El misterio de los cráneos de cristal con más de 5000 años

1207
craneos-de-cristal-misterios.jpg

Se dice que las los cráneos de cristal tienen 5000 años.

Una misteriosa historia rodea a las calaveras de cristal, de origen sudamericano que se remontan al periodo prehispánico. Estos artefactos aparecieron a finales del siglo XIX en los mercados europeos de antigüedades y arqueólogos entusiastas de la arqueología y fueron rápidamente rodeados de mucha especulación. Son esculturas de piedra que representan cráneos humanos. Su tamaño varía; algunos miden unos pocos centímetros, otros son a escala. Algunos de ellos son cristales de cuarzo puro, pero muchos de ellos están hechos de minerales encontrados abundantemente en la tierra. La mayoría de ellos son falsos (fabricados en el siglo XIX), pero algunos de estos cráneos todavía se consideran auténticos.

Estas calaveras de cristal, que la gente de América del Sur habría poseído, tienen más de 5000 años de edad según las leyendas mayas. Sorprendentemente, es técnicamente imposible que tales cráneos de tal perfección hayan sido formados por estas tribus. Estos últimos no disponían de las herramientas necesarias para hacer un artefacto de este tipo y ese trabajo habría requerido varios cientos de años de trabajo intensivo. El mecanizado de rastros de ausencia absoluta en algunos cráneos, tal nivel de acabado es imposible, incluso con herramientas del siglo XX. Varios de los cráneos descubiertos fueron cortados sin tener en cuenta el eje natural del cristal. Los escultores de cristal modernos siempre tienen en cuenta el eje o la orientación de la simetría molecular del cristal, porque si lo cortan “contra el grano”, se rompe sistemáticamente, incluso si se utilizan métodos de corte láser u otros métodos ultramodernos.

La leyenda que rodea los cráneos de cristal

Los cráneos de cristal están rodeados de una historia muy persistente. Según la leyenda india, hay 13 cráneos diferentes. Este último poseería información importante sobre los orígenes de la humanidad, su destino y la mayoría de los misterios que rodean la vida en el universo. Según la leyenda maya, son los Itzas, hombres de Atlantis, quienes trajeron las calaveras con ellos.

Es interesante notar que el pueblo atlante siempre ha sido parte de las leyendas y creencias transmitidas por los mayas. Estos cráneos podían hablar, incluso cantar, y poseer muchos otros poderes juntos.

Anuncios

Según la leyenda, originalmente había 12 mundos en los que la vida humana estaba presente. La tierra era conocida por ser el mundo más joven de todos. Los ancianos del cielo habrían traído estos cráneos a la tierra y donado sus conocimientos a los hombres, ayudándoles a construir cuatro grandes civilizaciones: Atlántida, Lemuria, Mieyhun y Mu.

Los 13 cráneos habrían sido mantenidos en una gran pirámide por los olmecas, los mayas y finalmente por los aztecas. Se dice que estos últimos son responsables de la dispersión y pérdida de los cráneos de cristal.

Craneos de cristal

Anuncios

La disposición de cráneos de cristal

Una interpretación de la leyenda maya nos dice que tendremos que alinear los 13 cráneos juntos en el último día del calendario maya, 21 de diciembre de 2012, para ayudar a Gaia a evitar que la tierra se derrumbe (en la mitología griega, Gaia es una divinidad primordial personificando la Tierra).

Cráneo de cristal de F. A. Mitchell-Coberturas

El más famoso y probablemente probablemente el descubrimiento más sorprendente ocurrió en 1924 y es el de la calavera cristalina del explorador británico F. A… Mitchell-Hedges. Su hija adoptiva Anna Mitchell-Hedges, de 17 años, lo encontró en las ruinas de un templo en la ciudad maya de Lubaantun, Belice, en el sur de México. Este cráneo se hizo famoso bajo el nombre de la calavera del destino.

Anuncios

Este cráneo, hecho de cristal de roca, es la reproducción perfecta del cráneo de una mujer de origen amerindio (una reconstrucción forense del rostro lo afirma) y pesa unos 5 kg. Su diseño es perfecto, además el cráneo está compuesto por dos piezas, la mandíbula se puede separar, encaja perfectamente en la parte superior. Este último también tiene muchas otras peculiaridades. Si se coloca de nuevo al sol, actúa con luz como una lupa, haciendo que los rayos de sus ojos, nariz y boca sean lo suficientemente fuertes como para encender un fuego. Si se coloca una luz debajo de ella, sale a través de las órbitas.

Enigma Craneos cristal cientificos

Para verificar su autenticidad, el cráneo se envía a un equipo de científicos de cristalografía de Hewlet-Packard. El grupo de especialistas llegó a la conclusión de que este artefacto era una “anomalía”, considerando las limitaciones técnicas de las civilizaciones precolombinas: habría tomado varios cientos de años de trabajo continuo para obtener este resultado con las herramientas disponibles para los mayas. Sin embargo, como este cristal no envejece, es imposible fechar el cráneo porque los científicos no pueden encontrar rastros de mecanizado. Está hecho de cuarzo natural extremadamente puro, dióxido de silicio “piezoeléctrico” anisótropo y se dice que ambas partes han sido cortadas de la misma pieza de cristal.

Pero muchos están convencidos de que este cráneo es falso. Anna Mitchell-Hedges lo habría encontrado en su cumpleaños, uno de los pocos días que se le permitió venir y participar en las excavaciones.

Anuncios

Muchos creen que su padre habría puesto el cráneo en su camino, para darle un regalo original de la fiesta. Joe Nickell dice que el cráneo en cuestión fue comprado en una subasta en 1943 por 400 libras.

Según las historias asociadas a este cráneo, algunos afirman que data de hace unos 3600 años (afirmación hecha según el lugar donde se encontró) y fue utilizado por los sumos sacerdotes mayas durante sus rituales esotéricos. Hubiera sido un objeto maligno, usado para matar.

Cráneo de cristal de Londres (o Museo Británico)

Nacido en el Museo Británico, el cráneo de cristal de Londres tiene una historia bastante turbia. Su primera aparición se remonta a mediados de la década de 1890, cuando un cierto E. Boban afirma haberla comprado a un mercenario mexicano, quien se dice que encontró la calavera en una ciudad maya ubicada en México.

Boban primero intentó venderlo a la Institución Smithsonian, y luego a Tiffany’s en Nueva York, que lo compró. El museo lo compró en 1898 para exhibirlo como un artefacto precolombino. Ahora sabemos que Boban lo compró en Alemania, sabiendo muy bien que era una réplica.

Anuncios

El estudio del cráneo reveló rastros de grindstone, lo que permitió a los expertos considerarlo como “postcolombino”, pero nuevos estudios más recientes demostraron que el cristal había sido trabajado con herramientas metálicas, material completamente desconocido para las sociedades sudamericanas de la época.

Todas las pistas parecen indicar que fue tallada en Europa para ser vendida a los coleccionistas. Desde enero de 2005, ha sido considerada oficialmente una falsificación. Este cráneo consiste en una sola pieza de cristal de cuarzo brasileño y no era translúcido, sino opaco.

Este cráneo, hecho de cristal de roca, es la reproducción perfecta del cráneo de una mujer de origen amerindio (una reconstrucción forense del rostro lo afirma) y pesa unos 5 kg. Su diseño es perfecto, además el cráneo está compuesto por dos piezas, la mandíbula se puede separar, encaja perfectamente en la parte superior. Este último también tiene muchas otras peculiaridades. Si se coloca de nuevo al sol, actúa con luz como una lupa, haciendo que los rayos de sus ojos, nariz y boca sean lo suficientemente fuertes como para encender un fuego. Si se coloca una luz debajo de ella, sale a través de las órbitas.

Para verificar su autenticidad, el cráneo se envía a un equipo de científicos de cristalografía de Hewlet-Packard. El grupo de especialistas llegó a la conclusión de que este artefacto era una “anomalía”, considerando las limitaciones técnicas de las civilizaciones precolombinas: habría tomado varios cientos de años de trabajo continuo para obtener este resultado con las herramientas disponibles para los mayas. Sin embargo, como este cristal no envejece, es imposible fechar el cráneo porque los científicos no pueden encontrar rastros de mecanizado. Está hecho de cuarzo natural extremadamente puro, dióxido de silicio “piezoeléctrico” anisótropo y se dice que ambas partes han sido cortadas de la misma pieza de cristal.

Anuncios

Pero muchos están convencidos de que este cráneo es falso. Anna Mitchell-Hedges lo habría encontrado en su cumpleaños, uno de los pocos días que se le permitió venir y participar en las excavaciones.

Muchos creen que su padre habría puesto el cráneo en su camino, para darle un regalo original de la fiesta. Joe Nickell dice que el cráneo en cuestión fue comprado en una subasta en 1943 por 400 libras.

Según las historias asociadas a este cráneo, algunos afirman que data de hace unos 3600 años (afirmación hecha según el lugar donde se encontró) y fue utilizado por los sumos sacerdotes mayas durante sus rituales esotéricos. Hubiera sido un objeto maligno, usado para matar.

La calavera de cristal de París

Este cráneo, que forma parte de la colección del museo del quai Branly, está realizado en cuarzo cristalino de gran pureza, parecido al cráneo de Mitchell-Hedges. Mide 11 cm de alto y pesa más de 2 kg; su mandíbula no está separada del resto del cráneo. Tiene la particularidad de ser cruzada de arriba a abajo por un orificio de forma biónica, lo que indica que fue hecho a mano. Ofrecido por el explorador Alphonse Pinart en 1878, fue el primero en entrar en un museo.

Según Jacques Lévine, conservador de la colección americana del Musée de l’ Homme, ha sido considerada durante mucho tiempo como una obra maestra azteca que representa a Mictecacihuatl, la deidad de la muerte.

Es ahora una de las imitaciones hechas en el siglo XIX en Alemania a partir del cuarzo brasileño, suministrado por el anticuario Eugène Boban, de quien A. Pinart tenía parte de su colección. Sin embargo, según el Museo Británico, es posible que durante la época colonial se hicieran en México calaveras perforadas que sirvieran de base para las cruces católicas.

El cráneo de la Institución Smithsonian en Washington, D. C.

Este grande es el más grande (25,5 cm por 22,5 cm) y uno de los más pesados (14 kg) de todas las calaveras de cristal. No es transparente, sino translúcida y nublada, como la del Museo Británico.

No tiene la mandíbula separada del cráneo, pero es hueca con órbitas vacías como un verdadero fósil. Dado en 1990 por una persona que afirmaba haberla adquirido en los años sesenta en México, inicialmente se apartó a la espera del resultado de un peritaje. En 1992, las dudas sobre la autenticidad de los grandes cráneos de cristal se hicieron públicas por primera vez en 1992.

Fue sometida a ciertas pruebas en 1996, y la conclusión fue que debió haber sido esculpida en México en la década de 1950.

En 2005, también fue sometido a un peritaje del Museo Británico. Los rastros de piedras de molienda en el cráneo han permitido determinar que su fabricación es reciente y, por lo tanto, considerada una falsificación. Una vez más, las pistas apuntan a Eugene Boban, un falsificador de la época, también sospechoso de ser el autor del cráneo de cristal de París y del Museo Británico.

Anuncios

Cráneo de cristal de Sha-na-ra.

Este cráneo está hecho de un pequeño cristal de roca lechosa. Sha Na Ra, modelado antes de la época de los aztecas, Sha Na Ra, como todas las antiguas calaveras de cristal, tiene muchas historias que contar. Fue encontrado durante una exploración arqueológica en Guerrero, México a finales de la década de 1990.

Es Nick Nocerino quien habría sabido dónde encontrar este cráneo y quién le habría dicho a los arqueólogos, buenos amigos suyos, dónde buscar.

Hubiera sido una herramienta chamánica; su función es acumular y comunicar conocimientos, establecer conexiones con el inconsciente, abrir puertas a otras dimensiones y estimular la sanación. La familia Nocerino siempre ha estado cautivada por la magia blanca.

Además, Nick comenzó a soñar con los cráneos de cristal, tanto dormidos como despiertos, mucho antes de conocer su existencia real. Según estos informes, sus cráneos le dieron visiones y por eso, durante su búsqueda, tocó nueve de los llamados cráneos de cristal.

Nocerino, maestro chamán en persona, comprendió el misterio y el poder de los cristales naturales de roca.

Los consideraba como “dones” de la naturaleza a aquellos que desean abrir la Puerta al autoconocimiento y a la realización personal; a aquellos que desean perfeccionar sus habilidades en el arte de sanar o que desean aumentar sus facultades psíquicas.

Nick Nocerino solía decir,”Un verdadero cráneo de cristal sabe cómo establecer una relación con nuestro espíritu, con nuestra fuerza vital, y puede inmediatamente extender esa energía, esa fuerza”. Explicó que la extensión de esta energía vital se multiplica mucho más con un cráneo de cristal que con cráneos de otros minerales. Nick también explicó que los cráneos de cristal forman un vínculo específico y cercano con los que están cerca de ellos, compartiendo energía e información y comunicando mensajes con ellos. Ese cráneo aún se consideraría auténtico.

Cráneo de cristal sinérgico

Considerado por algunos expertos como auténtico y probablemente uno de los cráneos de cristal más representativos, este último es un artefacto de 15,5 kg y representaría la cabeza de un hombre adulto de gran tamaño. También se corta a partir de un único bloque de cristal translúcido.

Este cráneo habría sido adquirido por un empresario europeo, llamado George, apasionado del alpinismo y que viajó a Centroamérica. Lo recibió como regalo de un anciano moribundo de origen amerindio que había pasado algún tiempo con él en un pequeño pueblo de los Andes, cerca de las fronteras de Chile, Perú y Bolivia.

Se le explicó que el cráneo se habría escondido poco después del comienzo de la colonización española, y que una anciana se lo había dado cuando aún era joven. Este cráneo era un artefacto de una civilización que ahora está extinta y es un importante objeto de adoración.

Cráneo de Cristal Sinérgico

Después de varios años, George le dio el cráneo a Sherry Whitfield Merrell, un esoterista que es desde entonces el dueño legítimo del cráneo. Viaja al mundo con el cráneo, participando en encuentros sobre esoterismo y espiritualidad.

Calavera de Texas, o “Max”.

Este cráneo de 8.17 kg es posiblemente uno de los 13 cráneos de cristal auténticos y es propiedad de JoAnn Parks, una mujer que vive en Houston, Estados Unidos.

Su historia es muy misteriosa, porque su origen permanece desconocido. Todo lo que sabemos es que fue robado de una tumba en Guatemala entre 1924 y 1926 y que su descubrimiento se habría mantenido en secreto por un largo período de tiempo. Habría sido utilizado por los sacerdotes mayas para sanación, oraciones y muchos otros tipos de rituales. Es uno de los dos cráneos de cristal antiguos sobre los que el Museo Británico investigó en 1996 (el otro fue Sha-Na-Ra) y que fueron considerados auténticos objetos de la época precolombina.

Como con los otros cráneos, muchas personas que entran en contacto con “Max” sienten que viene de otra dimensión y que fue utilizado por civilizaciones antiguas como la Atlántida o Lemuria para mantener un contacto interdimensional entre los Seres Estelares y la raza humana. Recorrió muchos museos de todo el mundo durante exposiciones temáticas.

La calavera maya.

Fundada en Guatemala, en la frontera con Honduras, a principios del siglo XX, es considerada una verdadera obra artística.

Las características del cráneo son difíciles de encontrar en Internet, siendo este último impopular y desconocido. Habría sido traído a los Estados Unidos por un sacerdote indígena (junto con el cráneo de amatista) y habría sido estudiado por la Hewlet-Packard Society, que habría llegado a la conclusión de que también era una auténtica reliquia. Como muchos otros cráneos, su método de concepción es muy inusual. Fue esculpido en un bloque uniforme de cuarzo claro.

Como las otras reliquias consideradas auténticas, habría sido un artefacto maya. Mucha gente cree que sería fechado entre 5000 y 36.000 años atrás, una teoría que siembra mucha especulación entre los sépticos y los convencidos. Hay poca información disponible sobre este cráneo o sobre estos propietarios.

El cráneo “E. T.”

Con un peso de 11 lbs / 4.99 kgs, fue apodado E. T. por su forma que recuerda vagamente a la criatura de ciencia ficción de Steven Spielberg, el cráneo E. T. está hecho de un cristal ennegrecido con baja translucidez. La punta del cráneo es ligeramente exagerada y el tamaño de las órbitas hace que parezca un cráneo extraterrestre. También se encontró en América Central a principios del siglo XX y ahora es propiedad de Dutch Joky van dieten Maasland.

Este cráneo habría sido la fuente de una cura milagrosa, mientras que su dueño Joky habría sufrido de un tumor cerebral. Una forma habría aparecido en el cráneo, en el mismo lugar que el tumor de Joky, aunque milagrosamente se había curado. Como en cualquier curación, este tema es controvertido y muchos sépticos requieren prueba de tal afirmación. Esta historia podría haber sido creada fácilmente para promover la venta de esta reliquia. A pesar de todo, es probable que este cráneo sea también un auténtico cráneo de cristal maya.

El cráneo de Amatista o Amigo

Este cráneo fue encontrado en Guatemala a principios de siglo y traído a los Estados Unidos por un nativo, junto con el cráneo “maya”. Al igual que él, también fue sometido a la experiencia de la empresa, Hewlet-Packard y las conclusiones fueron similares a la del cráneo “Mayan”, la dirección de la poda es contraria al eje del cristal.

Este cráneo fue hecho de un bloque uniforme de cuarzo púrpura, por lo que no es translúcido ni transparente, sino completamente opaco. Ahora pertenece a un grupo de empresarios que lo están explotando comercialmente y que esperan venderlo por 50 millones de dólares.

El cráneo con la cruz de relicario

No sabemos las circunstancias exactas que rodean el descubrimiento de este cráneo de cristal. Las investigaciones históricas y arqueológicas sólo han permitido establecer que los españoles se apoderaron de este objeto poco después de la conquista de América del Sur.

Más pequeño que el tamaño medio de sus otros “congéneres”, este objeto debe su nombre a un agujero que los españoles cavaron en su parte superior para poder cruzarlo. Los dientes de este cráneo también fueron retocados.

El cráneo con la “cruz de relicario” pertenece ahora a Norma Redo.

El cráneo de cristal rosa

Este cráneo, aunque estas dimensiones son diferentes a las de Mitchell-Hedges, es probablemente el que más se parece a él. De tamaño pequeño, fue tallado en un bloque de cuarzo rosa y está compuesto por dos piezas (la mandíbula puede desprenderse del cráneo). El mayor parecido radica en su diseño, el acabado de pulido es de una calidad que definitivamente sería imposible de alcanzar para las tecnologías prehispánicas.

Se dice que fue encontrado en las fronteras de Honduras y Guatemala. No es translúcida, sino opaca.

Supuestos sobre la fabricación de cráneos

La técnica de hacer algunos de los cráneos de cristal sigue siendo totalmente desconocida, incluso para la ciencia moderna. Incluso si se puede mecanizar fácilmente un cráneo similar, aún se conservarán rastros de herramientas y pulido, incluso con la tecnología actual. Aberrantemente, los escultores de cristal modernos siempre tienen en cuenta el eje o la orientación de la simetría molecular del cristal, porque si lo cortan “contra el grano”, se rompe sistemáticamente, incluso si se utilizan métodos de corte láser u otros métodos ultramodernos. Sin embargo, varios de los cráneos encontrados fueron cortados contra el grano, sin respetar el eje de cuarzo.

La hipótesis más probable, según algunos expertos, respecto a la construcción del cráneo es que habría sido desgastado con diamantes, y que los trabajos de acabado se habrían llevado a cabo meticulosamente con una solución de arena de silicio y agua. Esta tarea agotadora -si admitimos que podría haberse hecho de esta manera- habría requerido hasta 300 años de esfuerzo para un solo hombre.

Muchos posibles fraudes

Cuando las calaveras de cristal aparecieron en el mercado europeo a finales del siglo XIX, se especuló mucho. Muchos coleccionistas de arte comenzaron rápidamente a buscar estos famosos objetos y cuando hay una demanda, algunos encuentran lucrativo encontrar algo que ofrecer, incluso si necesita ser creado. Había varios cráneos de cristal en el mercado por lo que la mayoría de ellos eran de origen dudoso.

Para muchos sépticos, los estafadores son el origen de cráneos de cristal. La prueba más evidente es que la tecnología maya y sus predecesores no tenían las habilidades necesarias para producir tal objeto, y que este último podría tener más o menos 500 años de antigüedad. Dado que la datación con carbono-14 no es posible en el cristal, los artefactos podrían haberse hecho después de la introducción.

Uno de los grandes líderes sería Eugène Boban-Duvergé. Se dice que este último dirigió una comisión científica cuyo propósito era descubrir objetos de la cultura prehispánica a los franceses. En 1860, comenzó varias excavaciones en México. Se cree que ha tenido cráneos de cristal hechos en Alemania fabricados, o por lo menos comprados, y haberlos hecho aparecer en sus expediciones. El cráneo de París y el del Museo Británico habrían pasado por sus manos deshonestas.

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: