Mirar el mar no sólo es relajante: tiene el poder real de cambiar tu cerebro y tu salud mental.

190
Mirar el mar no sólo es relajante: tiene el poder real de cambiar tu cerebro y tu salud mental.
PublicCo / Pixabay

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Anuncios

No es ningún secreto que estar frente al mar, incluso sin bucear, ayuda a relajarse y a experimentar una sensación de bienestar. Pero lo que tal vez no sepas es que el fenómeno ha demostrado científicamente su poder para cambiar tu cerebro y tu salud mental.

Anuncios

A través de un proyecto llamado BlueHealth, la investigadora Lora Fleming y su equipo de la Universidad de Exeter, Inglaterra, mostraron el impacto del mar y sus olas en la mente humana. Compruebe los detalles de los descubrimientos:

La ciencia explica por qué el mar ayuda a relajarse
Según el estudio, los sonidos del mar activan la corteza prefrontal del cerebro, un área asociada a las emociones y a la autorreflexión, lo que aumenta la capacidad de bienestar y autoconocimiento.

Según la investigación, las olas del océano generan iones negativos que, cuando son absorbidos, promueven cambios moleculares en el cuerpo, generando una sensación de paz y equilibrio. También son capaces de regular los niveles de serotonina, una sustancia química producida por el cuerpo responsable de mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad.

Anuncios

También se encontró que el cortisol, la hormona del estrés, también tiene sus niveles reducidos en el cuerpo con el ruido de las olas del mar, que tiene un volumen armónico y relajante y patrones de frecuencia.

Además, el sonido generado por el mar puede enviarnos a los ruidos que oímos cuando estamos en el vientre de nuestras madres, lo que causaría un gran impacto emocional inconsciente en términos de protección y seguridad.

Anuncios

Incluso visualmente el mar es capaz de transmitir calma y seguridad, ya que su superficie plana transmite estabilidad, eliminando la preocupación y el estrés causado por la imprevisibilidad del entorno.