Edward Mordrake y la tenebrosa leyenda del hombre de dos caras

2157
Edward Mordrake

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Si bien el mundo tiene muchísimos años de existencia y a medida que pasa el tiempo se van documentando casos extraños, siempre existe uno que puede llegar a ser bastante perturbador. La mayoría de fenómenos ufológicos, paranormales y físicos ocurren el países como Estados Unidos, Alemania, en Latinoamérica y el Reino Unido. Este último fue el protagonista de uno de los casos clínicos más extraños del mundo, pero este a su vez ocultaba un lado muy oscuro, tanto, que el sujeto no pudo soportar más el suplicio y acabó suicidándose. Hablamos del heredero de la Condesa de Darlington, Edward Mordrake.

Anuncios

La historia de Edward Mordrake pasó de ser un simple caso clínico a una leyenda de terror, tanto así que ahora resulta realmente complicado determinar si el sujeto ciertamente existió o si salió de la imaginación de algún poeta o fanático de los historias paranormales para brindarle a la población mundial algo con lo que pudieran entretenerse al contar cuentos terroríficos. La documentación que podría comprobar la existencia de Edward Mordrake no es totalmente fiable, no hay registros legales de él, solo los comentarios de personas que vivieron en su época y que lo convirtieron en la comidilla del siglo XIX.

Edward Mordrake fue hijo de la que en el siglo XIX era Condesa de Darlington, o al menos eso es lo que se dice, pues no hay registros de nacimiento que lo vinculen directamente con la terrateniente del Reino Unido. En realidad este hecho no es lo más relevante de su historia, sino su aspecto físico, pues aunque tenía un cuerpo aparentemente sano y un rostro normal para un niño recién nacido, algo perturbador se encontraba en la zona de la nuca, una segunda cara.

Los médicos de aquella época no podían saber con exactitud a qué se debía esa anomalía y prácticamente toda su vida fue objeto de estudios y muchos exámenes, claro, además de las burlas y humillaciones por parte de personas que no tenían ni idea de lo dificil que era llevar esa condición. La segunda cara de Mordrake era evidentemente mal formada, pero contaba con su par de ojos, una nariz y boca. Su niñez no fue normal, estuvo de médico en médico hasta que tuvo edad suficiente para darse cuenta que lo que tenía iba más allá de estudios médicos, para él, eso era una abominación que debía ser erradicada.

Anuncios

Las personas se burlaban de él continuamente y era repudiado por el resto de sujetos que contaban con renombre por ser miembros de familias pudientes, tal como él lo era. Mordrake sería el único heredero de una gran fortuna, tenía un buen apellido y era educado, le gustaba la música, la lectura y hacer las cosas correctamente, pero vivía un infierno personal que no le deseaba a nadie y no solo se debía a las humillaciones que recibía o el terror que generaba, sino por algo más oscuro que nadie pudo entender sino hasta el día de su muerte.

¿Cómo comenzó el mito de Edward Mordrake?

Además de las personas que vivieron en el siglo XIX, nadie más se había interesado por saber sobre la historia de alguien que hasta los momentos es una leyenda, pero todo eso cambió cuando salió la nota de Charles Lotin Hildreth en 1985. El hombre publicó la referencia de Edward Mordrake en un artículo del Boston Post, allí detalló perfectamente el estado físico del paciente y de algunas creencias y mitos alrededor de este caso. Además, llegó a mencionar otros casos extraordinarios como el de la mujer con cola de pescado y el de un joven que tenía el cuerpo de una araña.

Anuncios

La documentación la sacó de los expedientes existentes en el Royal Scientific Society, cada uno estaba escrito a mano, pero no había nada más que pudiera ser útil salvo la información de los doctores, donde además, se plasman los nombres de los doctores que atendieron a Mordrake desde su nacimiento hasta el día de su muerte, esto podría ser una prueba de que él realmente existió, pero a falta de fechas exactas y exámenes verificables, todo sigue formando parte de una leyenda urbana.

Edward Mordrake dos caras

Más adelante en el año 1896, la enciclopedia Anomalies and Curiosities of Medicine también tomó como referencia la historia de Edward Mordrake para hablar un poco sobre la anomalía craneofacial y los misterios que se escondían en el segundo rostro del muchacho. Allí incluso plasmaron la carta suicida que dejó el joven antes de morir y dejan un espacio abierto a la imaginación de cada lector, de manera que estos puedan decidir en creer un cuento de terror o un diagnóstico médico poco confiable para la época.

Anuncios

El demonio que habitaba en el cuerpo de Edward Mordrake

Según las historias que abundan en la web, la segunda cara de este sujeto no podía hablar ni comer, sin embargo, podía reírse, llorar o seguir con la mirada a cualquiera que pusiera sus ojos en ella. El físico era de un hombre, la cara no era tan grande como la dominante, era considerablemente más pequeña y amorfa, incomoda de ver y más de aún, de contar. Las personas decían que esa cara era demoníaca, que sus ojos cambiaban de color y que incluso se burlaba de cualquiera que la mirara sin importar que el propio Mordrake estuviera haciendo otros gestos.

Anuncios

Hay quien dice que mientras Edward se encontraba triste, su segundo rostro sonreía con malicia, como si se burlara de su estado anímico. Lo mismo sucedía cuando estaba hablando con otras personas, su rostro secundario hacía muecas de burla, se reía o lloraba, era algo frustrante y escalofriante para quien lo viera. De hecho, algunos alegan que podía realizar movimientos en su boca como si hablara, pero no emitía sonido alguno, claro, ninguna persona excepto el propio Edward Mordrake podía escuchar las escalofriantes palabras de esa extraña cosa.

Edward le decía constantemente a sus médicos que le extirparan a ese demonio, porque sí, para él su segundo rostro no era más que un demonio que impedía que el viviera plenamente. Decía que la cara en su nuca le susurraba cosas en otra lengua por las noches, imposibilitando que lograra conciliar el sueño. Le tentaba a hacer cosas que él no quería llevar a cabo, se burlaba de él, le decía que debía morir y cada vez que hablaba con otras personas, irrumpia en su mente para jugarle malas pasadas. Le hacía la vida imposible, tanto que Edward llegó al punto de suicidarse a los 23 años.

No se sabe exactamente cuál fue la forma de muerte, algunos dicen que se ahorcó, otros que se envenenó, lo cierto es que cuando encontraron el cuerpo, el segundo rostro de edward estaba sonriendo maleficamente. Mordrake dejó una nota antes de quitarse la vida, dicha carta decía que no aguantaba más el martirio por el que estaba pasando, él no sabía si era un castigo divino por los errores de sus antepasados o una jugada del destino, pero ya no quería seguir en un mundo donde ese demonio le atormentara día y noche.

Como petición, dejó dicho que luego de que encontraran su cuerpo, separaran esa horrible cosa de su cabeza, pues él no quería que ese demonio le siguiera susurrando cosas aún después de la muerte. Como última petición, Edward Mordrake prácticamente suplicó que cuando lo sepultaran, no lo hicieran en un cementerio ni le colocaran ninguna lápida, un terreno baldío y sin identificación estaría bien para él, no quería que nadie fuera hasta allí para ubicar su cuerpo y extraer su cabeza o peor, que su demonio en la nuca le encontraran en una forma más espiritual y estuviera con él por toda la eternidad.

Anuncios

La verdad detrás del origen del segundo rostro de Mordrake

Basándonos ahora en términos clínicos y en los supuestos estudios que le fueron realizados al heredero de la Duquesa de Darlington, la segunda cara de Edward se origina por una malformación congénita denominada Diprosopia, en la cual el embrión sufre una anomalía al momento de la formación del área craneal, pudiendo duplicar la cara como es el caso de Mordrake, o de crear otra boca, nariz y ojos en cualquier parte de la cabeza. Este fenómeno es totalmente diferente a los casos de embriones siameses que no se separaron a tiempo.

Cuando hablamos de siameses, en seguida se nos viene a la mente el caso de las hermanas Daisy y Violeta Hilton, dos chicas que permanecieron unidas por la cadera por una malformación congenita, también está el caso de hermanos parasitarios en el cuerpo de la persona dominante o, la que si logró sobrevivir en la etapa de gestación, son casos como el de Bettie Lou Williams, quien tenía el cuerpo inerte de su hermana justo en el abdomen.

Pero este no era el caso de Edward Mordrake, él tenía una anomalía craneofacial originada en la gestación, el embrión presentó una alteración en la proteína SHH (Sonic Hedgehog) y por eso tenía dos caras. No se trataba de un hermano siamés, ni de un embrión parasitario en nuca, era él mismo, un solo cráneo, un solo cerebro, era Edward Mordrake. Precisamente por eso es tan dificil creer que su otro rostro pudiera susurrarle cosas en su mente, porque no había otra persona allí. Quizás las burlas hicieron que el joven desarrollara una enfermedad mental, todo es posible.

Casos de Diprosopia registrados en el mundo

Por lo general, los niños que nacen con este tipo de anomalías no sobreviven por más de 5 o 10 minutos después de su llegada al mundo, sin embargo, siempre hay excepciones que permiten a los médicos estudiar más a fondo el desarrollo y evolución del paciente. Edward Mordrake fue el único paciente que vivió por 23 años y pudo vivir más de no ser por la depresión que lo llevó a quitarse la vida. Quizás si el hubiese vivido en este época, aún estaría vivo y su petición de extirpar esa otra cara pudo ser cumplida.

Anuncios

Recientemente se registró el caso de la pequeña Hope y Faith, la niña tenía la misma anomalía que Mordrake y aunque recibió todas las atenciones médicas posibles, no sobrevivió mucho tiempo después de nacer. Desde hace algunos años se han registrado muchos casos de este tipo, pero ninguno es tan impactante precisamente porque los bebes mueren a los pocos minutos de nacer, no hay testimonios que puedan describir lo que siente el paciente al tener otro rostro en su cabeza, no hay manera de entender si la segunda cara puede tener autonomía como la primera o simplemente estar ahí sin hacer nada.

El cráneo momificado de Edward Mordrake que impactó al mundo

Cuando la foto del cráneo malformado del muchacho más terrorífico del siglo XIX apareció en la página de Facebook Pictures in History, se formó un revuelo virtual digno de inmortalizar. La imagen se ve tan real que cualquiera pensaría que alguien fue capaz de encontrar la tumba del muchacho, sacar el cráneo y convertirlo en una pieza de arte histórico que muchos desearían ver. Sin embargo, nada está mal lejos de la realidad, pues el cráneo es falso.

Ewart Schindler es un artista que tomaba animales, los disecaba y los exponía en diferentes galerías de arte o creaba su propio museo para que las personas se deleitaran con las piezas. Tenía mucha competencia en el mundo del arte y dijo que, como nadie había hecho algo referente a esta leyenda, él quiso intentarlo y probar suerte. La creó a base de papel maché y más materiales especiales, enfocándose un poco más en la cara de la nuca, pues en realidad era lo más llamativo de Mordrake. La imagen recaudó más de 78.000 acciones en la página, fue algo muy bueno para el artista.

No hay una foto real de Edward Mordrake hasta el momento, tampoco documentación, así que la mayoría de las personas no cree que pudo existir. En caso de que el hombre si existiera y tomando en cuenta que el fenómeno es real, nadie puede negar que Edward Mordrake tuvo Diprosopia, así como tampoco se puede afirmar que su segundo rostro fuera un demonio. Todo queda en base en la creencia de cada lector.