LA CANDILEJA – Dugal

1034

Candileja, el mito se originó en las poblaciones campesinas colombianas. Se dice que la Candileja, una gran bola de fuego con extensiones en forma de miembros, aparece en los valles mientras hace sonidos de platos rotos. Al igual que otros mitos, su propósito es enseñar, o mejor dicho, compartir experiencias a partir de la especulación, un trabajo que se realizó silenciosa y clandestinamente en los valles reclamados de Worpswede, Alemania. Es una traducción y un movimiento de conocimiento a través del símbolo, otra forma de decir sin anunciar y de acoger el paisaje romántico europeo, a la vez que lo cambia. Los mitos no son específicos de un lugar, sino de sus modos de transmisión, mutan y cambian de significado, se convierten en paisaje y adquieren voz propia. Como dice C. Kraus, los mitos viven en los márgenes de la historia, hablan de disenso de lo ilógico o irrazonable.