La conexión Tierra y el planeta Marte con el pueblo Horakhti

3602
La conexión Tierra y el planeta Marte con el pueblo Horakhti

Una catástrofe cósmica hace 20.000 años parece unir la Tierra con el planeta marte. La llanura de Giza es el guardián milenario que guarda los secretos de la raza humana, cuya génesis habita en las profundidades de las estrellas.

Marte, un planeta silencioso en el borde del espacio, lleva consigo el misterio de sus orígenes. En el sistema solar es el único globo similar a la Tierra, aplastado en los polos, con capas de hielo, e hinchado en el ecuador. El astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli, observando con su telescopio la superficie del planeta, en 1877, identificó una serie de líneas ondulantes, a las que llamó canales, que alguna vez fueron sin duda vías fluviales, ríos, mares y océanos.

Anuncios

Además, montañas, valles, desiertos y volcanes, fotografiados durante numerosas misiones espaciales, combinados con un clima suave y una atmósfera agradable, hicieron de Marte un exuberante paraíso. Un ecosistema con requerimientos ideales para el desarrollo biológico.

La ciencia moderna admite que las formas de vida primordiales, pero no inteligentes, podrían haber habitado el planeta. Sin embargo, un enigma cada vez más intrincado parece contradecir este escenario. En 1976 la misión Viking transmitió al centro de control de la NASA, imágenes de enormes cráteres y escarpes en la región marciana de Mens Cydonia, señales inequívocas de impactos causados por diferentes cuerpos extraños. Más de cerca, se pueden ver varios edificios piramidales flanqueados por una estructura rocosa, aparentemente una fortaleza, y un montículo redondo con una rampa que conduce a su cima. No muy lejos, la “Ciudad”, término acuñado por los técnicos, presenta un rostro de piedra con rasgos humanos muy similares a la Esfinge de la Tierra, con un característico sombrero de nemes, típico de los faraones egipcios.

La grandeza de las estructuras marcianas, deshabitadas y silenciosas, y sorprendentemente todavía intactas, plantea preguntas difíciles de responder. Algunos de los edificios de Cydonia, situados cerca e incluso dentro de los cráteres, sugieren que los misteriosos habitantes construyeron todo el complejo después del cataclismo terminal y no antes. Si es así, ¿de dónde salieron estas cosas? Marte parece estar participando en una misteriosa comunión con la Tierra y comparte con nuestro planeta una historia antigua que comenzó hace menos de 20.000 años.

Anuncios

El diluvio de la Edad de Hielo

Los fragmentos explosivos de un cometa gigante, viajando en el espacio durante millones de años, golpearon violentamente el suelo marciano, causando una enorme inundación que transforma el exuberante planeta en una tierra desolada y sin forma. El enjambre meteórico, capturado por la órbita de la Tierra, precipita sobre nuestro planeta dando lugar al violento cierre de la última Edad de Hielo, alrededor del año 15.000 a.C. Los glaciares retroceden y con la entrada del Sol en la constelación del mismo nombre, comienza la Era del León (10.970-8.810 a.C.).

Un grupo de supervivientes emprende la construcción de la majestuosa Esfinge que escruta el horizonte como un silencioso guardián. Uno de sus nombres era Hu, “el protector”. La innegable evidencia geológica de dos eruditos americanos, el investigador independiente John Anthony West y el paleontólogo Robert Scoch, muestra que la Esfinge ha sido erosionada por la lluvia durante miles de años, comenzando con el undécimo milenio antes de Cristo.

Anuncios

Un panorama complejo, adquirido a través de la investigación conjunta de muchos estudiosos. Sobre la base de lo anterior, trataremos de mostrar que detrás de una simple cronología de eventos aparentemente no relacionados se encuentra una interesante y asombrosa clave para la lectura astronómica.

El diagrama del manto celeste

Los egipcios concibieron el cielo íntimamente ligado a la Tierra y todo lo que existía arriba se reflejaba inevitablemente en nuestro planeta.

La vida del universo entero viene del dios Sol, Ra, que viaja en el “Barco de los Millones de Años” entre las extensiones siderales en un ciclo sin fin, en su lenta travesía de la Vía Láctea. Durante el viaje llega al núcleo de nuestra galaxia, a unos 30° del polo norte galáctico, casi en el opuesto exacto de la nebulosa de Orión de la que, según los astrónomos modernos, se originan numerosos cometas. Orión, en el arcaico Egipto, fue asimilado a Osiris, dios de la muerte y del renacimiento. Las pirámides de Giza, anteriormente consideradas una puerta para las estrellas como contrapartida del cinturón de Orión, también están situadas a 30° de latitud norte en la Tierra.

Anuncios

Marte, el hombre-león

Algunas tradiciones medievales cuentan que un gran rey de Egipto, Surid, que vivió trescientos años antes de la inundación, soñaba con un desastre que ocurriría bajo la constelación de Leo. Las estrellas cayeron del cielo y la Tierra se movió sobre su eje con un inmenso rugido. Deseoso de preservar los conocimientos ancestrales, el rey ordenó la construcción de las pirámides; su simbolismo suena como un recordatorio y una advertencia para las generaciones futuras.

Anuncios

La Esfinge también encarna este significado. Bajo sus patas, como revelan los textos antiguos, hay una Cámara Secreta, la Sala de Grabación, con los artefactos tecnológicos de una civilización antediluviana perdida. La criatura de piedra, mitad hombre y mitad león, venerada por los egipcios con el nombre de Horakhti, “Horus del Horizonte”, estaba relacionada con el dios Horus, símbolo del Sol y del planeta Marte que a veces pasa entre los pies del León.

El eminente egiptólogo británico Sir E. A. Wallis Budge declaró que “Horus” – originalmente “Heru” – tiene en sí mismo el significado de “cara”. Así que la Esfinge es la “Cara del Horizonte”, con referencia a la cara del disco solar. Conexión inmediata con el enigmático rostro de Cydonia. Los egipcios se referían a Marte como Hor Dshr, Horus el Rojo. En algunas inscripciones de tumbas en el Alto Egipto también se hace referencia a Marte como “Su nombre es Horakhti” y “la estrella del este”. Si la Esfinge está orientada al este y su nombre es Horakhti, la Esfinge es Marte. Durante mucho tiempo fue pintado de rojo, el color de la superficie marciana, y originalmente tenía una cara felina. Estatuillas en forma de leones pintadas de rojo han sido encontradas enterradas bajo la Esfinge en el pasado para completar la simbología planetaria.

En el otro extremo del globo, la mitología hindú recuerda a Marte como Nr-Simha, el Hombre-León, la cuarta encarnación del avatar-dios Vishnu. ¿La Esfinge era una puerta de entrada al planeta rojo? El investigador estadounidense Richard Hoagland señala que la ciudad de El Cairo, en la frontera sur de la necrópolis de Giza, debe su nombre a los invasores árabes, quizás poseedores de tradiciones esotéricas muy antiguas, que en el siglo IX d.C. decidieron llamarla El Kahira, Marte.

Estas pistas son una clara señal de que la casta sacerdotal egipcia, en posesión de un conocimiento astronómico superior al de hoy, observó y registró cuidadosamente los signos del cielo, codificando estos acontecimientos en piedra. La construcción de la Esfinge, por lo tanto, es una referencia precisa a los eventos que ocurrieron en Marte y la Tierra en la Era del León, una especie de calendario que recordaba la primera y distante catástrofe.

Anuncios

La furia de Seth

Pero no era la única. Han pasado varios milenios y cuando el peligro de un ataque celestial parecía haber sido evitado, de 2,500 a 2,000 a.C. una descarga virulenta de meteoros golpeó el planeta hacia el final de la Era de Tauro (4,490-2,330 a.C.). Los sabios del Nilo dieron vida a un corpus mitológico de primer plano, transmitiendo a los herederos una información vital que volvió a tomar forma en el suelo.

El luminoso Horus contrastaba con el pérfido set de pelo rojo, la constelación de Tauro, dios de las tormentas y de las tinieblas, del fuego y del azufre, características de un cometa. Una lucha cósmica, de la que dependía el destino del equilibrio de la Tierra hasta el fin de los tiempos, cuando Horus ganaría definitivamente, estableciendo una nueva Edad de Oro en la Tierra.

La unión Horus-Seth-Esfinge se vuelve así indivisible. Horus es el Sol que se encontrará con Seth, el terrible cometa que primero golpea a Marte y luego a la Tierra, visitada cíclicamente por fragmentos cósmicos, ambos planetas representados por la Esfinge.

No es casualidad que la ciudad de Dashour, en la orilla occidental del Nilo, conserve las dos grandes pirámides de Snefru de la 4ª dinastía, la pirámide “Roja” y la pirámide “Curvada”, construidas alrededor del año 2.500 a.C.

Anuncios

La majestuosa constelación de Tauro dominó entonces el cielo con el ascenso helicoidal del grupo estelar de los Iads; entre ellos destacan Aldebaran, de color rojo, y épsilon Tauri, los ojos del animal. Durante sus viajes por el Medio Oriente, el Maestro Gurdjeff vio un mapa de Egipto antes de las arenas que mostraban la configuración estelar en el territorio egipcio de Orión y Tauro. Una vez más, guardamos silencio ante el conocimiento de nuestros antepasados, fruto de nuestra silenciosa unión con el Cosmos.

La arquitectura secreta del Universo

Después de examinar el complejo mitológico en la base de las construcciones sagradas, las similitudes entre las estructuras marcianas y los monumentos egipcios quedan por aclarar. ¿Qué civilización avanzada construyó las pirámides en el planeta rojo inmediatamente después del cataclismo? ¿Fue la misma que vino a la Tierra para replicar su asombroso conocimiento?

Hoagland, que ha realizado una serie de estudios geométricos y matemáticos en profundidad sobre la llanura de Cydonia, ha descubierto que la pirámide principal del sitio está perfectamente alineada a lo largo del eje norte-sur del planeta, mientras que todo el complejo parece orientado, casi ceremonialmente, hacia la Esfinge. Al resaltar también el contraste fotográfico en la imagen del rostro, a través de una asamblea particular, obtuvo la representación de una cabeza de león y un rostro del Homo Erectus, un homínido que data de hace 500.000 años.

El investigador llegó a la conclusión de que el planeta Marte estaba habitado en ese momento por una civilización evolucionada en posesión de una geometría sagrada para construir templos imponentes, similares a los de la Tierra, que contenían el secreto del universo. Tal vez un pueblo estelar que adoraba a Leo. El escritor británico Brinsley Le Poer Trench, un estudioso del fenómeno OVNI, colocó el Edén bíblico en el planeta rojo, afirmando que los querubines que custodiaban la puerta de entrada eran en realidad las dos lunas artificiales de Marte, Fobos y Deimos.

Un mito egipcio describe el lugar donde vivían los dioses, “una hermosa región fértil, donde el trigo blanco y la cebada roja crecían exuberantemente a gran altura, y donde los canales eran numerosos y llenos de agua….”. Un día, quizás, podremos levantar el velo de misterio que rodea a Marte, quizás descubriendo que nosotros mismos fuimos parte de esa espléndida civilización lejana, “si tan sólo tuviéramos la humildad espiritual para aceptar que incluso un planeta muerto puede hablarnos”.