El Proyecto de Bill Gates para TAPAR EL SOL y enfriar el planeta

130
El Proyecto de Bill Gates para TAPAR EL SOL y enfriar el planeta
COMPARTIR

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Bill Gates ha propuesto una idea que parece sacada de un capítulo de la familia más famosa del mundo, “Los Simpson”: tapar el Sol para evitar el calentamiento global.

Obtener Libro

Bill Gates financia el proyecto Scopex
“No se puede tapar el sol con el dedo”, pero tal vez con la ciencia y la tecnología se pueda. Según informa Forbes, Bill Gates está financiando un proyecto que atenuaría la luz solar para “enfriar” la Tierra.

El multimillonario fundador de la empresa, Bill Gates, está apoyando el desarrollo de una tecnología de atenuación del sol que podría reflejar la luz solar fuera de la atmósfera terrestre, provocando un efecto de enfriamiento global.

La investigación, denominada SCoPEx (Experimento de Perturbación Estratosférica Controlada), está siendo llevada a cabo por científicos de la Universidad de Harvard y tiene como objetivo hacer que la luz solar se refleje en la atmósfera de nuestro planeta.

Esta solución se lograría rociando toneladas de carbonato de calcio (CaCO3) no tóxico en la atmósfera.

“SCoPEx es un experimento científico para avanzar en la comprensión de los aerosoles estratosféricos que podrían ser relevantes para la geoingeniería solar”, dice la página del proyecto.

El proyecto iniciará las pruebas, que hasta ahora consisten en el lanzamiento de un globo con equipo científico, que no rociará CaCO3 sino que funcionará como prueba de maniobra y para explorar los sistemas de comunicación y funcionamiento.

“Tenemos previsto utilizar un globo de gran altitud para elevar un paquete de instrumentos a unos 20 km en la atmósfera”.

“Una vez en posición, se liberará una cantidad muy pequeña de material (hasta 2 kg) para crear una masa de aire perturbada de aproximadamente un kilómetro de largo y 100 metros de diámetro”.

“A continuación, utilizaremos el mismo globo para medir los cambios resultantes en la masa de aire perturbada, incluidos los cambios en la densidad de los aerosoles, la química atmosférica y la dispersión de la luz”, explican.

Según Forbes, los científicos que se oponen a este proyecto creen que la geoingeniería solar podría provocar riesgos inevitables y cambios extremos en los patrones climáticos, que no serían diferentes de las tendencias actuales del calentamiento global.

También explican que los ecologistas temen que un cambio “drástico” en la estrategia de mitigación se convierta en una “luz verde” para que se sigan emitiendo gases de efecto invernadero sin que se modifiquen las pautas de consumo actuales.

COMPARTIR