Nuestro cerebro estaría conectado con el universo en escala cuántica

321
Nuestro cerebro estaría conectado con el universo en escala cuántica

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Cómo el mundo de la infinitamente pequeña partícula explorada por la mecánica cuántica puede afectar al mundo macro del que formamos parte no es una cuestión nueva y su fascinante e intrigante vínculo se pone de relieve cada vez más en estudios científicos específicos que no pueden sino tocar y penetrar en el campo de la filosofía, donde la propia conciencia del mecanismo cambia para siempre la óptica que competimos con el resultado del cambio de pensamientos y acciones. Somos al mismo tiempo “observadores”, capaces de modificar y crear a los demás y lo que tenemos a nuestro alrededor y “observado”, por lo tanto sujeto a modificaciones por parte de los demás y lo que tenemos a nuestro alrededor, al menos desde el punto de vista del pensamiento. Y es sobre este punto que el concepto de “cognición cuántica” se introduce en este artículo publicado por Big Think. No hace falta decir que todo esto es muy claro para mí y profundamente importante como prerrogativa en el estudio y la investigación que concierne a cada ser sintiente. Todo esto concierne a todos y a todo, sean o no conscientes de ello.

teoría cuántica puede explicar origen del alma y su relación con el universo

La irracionalidad de nuestra forma de pensar ha estado plagada de psicología durante mucho tiempo. Cuando alguien nos pregunta cómo estamos, normalmente respondemos con “bien” o “bien”. Pero si alguien nos pregunta después de un evento específico como “¿Qué te pareció la gran reunión con tu jefe hoy? En menos de un par de frases, podemos contradecirnos: estoy “bien”, pero me siento fatal por el desarrollo de la reunión. Entonces, ¿cómo podríamos definir “bien” como un todo? El sesgo, la experiencia, el conocimiento y el contexto forman, consciente e inconscientemente, una confluencia que guía cada decisión que tomamos y cada emoción que expresamos. El comportamiento humano no es fácil de predecir, y la teoría de la probabilidad a menudo falla en sus predicciones al respecto.

Cognición cuántica

Un equipo de investigadores ha establecido que mientras que nuestras elecciones y creencias a menudo no tienen sentido o no se ajustan a un modelo a nivel macro, a nivel “cuántico” se puede predecir con una precisión sorprendente. En la física cuántica, cuando se examina el estado de una partícula, el mero hecho de examinarla cambia el estado de la partícula, así también las influencias del “efecto de la observación” actúan sobre cómo pensamos acerca de la idea que estamos considerando.

La teoría cuántica de la cognición abre los campos de la psicología y la neurociencia para comprender la mente no como un ordenador lineal, sino como un universo elegante.

En el ejemplo del encuentro con el jefe, si alguien pregunta: “¿Te ha ido bien? Sin embargo, si él o ella pregunta: “¿Estabas nervioso por la reunión? El otro concepto tomado prestado de la cognición cuántica es que no somos capaces de mantener ideas incompatibles en nuestras mentes a la vez. En otras palabras, el proceso de toma de decisiones y de formación de opinión es un poco como el gato de Schrödinger.

La teoría de la cognición cuántica abre los campos de la psicología y la neurociencia para comprender la mente no como un ordenador lineal, sino como un universo elegante.

energia-realidad-fisica-cuantica

Pero la idea de que el pensamiento y la existencia humana son ricamente paradójicos ha existido durante siglos. Además, mientras más científicos y estudiosos exploren la racionalidad irracional de nuestras mentes, más cerca volverán los círculos científicos a la lógica de la confusión en el corazón de cada religión. El budismo, por ejemplo, se basa en enigmas como “la paz viene de dentro”. No la busques sin ella. Y, en el cristianismo, la paradoja de que Cristo fuera simultáneamente un hombre en la carne y el Hijo de Dios es la metáfora central de la fe.

La toma de decisiones y la formación de opinión son algo así como el gato de Schrödinger.

Durante siglos, los textos religiosos han explorado la idea de que la realidad se rompe una vez que vamos más allá de nuestras percepciones superficiales y, sin embargo, es a través de estas ambigüedades que hemos entendido mejor sobre nosotros mismos y nuestro mundo. En el Antiguo Testamento, la obra almenada se dirige a Dios en busca de una explicación de por qué sufrió tanto. Entonces, Dios responde con aire interrogativo: “¿Dónde estabas cuando puse los cimientos de la Tierra?” (Job 38:4). La pregunta parece sin sentido – ¿por qué debería Dios preguntarle a una persona en su creación dónde estaba cuando Dios mismo creó el mundo? Pero esta paradoja es poco diferente de la del famoso desafío de Einstein al “principio de indeterminación” de Heisenberg:

entrelazamiento

“Dios no juega a los dados con el universo”, Stephen Hawking nos recuerda, “Incluso Dios está atado por el principio de la indeterminación”, porque si todos los resultados hubieran sido deterministas entonces Dios no sería Dios. Su condición de “jugador empedernido” del universo es la imprevisible certeza que lo crea.

La mente entonces, según la cognición cuántica, “juega” con nuestras “incertidumbres” sobre la razón, los sentimientos y los prejuicios para la producción de pensamientos, ideas y opiniones en competencia. Luego resumimos las opciones que compiten entre sí relacionándolas con nuestras realidades relativamente “ciertas”. Al examinar nuestras mentes a nivel cuántico, las cambiamos, y al cambiarlas, cambiamos la realidad que las forma.

La teoría de la cognición cuántica abre los campos de la psicología y la neurociencia para comprender la mente no como un ordenador lineal, sino como un universo elegante.

¿Ondas Gravitatorias prueba de la existencia de Universos Paralelos?

La irracionalidad de cómo pensamos ha plagado durante mucho tiempo a la psicología. Cuando alguien nos pregunta cómo estamos, normalmente respondemos con “bien”. Pero si alguien hace un seguimiento de un evento específico – “¿Cómo te sentiste con respecto a la gran reunión con tu jefe hoy? En menos de unas pocas frases, podemos contradecirnos: Estamos “bien” pero nos sentimos muy mal por cómo fue la reunión. ¿Cómo podríamos entonces estar “bien” en general? Los prejuicios, la experiencia, el conocimiento y el contexto forman consciente e inconscientemente una confluencia que impulsa cada decisión que tomamos y cada emoción que expresamos.

El comportamiento humano no es fácil de anticipar, y la teoría de la probabilidad a menudo falla en sus predicciones al respecto. Entra en la cognición cuántica: Un equipo de investigadores ha determinado que mientras que nuestras elecciones y creencias a menudo no tienen sentido o no encajan en un patrón a nivel macro, a nivel “cuántico”, pueden predecirse con una precisión sorprendente. En la física cuántica, el examen del estado de una partícula cambia el estado de la partícula – así también, el “efecto de observación” influye en la forma en que pensamos sobre la idea que estamos considerando.