LOS SUEÑOS QUE IMAGINÓ HITLER CON “GERMANIA” LA EXTRAORDINARIA CAPITAL DEL MUNDO

276

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Por Humberto Kalinesti

Anuncios

Si hay alguna manifestación en la historia que puso en evidencia la lucha por el control geopolítico fue la construcción de grandes capitales. Todos los imperios de la historia tuvieron enormes metrópolis. Desde la antigua capital del valle del indo como Mohenjo-Daro, Babilonia, Alejandría, Teotihuacan, Roma o como las contemporáneas Nueva York, Shanghái o Londres, todas se construyeron magníficas para manifestar su poder.

Albert Speer, un notable arquitecto que a través de sus grandes ideas se transformó en el maestro de los sueños arquitectónicos de Hitler, diseñó una gran capital que perduraría miles de años como lo quería el Führer. Para ello se puso en marcha bajo su supervisión, la mayor obra de ingeniería que el hombre haya imaginado. Las dimensiones de la ciudad eran de un tamaño nunca visto. El estilo estético de Speer era mayoritariamente neoclásico, lo que explica en parte su manía de proyectar grandes edificios. Solamente la cúpula del nuevo “Reichstag” (Parlamento) el pináculo arquitectónico del poder nazi que dominaba toda la ciudad, tenía más de 700 metros de altura coronado con un domo 16 veces más grande que el de la basílica de San Pedro diseñada por Miguel Ángel. El Arco del triunfo que conmemoraría los logros del nazismo medía 400 metros de altura contra los modestos 50 metros del Arco del triunfo de París. Todo se concibió a un tamaño monumental con la finalidad de intimidar a cualquier visitante.

Anuncios

Dentro de la estación Gesundbrunnen del actual metro de Berlín funciona un pequeño museo en el que alberga la exposición llamada “Mythos Germania Vision und Verbrechen” donde se expone material fotográfico y la extraordinaria maqueta que muestra la monumental capital del mundo diseñada por Albert Speer.

Museo “Berliner Unterwelten”

Aunque algunos historiadores peyorativamente tildaban el trabajo de “arrogante o grandilocuente” (¿qué esperaban de la capital del mundo de Hitler?) no se puede negar que Speer fue un extraordinario arquitecto.

Anuncios

GERMANIA, LA CAPITAL DE MIL AÑOS QUE IDEALIZÓ HITLER

Anuncios
Hitler observando su sueño
La monumental cúpula del Reichstag como el centro ceremonial del poder Nazi
Otra vista del Reichstag
Su interior podía albergar a más de 100 mil personas
Hitler con Albert Speer
Speer ante la mirada atenta de Hitler

Algunas obras de Speer todavía hoy se conservan con grandes reformas como el Olympiastadion que fue la sede la los juegos olímpicos de Berlín en 1936.

Olympiastadion en 1936
Olympiastadion hoy

En Núremberg el arquitecto fetiche de Hitler, proyectó el Centro del Partido Nacionalsocialista, otra inmensa construcción con calles de más de un kilómetro de ancho y tribunas de cien metros de altura donde desfilarían las tropas del “Nuevo Mundo”.

Diseñó estadios como el de “Maerzfeld” pensado para contener a más de 400 mil personas. Hitler inauguró las obras en 1937 y a pesar del tiempo hoy se conservan algunos rastros.

Anuncios
Estadio Maerzfeld

Sin lugar a dudas Albert Speer fue un notable arquitecto para algunos de los más destacados del siglo XX. Quizá debido a su talento que fascinaba a Hitler de igual modo que a los los triunfadores de la Segunda Guerra Mundial lo salvó de morir colgado en los juicios de Núremberg.