Teoría sobre Multiverso (universos paralelos) cada vez se hace mas fuerte

1356

En los últimos tiempos el mundo científico y los teóricos esotéricos han dado un vuelco radical a la comprensión que se tenía del universo, puesto que el análisis avanzado de los hallazgos más reciente en el campo de la astronomía y la física cuántica, ha demostrado que aunque aparentemente nos percibimos a nosotros mismos y a todos los objetos que nos rodean como materia sólida, en realidad solo somos el reflejo de los “múltiples yo” que habitan en el cosmos, dada la infinita cantidad de universos paralelos que existen.

Base científica de la teoría de los infinitos universos paralelos

Desde tiempos primitivos el hombre ha buscado poner límites al cosmos, pero en realidad es nuestra visión y comprensión del mismo la que siempre ha estado limitada, dado que mientras más ampliamos nuestra mente, nos hacemos capaces de comprender la inmensa magnitud del espectro espacial y de la infinidad de universos paralelos que alberga con millones de sociedades similares a la nuestra.

La física moderna basada en la corriente de pensamiento y estudio de Albert Einstein, ha demostrado que desde los tiempos del big bang el universo no ha dejado de expandirse y de catalizar el proceso transformador de energía que hace posible la vida en todas las dimensiones existentes.

Es un axioma de la ciencia que la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma, por lo que basados en este principio elemental los entendidos que plantean la teoría de los universos paralelos, han desarrollado un análisis conducente a que es inadmisible pensar que el proceso catalizador de la vida se detuvo en nuestro mundo y no avanzó más allá.

Anuncios

En este orden de ideas, el cosmos se ilustra como un gran lienzo en el cual cada uno de nosotros es un punto de vibración en el espacio–tiempo tridimensional, en el cual formamos parte de un proceso universal de transformación de energía, desempeñando un rol fundamental emitiendo y recibiendo ondas de choque durante toda nuestra existencia, hasta que nuestra materia se desgasta y sufrimos otro tipo de transformación que comúnmente se denomina muerte.

Intereses ocultos para que esta verdad no sea comprendida por las mayorías

Cada uno de los infinitos universos existentes representan una realidad alternativa del mundo y en cada uno existe un “yo” constituido de la esencia más intrínseca de nuestro ser, mediante la cual estamos vinculados con cada uno de nuestros “yo” diseminados por el cosmos, entre los cuales existe una continua interacción energética que afecta nuestra existencia para bien o para mal en todas las dimensiones.

Lo que determina la diferencia entre una afortunada realidad o una desdichada existencia en todas las realidades alternativas de nuestro “yo”, es el nivel de armonía existente en la interacción energética entre nosotros y nuestros alter egos en los diferentes universos paralelos, por lo tanto nuestra necesidad más elemental es poseer un buen aprovisionamiento de energía primordial para dar y recibir influencia positiva durante nuestra fase como seres vivos en el cosmos.

Anuncios
Anuncios

De hecho eso que llamamos suerte cuando sentimos que el universo conspira a nuestro favor para que todo nos salga bien, no es más que el punto óptimo de equilibrio en nuestra interacción energética con nuestros pares en el universo. Dado que la energía cósmica es una fuerza sensible a nuestra influencia, si comprendemos la correcta forma de influir en ella para que venga a nosotros esta irradiará nuestro ser haciéndonos sentir plenos y afortunados.

En este orden de ideas, tal como está planteado el asunto la clave para una vida dichosa es poseer suficiente energía en nuestro ser, para mantener nuestra existencia en armonía y equilibrio pleno en cualquier realidad y emitir suficiente energía al cosmos para recibir de la fuente originaria energía vital en mayor cantidad e intensidad, ya que mientras más damos más recibimos, es decir, funciona de forma similar a la fotosíntesis en las plantas.

Anuncios

Por tanto entendiendo esta descripción del proceso básico formador y sustentador de la vida en el universo, ya lo realmente importante que debemos perseguir en nuestra vida no es dinero, belleza o sexo, sino energía. La fuerza básica de la vida no la proporcionan el poder o los bienes materiales, ni siquiera el oxígeno ni el agua sino la energía, la cual es gratuita y está a disposición de todos.

Entre las diversas formas de obtener energía la más primitiva es robársela a alguien más ¿Cómo lo hacemos? Pues ejerciendo poder abusivo sobre otra persona, haciéndonos dueños de su voluntad y castrándole toda posibilidad de ser independiente y elegir su destino.

De esta forma nos convertimos en parásitos de la energía de otros, por supuesto que también existen otras formas más elevadas y nobles de percibir energía aun en mayores cantidades, pero los perversos miembros de la élite del poder mundial prefieren hacerlo de la forma más primitiva.

Por estas razones los poderosos de la tierra no permiten que estas ideas sean comprendidas por la población en general, dado que necesitan seguir ejerciendo poder de forma totalitaria para hacerse con la energía de poblaciones enteras, mientras condenan a las mayorías a vidas desdichadas e infelices, haciéndoles creer que el propósito de sus vidas está en alcanzar títulos, dinero o cosas materiales para lograr la felicidad.

Anuncios

Después de comprender esta verdad debes convertirte en un portador de energía positiva compartiendo este artículo en todas tus redes sociales.

Loading...

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: