El OVNI gigante captado por un piloto español

803
El OVNI gigante captado por un piloto español

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Día 12 de marzo de 1997. El piloto tinerfeño Juan Reyes, que dirigía el vuelo 118 de Air Europa de Nueva York a Madrid, fue advertido por su copiloto que le dijo: “¡Mira adelante! A 92 kilómetros al oeste de Vigo y a 11.800 metros, vieron una gigantesca estructura que recordaba al piloto, por su tamaño y forma circular, a la isla de Gran Canaria. Las azafatas del avión y otro piloto que volaba tras él confirmaron lo que habían visto. Nada de esto había sido filtrado. Hasta ahora.

OVNI significa objeto volador no identificado. No alude necesariamente a una estructura extraterrestre, aunque Juan Reyes, el piloto que vio algo inexplicable en la madrugada del 12 de marzo de 1997 en el Atlántico, a sólo 92 kilómetros de Vigo, no tiene ninguna duda de que se trataba de una tecnología ajena, tal y como se informa en el programa’Cuarto Milenio’, dirigido y presentado por Iker Jiménez. Para Jiménez, este caso, hasta ahora inédito, es el avistamiento más importante de una inmensa estructura de origen desconocido jamás registrado en España.

Juan Reyes, de Tenerife, es un piloto comercial con más de 40 años de experiencia y 26.600 horas de vuelo a sus espaldas. Por eso su testimonio merece credibilidad. En ese momento, escribió un informe para Air Europa, su aerolínea, describiendo “un objeto no identificado realmente extraño”. “Hasta la fecha,” dice, “este episodio no se ha hecho público, el informe ha sido bloqueado.

Hallan un Ovni que se estrello en el continente helado de la Antártida

Eran las 4:14 a.m. del 12 de marzo de 1997. Juan Reyes voló en el vuelo AEA 118 de Air Europe entre Nueva York y Madrid. Es un Boeing 757-200. Reyes es advertido, de forma muy nerviosa, por su copiloto, Tomeu Salvá. “¡Mira esto, en el frente!” No era otro avión, no era el suelo. Lo que ven es una megaestructura circular con dos luces muy fuertes en el centro. No se estableció si estaba bajo el agua del océano o sobre él. La estructura tenía dos destellos que iluminaban todo con una luz blanca, y una especie de nube se percibía a su alrededor.

Estaban a 11.800 metros (39.000 pies) sobre el nivel del mar y a 92 kilómetros (50 millas) al oeste de Vigo. Esta gigantesca estructura circular recordó al piloto la imagen aérea de la isla de Gran Canaria, que tiene una superficie de 1.560 kilómetros cuadrados, es decir, un cuadrado de 40 kilómetros a cada lado. O un tercio de la provincia de Pontevedra. Un objeto enorme que no apareció en el radar. “Nunca he visto nada igual”, resume el comandante. “Hasta las azafatas lo vieron. Todos estábamos aturdidos.”

¿Un OVNI apareció en el mundial organizado por Vladimir Putin?

Juan Reyes, absolutamente incrédulo, se comunicó con el Centro de Control de Tráfico Aéreo de Madrid para recibir algunas explicaciones sobre el caso. La respuesta que recibió confirmó el enigma: no había operaciones marítimas en la zona.

Están contactando con el vuelo 6010 de Iberia, un DC10 que viajó -con la misma ruta- de Montreal a Madrid, y que pasó por la misma zona unos 10 minutos más tarde. El comandante de Iberia dijo que escuchó lo que decía su colega y propuso hacer un paso de 360 grados sobre la estructura. También según la historia de Juan Reyes, el comandante de Iberia llamó por radio a las 4:30 a.m. y dijo que “toda la información proporcionada por el vuelo 118 es 100% correcta”.

“Nos quedamos callados”, dice Juan Reyes, quien admite que ya no sabía nada del comandante de Iberia que corroboró su avistamiento. “Lo hizo,” dice, “su relación, similar a la nuestra.”

Fernando Cámara, piloto de caza cuyo avión entró en acción en el llamado “caso Manises”, un avistamiento de un OVNI que llevó a tierra un vuelo comercial en el aeropuerto de Manises (Valencia) el 11 de noviembre de 1979, también habló durante el programa dirigido por Iker Jiménez. En relación con el caso de 1997, Camara, coronel del Ejército del Aire español, dijo que había solicitado información a los operadores de la estación de radar del ejército con base en Boredom, quienes respondieron que no habían detectado nada.

El Sr. Cámara señaló que los expedientes de aviación habían sido desclasificados hasta 1994, con el resultado de que los documentos que pudieran conservarse sobre el tema seguían siendo secretos. El misterio del vuelo 118 permanece.