adquiere ciertos tintes malignos más allá de esa fachada que ha buscado preservar siempre a través de los siglos.

Anuncios

¿Podría haber incluso detrás de las audiencias intenciones ocultas? Tomando en cuenta que sería sencillo distribuir energías negativas de forma camuflada a través de este medio, resultaría factible.

De hecho, muchos creen que la poca participación que ha tenido la Ciudad del Vaticano con respecto a los males cada vez mayores de la sociedad moderna, es una muestra evidente de que una fuerza demoníaca podría haberse apoderado desde hace tiempo atrás del corazón de la comunidad católica.

Por supuesto, pese a todo, se trata de conjeturas basadas en hechos que, en la mayoría de los casos, no han podido confirmarse del todo.

No obstante, es innegable que desde hace mucho tiempo la organización religiosa y sus actitudes ocultistas han dado fuerza a estos rumores. ¿Esto acabará a largo plazo obligando al papado a sacar verdades pecaminosas a la luz? Sólo el tiempo y la presión social podrán responder a esa pregunta.

Anuncios