Sonda solar Parker, intentara analizar las tormentas geomagnéticas

0
¿Hay probabilidad de que la tierra sea golpeada por una tormenta Solar?

la Sonda solar Parker, alcanzo un récord de acercamiento al sol, en su misión de estudiar entre otras cosas las tormentas geomagnéticas

Lanzada a las 9:33 a.m. el domingo 12 de agosto, desde la base de la NASA en Cabo Cañaveral, la sonda Parker Solar continúa su loca carrera de acercamiento al sol. En los últimos días ha tocado los 343 mil kilómetros por hora de velocidad, destruyendo el registro anterior de la sonda Juno, también llegó a sólo 24 millones de kilómetros de la superficie de la estrella.

La sonda solar Parker de la NASA realizó su primera maniobra de acercamiento al Sol, alcanzando una distancia récord de “sólo” 24 millones de kilómetros de su superficie; también tocó la impresionante velocidad de más de 343 mil kilómetros por hora, unos 95 kilómetros por segundo. Con estos números se ha ganado por derecho la primacía del objeto más rápido jamás construido por el hombre; el registro anterior pertenecía de hecho a la sonda Juno en órbita alrededor de Júpiter, que alcanzó los 240 mil kilómetros por hora. La Sonda Solar Parker, sin embargo, está destinada a destruir cualquier registro de acercamiento al Sol; el pasado 29 de octubre, cuando llegó a 42 millones de kilómetros de la superficie de la estrella, superó el récord anterior (43,43 millones de kilómetros) ganado en 1976 por la sonda HELIOS II, pero en 2024 saludará a la estrella a sólo 6 millones de kilómetros de distancia.

Una tormenta geomagnetica esta por venir y nos dejara incomunicados

Anuncios

Durante la primera maniobra de aproximación, la sonda de la NASA tuvo que enfrentarse a temperaturas de 2 millones de grados centígrados, un infierno del que se protege gracias a un escudo muy grueso de 8 metros de espuma de carbono, capaz de desviar la radiación solar mientras mantiene el corazón electrónico a una temperatura constante de unos 30 grados centígrados. Por supuesto, 2 millones de grados derretirían cualquier tipo de material; la sonda puede pasar a través de una “nube de fuego” similar porque la corona solar está muy enrarecida. No es casualidad que el escudo se haya calentado hasta casi 450 grados centígrados. La sonda también está equipada con sistemas automatizados (independientes del control de la Tierra) que le permiten girar y plegar los paneles solares sólo para gestionar mejor las temperaturas.

Pero la sonda no fue enviada al Sol para batir los récords de velocidad y resistencia al calor. La sonda solar Parker lleva el nombre de Eugene Parker, un científico de la NASA que fue pionero en el estudio del viento solar en la década de 1950. El objetivo de la sonda es precisamente investigar las partículas expulsadas por la estrella y su corona, donde curiosamente la temperatura es cientos de veces más alta que la de la superficie, que es de unos 5.500 grados Celsius. Entre los misterios que intentará resolver se encuentran también los relacionados con las tormentas geomagnéticas en la Tierra, capaces de inclinar sistemas de radio, “freír” satélites e incluso detonar explosivos.

Anuncios