“AHNENERBE” LA RELIGIÓN DE HITLER PARA EL “NUEVO MUNDO”

307
Castillo de Wewelsburg 7

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Por Humberto Kalinesti

Anuncios

La extraña interpretación del “pueblo elegido” que se atribuyeron los alemanes y posteriormente gracias a la contribución del argentino Ricardo Darré, fue desde finales del siglo XIX la consagración de su ideología en el altar de la civilización 30 años después.
La era nazi la elevó al paroxismo cuando interpretaron el devenir de la historia con un desenlace natural, la supremacía racial. Eran ellos los depositarios del legado mesiánico que debía imponerse en el “Nuevo Mundo” eliminando las tradiciones abrahámicas del Cristianismo, el Islam y el Judaísmo.
Crearon una nueva religión. Para eso fundaron un departamento de estudios etnográficos como nunca se había visto con centenares de académicos encargados de estudiar las raíces de la raza aria pura. La llamaron “Ahnenerbe” (La herencia de los antepasados).

En el año 2018 se hallaron en la Biblioteca Nacional de Praga miles de libros que en su momento habían sido incautados por los alemanes. Entre sus documentos se encuentran innumerables manuscritos sobre las fuentes de “Ahnenerbe”.
Lo poco se sabe con certeza era que Hitler era aficionado a la mitología medieval y a la astrología y que junto Heinrich Himmler (su futuro ministro del Interior, jefe de las SS y uno de sus mayores colaboradores de toda su vida) construyeron un ideal divino que se impondría como una nueva religión.
“Ahnenerbe” funcionó desde su inauguración en 1935 hasta el final de la guerra en 1945 y que posteriormente renació con los movimientos de extrema de derecha alemana en siglo XXI.
El objeto era probar que los alemanes “puros” descendían de una raza biológicamente superior a otras razas. La acción de propaganda a cargo de Goebbels se encargó de difundirla entre la población a través de libros, exposiciones y medios de comunicación. La operación no tardó en prender entre la población en una época donde los esotérico se discutía en los bares de Berlín o Múnich.
Un 1 de julio de 1935 Himmler se reunió con algunos colaboradores con la intención de crear la “Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana” un instituto de investigación prehistórica llamado luego “Ahnenerbe”. A la reunión asistieron varios investigadores entre ellos el argentino Ricardo Darré (futuro Ministro de Agricultura y de la Raza de Hitler) y figura central que influyó en Himmler con su propuesta de “Raza y espacio” sustentada en la crianza selectiva que justificaba la expansión “Natural” al Este en concordancia con el “Espacio Vital” que veremos más adelante de Klaus Haushofer.

¿Pero que era realmente “Ahnenerbe”?

Anuncios

Fue un movimiento ideológico que pretendía una nueva cosmovisión del pueblo alemán. Fundado sobre especulaciones históricas que buscaba resucitar las tradiciones fue adaptado al inconsciente colectivo con gran habilidad. Las masas adoradoras de Hitler se contaban por millones y la imagen del líder era comparable a un nuevo Dios. Charles Darwin y su discípulo Herbert Spencer entre otros que nombraremos más adelante, fueron algunos de los inspiradores de “Ahnenerbe”. El propio Hitler escribió alguna vez que: “Para alcanzar el poder, es importante no desprenderse de la Iglesia Católica, la cual tiene gran influencia en Alemania… Debemos mostrarles a los católicos de Alemania que están en manos más seguras con los Nacional Socialistas”. Hitler expresaba con esas palabras que la raza aria estaba condenada a la divinidad.

Los orígenes de “Ahnenerbe”

Anuncios

Extravagantes para algunos, pero con curiosas conexiones, la realidad es que Heinrich Himmler, jefe de las SS y Ministro Federal del Interior, pensó un singular control colectivo a través de un nuevo “evangelio” propio de un eminente Ingeniero Social.
“Ahnenerbe”, la nueva religión nazi tuvo sus orígenes en algunos países vinculados étnicamente con el ser ario que se anticiparon a finales del siglo XIX a través del algunas figuras como Leopold Poetsch, profesor de la primaria del Führer que lo marcaría para toda su vida. Poetsch, era un antisemita a ultranza que argumentaba que la raza aria alemana debía gobernar a todas las demás etnias inferiores por mandato de la especie humana, como también influyeron en las ideas de Hitler la ocultista rusa Madame Blavatsky, el neo-paganista y experto en la magia rúnica Guido von List, el naturalista británico Herbert Spencer, el geopolitólogo barón Klaus Haushofer, más adelante el argentino Ricardo Darré, entre otros, agrupándolos en logias especialmente en Hungría, Austria y Alemania donde calaría en lo profundo la concepción de “raza superior” en Europa Central.

Klaus Haushofer

Hitler admiraba la visión del geopolitólogo Klaus Haushofer “del espacio vital alemán” coincidentes con la teoría del “Heartland” del geógrafo inglés Halford John Mackinder que planteaba que “Quien gobierne en Europa del Este dominará el Heartland; quien gobierne el Heartland dominará la Isla-Mundial; quien gobierne la Isla-Mundial controlará el mundo.”
La idea que Alemania tenía que expandirse hacia el Este era inevitable. En su libro “Mein Kampf”, Hitler decía: “Los alemanes tienen el derecho moral de adquirir territorios ajenos gracias a los cuales se espera atender al crecimiento de la población”.
Eso es lo que postulaba Haushofer. Alemania estaba confinada a un área geográfica insuficiente. Eso lo llevó al geopolitólogo a fundar el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores junto al egipcio Rudolf Hess (futuro jefe del Partido Nazi y Ministro de Estado) y Jörg Lanz von Liebenfels (de enorme influencia en el Nacional Socialismo) y que compartían secretamente la derrota anticipada de Hitler por abrir dos frentes. Uno atlantista contra Gran Bretaña y Estados Unidos y otra que resultaría fatal, el frente hacia el Este con la intención de controlar a la Unión Soviética. Hess escapó a Gran Bretaña en 1941 para salvar su vida, Haushofer no tuvo tanta suerte y después de ser defenestrado por Hitler por tener una mujer judía y a pesar de ser absuelto en los juicios de Núremberg se suicidó junto con su esposa en 1948.

Herbert Spencer discípulo de Charles Darwin que fascinó a Hitler y a Heinrich Himmler ideólogo místico de “Ahnenerbe”

Herbert Spencer

Era la época del darwinismo y la “supervivencia del más apto” elaborada por el naturalista británico Charles Darwin. A esa concepción eurocéntrica, se le sumó el “darwinismo social”, una derivación del concepto darwinista imaginado por Herbert Spencer (naturalista, filósofo, sociólogo, psicólogo y antropólogo británico) que cautivó a Himmler y a Hitler. Spencer decía: “El principal mecanismo de transformación de las especies que reconocía era el uso-herencia lamarckiano (la teoría de la evolución formulada por el naturalista francés Lamarck en 1809 en su libro “Filosofía zoológica”) donde proponía que las formas de vida no habían sido creadas ni permanecían inmutables, como se aceptaba en su tiempo, sino que habían evolucionado desde formas de vida más simples. Describió las condiciones que habrían propiciado la evolución de la vida y propuso el mecanismo por el que habría evolucionado. La teoría de Jean-Baptiste Lamarck es la primera teoría de la evolución biológica adelantándose en cincuenta años a la formulación de Darwin de la selección natural en su libro “El origen de las especies”.
Pero Spencer creía que este mecanismo evolutivo también era necesario para explicar la evolución “más alta”, especialmente el desarrollo social de la humanidad. Por otra parte, a diferencia de Darwin, sostuvo que la evolución tenía una dirección y un punto final, la consecución de un estado final de equilibrio. Trató de aplicar la teoría de la evolución biológica a la sociología. Propuso que la sociedad era el producto de un cambio de formas inferior a superior, al igual que en la teoría de la evolución biológica, se dice que las formas más bajas de vida evolucionan hacia formas más elevadas. Spencer afirmó que la mente del hombre había evolucionado de la misma manera a partir de las simples respuestas automáticas de los animales inferiores al proceso de razonamiento en el hombre de pensamiento. Spencer creía en dos tipos de conocimiento: el conocimiento adquirido por el individuo y los conocimientos adquiridos por la raza. La intuición o el conocimiento aprendido de manera inconsciente fue la experiencia heredada de la raza”. 1

Anuncios

La evolución según Spencer

Herbert Spencer

“Spencer articuló por primera vez su punto de vista evolutivo en su ensayo Progress: Its Law and Cause (Su Ley y Causa) publicado en el Westminster Review de Chapman en 1857, y que más tarde formó la base de First Principles of a New System of Philosophy (Primeros principios de un nuevo sistema de filosofía) en 1862.
Spencer postuló que todas las estructuras en el universo se desarrollan a partir de una simple e indiferenciada homogeneidad a una compleja y diferenciada heterogeneidad, siendo acompañadas por un proceso de mayor integración de las partes diferenciadas. Este proceso evolutivo se puede encontrar en funcionamiento, en opinión de Spencer, a través del cosmos. Era una ley universal, que se aplicaba a las estrellas y las galaxias tanto como para los organismos biológicos, y para la organización social humana tanto como para la mente humana. Se diferenciaba de otras leyes científicas solo por su mayor generalidad, y las leyes de las ciencias especiales podrían ser demostradas de ser ejemplos de este principio”. 2 y 3

Anuncios

Estas fueron las fuentes entre otras que Heinrich Himmler abrevó y que lo ayudó a construir su imaginario místico de los mil años que vendrían. Como dijo el investigador Xavier Bartlett sobre la obsesión ocultista nazi “algunos autores han considerado que el movimiento nazi no fue una ideología política propiamente dicha, sino una mezcla de religión, magia y esoterismo que literalmente abdujo y cautivó a las masas con poderosos mensajes energéticos (a modo de “conjuros”) y una gran fascinación por la simbología encarnada principalmente en la esvástica y la mitología. De hecho, es bien sabido que el Partido Nacional Socialista se fundó a partir del anterior Partido de los Trabajadores alemán, que a su vez procedía de la llamada Sociedad Thule en alemán: Thule Gesellschaft, originalmente “Grupo de Estudio de la Antigüedad Alemana” (Studiengruppe für germanisches Altertum) un grupo ocultista, racista y völkisch de Múnich creado por Rudolf von Sebottendorff (ideólogo y fundador de la sociedad “Thule”) y patrocinó al Partido Obrero Alemán (DAP), más tarde transformado por Adolf Hitler en el Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores (NSDAP). La Sociedad exigía que todos los posibles miembros jurasen que por sus venas o las de su mujer no corría sangre judía ni negra, una asociación secreta y esotérica que propugnaba la supremacía de una raza elegida de superhombres destinados a gobernar el mundo”.

“Ahnenerbe” envió muchas expediciones a numerosos países desde Bolivia hasta Irán, desde Islandia a la India, Siria, Irak o el Tíbet

Anuncios

Himmler envió a elegidas geografías del mundo como a las escarpadas montañas del Tíbet expediciones científicas para explicar el origen del hombre ario. Los grupos lo componían antropólogos, médicos, lingüistas, historiadores, místicos y expertos en la cosmogonía aria.

Tíbet. Buscando el origen

Tíbet 1922

Ernst Schäfer

Ernst Schäfer fue un famoso cazador y zoólogo alemán, especializado en ornitología y encargado de las expediciones al Tíbet de “Ahnenerbe”. Lo enviaron tres veces entre 1930 y 1938. Schäfer acopió numerosos expedientes de sus investigaciones.

Anuncios
Ernst Schäfer 4
Ernst Schäfer en el centro de la imagen junto a su equipo de místicos alemanes con miembros de la comunidad tibetana. 5
El antropólogo y SS-Hauptsturmführer Bruno Beger mientras realiza la craneometría de un hombre tibetano. 6

El argentino Ricardo Darré cofundador de “Ahnenerbe”

Ricardo Darré 7

El Ingeniero Agrónomo argentino Ricardo Darré fue Ministro de Agricultura de Hitler desde la asunción del Führer en 1933 hasta 1942. Además, controlaba el Departamento de Abastecimientos. Darré también fue director de la Oficina de la Raza y Reasentamiento de Hitler. Darré fundó junto a Heinrich Himmler y Herman Wirth “Ahnenerbe”.
Ricardo Darré nació en el barrio de Belgrano en Argentina y de joven estudió en el Instituto Goethe de Buenos Aires terminando sus estudios en Alemania en la Universidad Martín Lutero de Halle-Wittenberg.
Darré se afilió al Partido Nacional Socialista en 1930 y su ascenso hizo que estrechara fuertes vínculos con Himmler que los condecoró con la cruz de hierro y el anillo de honor de las SS (Se pueden ver en su solapa). Darré decía: “El concepto de Sangre y Suelo nos da el derecho moral de tomar tanta tierra en el Este como sea necesario para establecer una armonía entre el cuerpo de nuestro Volk (Pueblo) y el espacio geopolítico”. Concordantes con las ideas del “espacio vital alemán” de Karl Haushofer. Eso influyó decididamente en las ideas de Himmler y fue una política que concretaría años después Hitler cuando invadió la Unión Soviética.

Wewelsburg el palacio mágico de Heinrich Himmler

Heinrich Himmler buscó un Centro Ceremonial donde poder conjurar el nuevo paradigma mágico y lo encontró en el castillo de Wewelsburg al norte de Renania.

Castillo de Wewelsburg

Aquí se construyó la “Santa Sede” de “Ahnenerbe” con la intención de fundar una nueva religión que seguirán los alemanes por mandato de su historia y de su raza.
Himmler hizo adecuar una sala especial del castillo donde construyó un salón ceremonial. En él se reunirían los sumos sacerdotes a invocar a través de conjuros a los fundadores de la raza aria.
En la sala que aún se conserva y forma parte del Museo del Castillo de Wewelsburg, se erigió un círulo de granito con un símbolo en su centro (algunos dicen una esvástica, otros, un símbolo oculto de “Ahnenerbe”). Cualquiera fuera el caso, es donde los elegidos convocaban y elaborarán los valores que perdurarían en Europa por los próximos 1000 años.

La Sala de los Secretos

 

El Símbolo Mágico de la sala de los Secretos
Heinrich Himmler (el primero de la derecha) justo en el fondo del Castillo de Wewelsburg

Al final de la guerra los miembros del grupo destruyeron cuantiosos documentos de “Ahnenerbe” para evitar ser incriminados por crímenes de guerra. A pesar de eso, muchos de sus integrantes murieron colgados o envenenados durante los juicios de Núremberg. Sin embargo, y después de tantos años, “Ahnenerbe” no desapareció. Hoy están por toda Europa encarnados en algunos partidos de extrema derecha que se suman años tras año. “Ahnenerbe” no solo fue un hito de la historia de la supremacía racial alemana, sino que tiene muchos años por delante. Su xenofobia, su intolerancia, su nula justificación científica y su negación de la convivencia con otras razas aún perdura.
“Ahnenerbe” fue una de las mayores obras de ingeniería social de los nazis. Si Alemania hubiera ganado la guerra estaríamos condenados a oír su credo por los próximos mil años.