Psicología: Personas de mente abierta y de mucha Conciencia perciben la realidad otra forma

554

La realidad tal como la vivimos se basa principalmente en nuestra percepción de ella. No es un concepto nuevo que cada uno de nosotros perciba la realidad de una manera diferente. La visión del mundo es altamente individualizada. La pregunta, sin embargo, es: ¿Cómo perciben la realidad las personas que tienen un carácter y una mentalidad muy abiertos? Según los resultados de un estudio realizado en la Universidad de Melbourne, la realidad que estas personas perciben es muy diferente a la de los demás. Existen diferencias sustanciales en cuanto al contenido.

Anuncios

Sin embargo, esta concepción ni siquiera se basa en razones psicológicas. El grupo de investigación encontró una diferencia fundamental entre la percepción visual de los diversos participantes que obtuvieron una puntuación muy alta en apertura.

En un artículo que describe esta investigación en detalle, los autores Luke Smillie y Anna Antinori explican que las personas de mente abierta tienen la curiosidad de analizar las cosas desde todos los puntos de vista. Esto les da la oportunidad de robar más cosas que una persona normal.

Anuncios

Para averiguar cómo las personas abiertas perciben la realidad de forma diferente, se invitó a los participantes en este estudio a abordar la prueba de rivalidad binocular, en la que se colocan dos imágenes diferentes delante de cada ojo, como una luz verde en un ojo y una roja en el otro.

Una persona normal podría observar cada una de las dos imágenes de forma intermitente, es decir, en un momento dado sólo podría observar la luz verde o roja. Las personas abiertas, en cambio, podrían observarlas de forma contemporánea, creando una original mezcla de colores.

Anuncios

La apertura mental es una habilidad fundamental que nos permite abrirnos a nuevas ideas y experiencias. Sin ella permaneceríamos atados al pasado, anclados a las viejas formas de pensar, por lo que sería imposible cambiar.

Franklin D. Roosevelt dijo eso: “los hombres no son prisioneros del destino, sino de su mente”, así que si quieres ser verdaderamente libre tienes que derribar los muros mentales que construiste con la ayuda de la sociedad.

conciencia-colectiva-global

¿Qué es la apertura mental?

La apertura mental es receptividad a nuevas ideas y experiencias. Por un lado, implica una actitud de apertura hacia lo nuevo, lo diferente y lo desconocido y, por otro, requiere la capacidad de incorporar estas novedades a nuestro ego.

Anuncios

La apertura mental también implica una actitud proactiva en la búsqueda de pruebas contra las creencias e ideas personales, con el fin de evaluarlas objetivamente y, en última instancia, cambiar o enriquecer nuestra visión.

La apertura de mente surge de la conciencia de la falibilidad de las propias creencias, puntos de vista y experiencias; es decir, de reconocer que podemos estar equivocados o ser engañados. Por lo tanto, tener una mente abierta va de la mano con la humildad intelectual.

La importancia de la apertura mental

“Sus suposiciones son sus ventanas al mundo, abril de vez en cuando o la luz no entrará”, dijo Isaac Asimov, refiriéndose a la importancia de la apertura mental. Tener una mente abierta nos permite vivir sin escrúpulos y plenamente, por lo que podemos utilizar todas las experiencias como oportunidades de aprendizaje.

Anuncios
Anuncios

Un estudio realizado en la Universidad de Melbourne reveló que las personas de mente abierta perciben una realidad completamente diferente de la que experimentan quienes tienen una mente cerrada. A través de un ejercicio de rivalidad binocular en el que se presentan varias imágenes por ojo, los investigadores descubrieron que las personas con una mente abierta son capaces de fusionar ambas imágenes, mientras que las que no tienen una mente abierta adecuada sólo pueden procesar una imagen a la vez.

Esto significa que, a nivel cerebral, la apertura mental nos permite procesar la realidad de una manera diferente, pudiendo introducir nuevos elementos en una imagen global, que otros perciben de forma desconectada. Por lo tanto, la apertura expande nuestro mundo, literalmente.

Este experimento muestra por qué la apertura también se ha vinculado a una mayor creatividad, un pensamiento divergente y una enorme flexibilidad cognitiva. Una mente abierta nos predispone a analizar naturalmente el medio ambiente de una manera más amplia y global, ayudándonos a pensar más allá de los cánones.

Obviamente, a todos (o casi todos) nos gustaría tener la apertura mental necesaria, pero no es tan fácil, sobre todo porque estamos llenos de estereotipos, creencias y prejuicios… Estas ideas nos ayudan a ordenar nuestro mundo y nos permiten sentirnos más seguros, pero también limitan nuestra capacidad de ver más allá de ellos, para descubrir otras realidades que son quizás más interesantes y satisfactorias.

Anuncios

3 prejuicios cognitivos que comprometen la apertura mental

Es probable que todos desarrollemos errores en nuestros juicios y pensamientos, así que el primer paso para desarrollar la apertura es conocer estos prejuicios cognitivos que nos mantienen atados a viejas ideas y formas de pensar.

Exposición selectiva. Es la tendencia a exponernos selectivamente sólo a la información lo que confirma nuestras creencias, así que si eres liberal sólo leerás periódicos liberales y si eres conservador, conservador. A través de este mecanismo evitamos la disonancia cognitiva, pero también nos cerramos a lo nuevo y al cambio.
Efecto primario. Es la tendencia a dar más importancia a la información que recibimos primero, generalmente porque tiene un enorme impacto psicológico, por lo que despreciamos la información que contrasta con la información inicial. Este prejuicio cognitivo nos impide avanzar, manteniéndonos anclados en el pasado.
Polarización. Es la tendencia a ser menos críticos que la evidencia que apoya nuestras creencias, ideas y valores, y a ser demasiado críticos con los datos que se oponen a ellos. Como resultado, los argumentos contrarios, lejos de convencernos, nos polarizan aún más en un intento de reafirmar nuestras creencias.
La buena noticia es que podemos superar estos prejuicios cognitivos y dar pequeños pasos para desarrollar una mentalidad abierta y descubrir un mundo más amplio.

7 Estrategias para una mente abierta

Salga de su zona de confort

Todos nos movemos dentro de una zona de confort donde nos sentimos seguros, dejando este espacio nos asusta porque no sabemos lo que encontraremos afuera. Sin embargo, para desarrollar la apertura necesitamos salir de ese espacio familiar y probar cosas nuevas. Estos ejercicios para salir de la zona de confort te ayudarán a expandir tu universo sin caer en la ansiedad. La clave es dar pequeños pasos que te ayuden a sentirte más cómodo con la incertidumbre, la novedad y el cambio hasta que se conviertan en parte de tu vida.

Cuestiona todo

Los niños cuestionan todo, pero cuando llegamos a un cierto punto en nuestras vidas dejamos de cuestionar las cosas, las aceptamos casi incondicionalmente. El “por qué” desaparece de nuestro vocabulario dejando espacio para la resignación. Por el contrario, para desarrollar una mente abierta debemos volver a esa curiosidad infantil y preguntarnos de nuevo por qué. De esta manera podemos desafiar incluso aquellas cosas que siempre damos por sentadas pero que probablemente han perdido su razón de ser. En ese momento su mundo se expandirá increíblemente.

No tengas miedo de cometer errores

No podemos desarrollar una mentalidad abierta si tenemos miedo de cometer errores. En cambio, debemos asumir que cuando tomamos un camino diferente, es normal que en algún momento estemos equivocados. No hay razón para sentirse frustrado o desanimado. Nuestros errores nos permiten aprender y crecer como personas. Cuando te das la oportunidad de fracasar, tienes el valor de tomar caminos que antes estaban bloqueados por el miedo. Recuerda que sólo los que no hacen nada nunca se equivocan.

Reconozca su vulnerabilidad

Una de las cosas más aterradoras para la mayoría de las personas es reconocer su vulnerabilidad. En una sociedad que nos anima a ser fuertes, reconocer que somos vulnerables significa ir contra corriente. Sin embargo, para desarrollar la apertura, primero debemos reconocer que no lo sabemos todo, que no somos invulnerables y que podemos cometer errores. Este ejercicio que te lleva a reconocer tus vulnerabilidades es un ejercicio de humildad intelectual y sabiduría que puede ser muy estimulante.

Suelta el control

No puedes abrir tu mente si te aferras al control, a tus ideas preconcebidas, a tus maneras de hacer y de pensar. Si quieres permitir nuevas ideas y experiencias en tu vida, tienes que renunciar a la necesidad de controlarlo todo. Cuando empiezas a fluir, abres los ojos al mundo y empiezas a descubrir todos los tesoros que te puede ofrecer. El control de agarre es como conducir a través de un túnel, con una visión limitada. Dejar ir el control significa empezar a ver el mundo a través de 360 grados.

Renuncia a la necesidad de juzgar

Asimilar una nueva idea que choca con nuestras convicciones es fácil, lo difícil es aceptar en nuestros patrones mentales una idea diferente e incluso antagónica, pero son precisamente éstas las que promueven cambios en nuestras vidas. Para permitir que estas ideas lleguen, usted debe ser capaz de suspender temporalmente su juicio, de modo que pueda adoptar una distancia psicológica que le permita evaluar objetivamente dicha información y determinar si necesita cambiar sus patrones mentales para incluirla.

Ábrete al mundo

Las personas e incluso las cosas que nos rodean son una fuente increíble de inspiración y conocimiento. La naturaleza y la cultura que nos rodea están llenas de ideas, sólo necesitamos tener la humildad intelectual para verlas y aprovecharlas. Cuando menos lo esperas, la persona de la que menos sospechas puede darte una valiosa lección de vida.