Centralia, el misterioso pueblo fantasma que ha sido condenado

577
Centralia, el pueblo fantasma que ha sido condenado

Aunque en 1981 poseía más de 1000 ciudadanos, la población cayó en picada a 12 debido a las llamas que arden por debajo de la ciudad. Centralia es un pueblo fantasma que parece haber sido víctima de alguna maldición. Se registró en 1866, pero existía de 1841; la localidad fue un imán de activistas y organizaciones de mineros secretas, la más famosa era conocida como Molly Mcguires, en la época de 1860 y 1870. Su fundador fue una de las víctimas de actividad clandestina, al ser asesinado a las afueras del pueblo en el año 1868. Incendios y asesinato ocupan gran parte de la historia de Centralia.

Centralia, el pueblo fantasma condenado a arder en llamas por la eternidad.

Durante el año 62, un pequeño incendio inofensivo en principio, se extendió de manera repentina por todo el subsuelo y alcanzó una veta de carbón que se extendía bajo toda la ciudad. Las llamas en la superficie fueron controladas, pero el carbón siguió ardiendo bajo las carreteras y las casas hasta que se convirtió en una bestia imparable.

Centralia, el pueblo fantasma que ha sido condenado

Actualmente, Centralia es un pueblo fantasma. La mina del subsuelo aún sigue en llamas y según especialistas, posee carbón para arder durante otros 250 años más. El poblado tiene el aspecto de una película de terror, de hecho, tiene el apodo de «Silent Hill real», debido a que en ambos poblados, su «monstruo» ha destruido calles y la ha inundado con humo, cenizas y neblina que dificulta la visión y el respirar.

Anuncios

¿Se convirtió en un pueblo fantasma realmente?

La carretera estatal 61, la cual fue cerrada en los 90, es una zona totalmente fantasmal. Un gigantesco cartel nos recibe, advirtiéndonos del peligro al que nos dirigimos: «Incendio en mina subterránea, seguir a esta área podría ocasionar daños irreparables o la muerte. Gases dañinos, peligro de hundimiento». El incendio a partido la vía en dos y se puede ver la inmensa grieta que atraviesa de lado a lado.

Anuncios

En los últimos años se ha calculado que la veta de carbón en su subsuelo alcanza hasta los 10 kilómetros cuadrados y arde alrededor de 1000 metros bajo tierra. Las autoridades pudieron notar su extensión durante los 70. Los bomberos intentaron controlar el incendio perforando el suelo, incluso consideraron tenerlo bajo control, hasta que una gasolinera local introdujo una vara para medir la temperatura de los tantos subterráneos, descubriendo que estaban a 80º grados centígrados.

Al poco tiempo, un pequeño niño tuvo que se rescatado tras caer en una fosa de 40 metros que se abrió mientras caminaba. Debido a dichos acontecimientos, las autoridades decidieron actuar y en el 84, la ciudad había sido evacuada casi en su totalidad. Tan solo quedaron unas cuantas familias, hasta que en el 925 fueron obligadas a marcharse.

Actualmente, lo poco que queda de una ciudad está siendo devorada por la naturaleza. Esporádicamente es visitada por turistas que se aventuran a capturar postales de la mina y de la ciudad completa, ignorando que, en cualquier momento, la maldición de Centralia los podría alcanzar.

Anuncios

Anuncios