Geología: El misterio de la ciudad subterránea de cabezas alargadas.

437
El misterio de la ciudad subterránea de cabezas alargadas.

Existen misterios de civilizaciones antiguas de las cuales no se ha podido descubrir absolutamente. Ese es el caso de Hipogeo, un complejo subterráneo ubicado en Malta y del cual no se conocía nada desde su descubrimiento. La primera vez que se halló este mundo subterráneo fue en 1902, cuando un grupo de trabajadores, escavando en la ciudad de Paola, encontró una cámara de gran tamaño, la cual parecía tener miles de años de antigüedad. Hasta ahora, el complejo subterráneo de Hipogeo sigue siendo un misterio, debido a sus extraños rituales.

El misterio del complejo subterráneo de Hipogeo.

Por alguna extraña razón, los trabajadores que descubrieron la cámara misteriosa decidieron mantener el secreto, hasta que más tarde se descubrió por investigadores. Cuando se dio a conocer la noticia, arqueólogos de todo mundo arribaron para investigar. Se llegó a la conclusión de que el complejo databa de más de 4000 a.C., por lo que muchos piensan de qué se trata del más antiguo de la historia. Dentro del complejo se encontraron distintas estructuras, desde templos, altares y laberintos inmensos.  Se trataba de toda una ciudad bajo la superficie. Pero lo que más llamó la atención de los investigadores, fue la cantidad de cadáveres que habían tirados en varios lugares.

El misterio de la ciudad subterránea de cabezas alargadas.

Por sí sola, ya era un misterio ¿Cómo había permanecido tanto tiempo sin ser descubierta? ¿Cómo se habían preservado los miles de muertos? Pero el misterio más grande fue el de los cientos de cráneos alargados que hallaron en muchos de los restos humanos que habían en una especie pozo, el cual era adornado por una especie de Diosa.

Anuncios

El misterio de los cráneos alargados.

Los extraños cráneos eran totalmente anómalos, con unas dimensiones que distaban totalmente de los cráneos humanos comunes. En los análisis posteriores se pudo determinar que varios de los individuos sufrían de anomalías en los genes que, al parecer, eran comunes, pero muchos otros tenían síntomas de haber sido «tratados» para que tuvieran ese aspecto.  En otras palabras, los cráneos habían sido intencionalmente alargados en una especie de ritual antiguo.

Anuncios

Muchos de estos cráneos mostraban una especie de patrón totalmente inconsistente de una falta total del tejido craneal. Se podía observar una línea divisoria, lo cual sugiere que estas habían sido unidas de alguna forma. Las placas craneales (aquellas que, en la niñez, están separadas y se sueldan en la adultez) habían sido separadas y soldadas nuevamente.

Obviamente los investigadores, a día de hoy, siguen totalmente desconcertados, pues jamás se supo de alguna civilización que tuviera algún ritual parecido. No se sabe a qué generación podrían pertenecer y por qué decidieron vivir bajo las superficies…

Anuncios

Anuncios