Universo: La Vía Láctea podría contener agujeros negros supermasivos perdidos

1728
agujeros-negros-masivos-via-lactea

Universo: expertos determinan que la Vía Láctea puede albergar agujeros negros

Aunque se sabe que los agujeros negros supermasivos son el “pivote” central que impulsa todo el movimiento gravitacional de galaxias enteras, colocados en el centro de ellas, estos enormes agujeros negros también pueden “vagar” en la galaxia anfitriona lejos del centro.
Por ejemplo, también pueden ser identificados en el llamado halo estelar, un área casi esférica de galaxias hechas mayormente de estrellas y gases. Cuando un agujero negro supermasivo no está en el centro de la galaxia significa, según los científicos, que esto ha sucedido como resultado de fusiones entre galaxias, especialmente cuando una galaxia más grande absorbe a una galaxia más pequeña. El agujero negro supermasivo del más pequeño comenzará a vagar en la galaxia más grande.

Podrían existir más agujeros negros de lo que se pensaba

Un nuevo estudio, publicado en el Astrophysical Journal Letters, tiene en cuenta esta característica en relación con nuestra galaxia. Según el estudio, la Vía Láctea podría albergar muchos agujeros negros supermasivos además del que se encuentra en el centro, cuya existencia ya ha sido teorizada durante mucho tiempo (utilizamos el término “teorizada” porque el agujero negro en sí todavía no ha sido detectado directamente, sino que sólo se han identificado las fuertes influencias gravitacionales que ejerce sobre las estrellas y el material alrededor).

Anuncios

Sin embargo, si estás pensando en un peligro para nuestro sistema solar, tenlo por seguro: según Michael Tremmel, astrónomo de Yale y autor del estudio, “es extremadamente improbable que cualquier agujero negro supermasivo errante se acerque lo suficiente a nuestro Sol para tener un impacto en nuestro sistema solar.
Según las estimaciones, tal evento, el de un agujero negro supermasivo errante que se acerca a nuestro sistema solar, ocurriría una vez cada 100 mil millones de años más o menos, un tiempo enorme considerando que el universo mismo nació no hace ni siquiera 13 mil millones de años.

El hecho es que estos agujeros negros supermasivos serían realmente invisibles, a diferencia de los que están en el centro de las galaxias que todavía ponen en movimiento el torbellino de todo lo que hay en esa área, notoriamente muy activo y lleno de estrellas y gas.
La presencia de tal agujero negro supermasivo sólo podría ser detectada indirectamente por métodos que aún no han sido definidos.

Anuncios