Multiverso Universos paralelos ¿Y si todo ya hubiera pasado?

614
Multiverso Universos paralelos ¿Y si todo ya hubiera pasado?
Pexels / Pixabay

Multiverso universos paralelos ¿Y si todo ya hubiera pasado?

¿Y si todo ya hubiera pasado? Es la interesante teoría de Alberto d’Anna, para quien la existencia es un guión ya escrito, que los seres humanos inconscientes están destinados a vivir.

Alberto D’Anna (en la foto), que se autodenomina librepensador, ha dedicado muchos años a la investigación metafísica y espiritual, lo que le ha llevado a formular una hipótesis alternativa a esas corrientes, algo antagónicas, centradas en el determinismo y el libre albedrío.

En su libro, recientemente revisado “Un chiodo e gocce d’acqua” (ediciones Akkuaria), realizó una disertación en profundidad sobre la mecánica cuántica y las teorías de la conciencia, vinculándolas a las hipótesis formuladas por varios científicos, con el objetivo de demostrar que la existencia no siempre responde a principios científicos comúnmente aceptados y que las dudas que dejan abiertas los numerosos dilemas, no encuentran respuestas adecuadas en el conocimiento científico actual.

Las eternas preguntas sobre “quiénes somos” y “de dónde venimos”, terminan encontrando nuevas posibilidades de explicación que no requieren, en su opinión, trazar caminos idealistas o fideísticos, sino redescubrir en nosotros la esencia de la que estamos hechos. De alguna manera, una reconexión con lo eterno y lo infinito del cual venimos y al cual todo regresaría, en un diseño macroscópico que funcionaría como un programa de software, que traduce la Voluntad primordial en una realidad concreta que nosotros, los seres humanos, catalizaríamos en nuestra existencia, mientras la vivimos.

El programa se escribiría al principio y su futuro estaría ligado al hecho de que “no podemos interpretar de manera diferente la historia que vivimos”. Cada elección sería en este sentido la única posible y en todo caso nos corresponde a nosotros hacerla, como si fuera nuestra propia elección independiente y no un designio divino ya escrito. Ni que decir tiene que todos viviríamos en una realidad totalmente determinista, donde el libre albedrío sólo sería la percepción de una libertad de elección, que ya está escrita desde el principio de los tiempos.

Anuncios

Comparación entre ciencia y espiritualidad

La historia humana también podría incluir la cadena de existencias, orientada a permitir una experimentación diversificada, que conduzca al logro de la plenitud eterna reabsorbida en la Mente Universal, de la cual se origina y a la cual regresaría. Las teorías recientes sobre los universos paralelos, tomadas de la Física Subatómica, pueden no estar en oposición a este principio, ya que vincularían la variedad de posibilidades humanas en muchas existencias diferentes, en las que hay diferentes opciones y, por lo tanto, diferentes películas que cada uno de nosotros viviría.

Si no fuera por la discusión aprendida y profunda sobre las teorías científicas que precede a la hipótesis final, se podría pensar en una de las muchas orientaciones espiritualistas que animan los acontecimientos modernos; sin embargo, es precisamente la claridad de la exposición y la continua confrontación con el conocimiento científicamente comprobado lo que da sustancia a los conceptos expresados por el autor, lo que hace que su pensamiento y sus propuestas sean dignos de comparación.

Anuncios

Hay muchos científicos que compiten por las interpretaciones de la conciencia y muchos que apoyan hipótesis científicas opuestas, en relación con las condiciones del origen de la humanidad y su evolución, en términos de significado y significado.

Anuncios

¿Hay un Dios que generó el experimento humano? ¿Somos el resultado del azar? Una extraordinaria combinación de productos químicos derivados del Big Bang? ¿Hay un testamento final en todo esto? ¿La muerte del cuerpo lo acaba todo? ¿Hay una continuación? ¿Por qué es eso? Las preguntas nos llenan la mente y nos estimulan a buscar respuestas que la ciencia, en este momento, no puede dar, por no hablar de la única religión con sus “leyendas institucionalizadas”, resultado no de ciertos acontecimientos, sino de historias construidas “políticamente”. Estas en síntesis extrema son algunas de las preguntas sugeridas por el trabajo de investigación de Alberto D’Anna.

Anuncios

Universos enredados y paralelos
De acuerdo con los principios del enredo, todos estaríamos conectados, como lo demuestran los experimentos en Física de Partículas. Las cosas sólo sucederían cuando las observamos, como lo demuestra la Mecánica Cuántica con la indeterminación de la partícula y la onda al mismo tiempo (es estable, ya sea energía, movimiento o materia, pero no las dos juntas; y sólo podemos saberlo cuando observamos el fenómeno, como si lo estuviéramos arreglando, en el extremo como si lo estuviéramos produciendo, es decir, determinándolo).

Si estas demostraciones científicas son ciertas, entonces también lo es que un potencial es tomar conciencia de la conexión universal que une todo y toda la información a la que uno puede reconectarse, permitiendo fenómenos y eventos que ya no están tan ligados por el sistema sensorial del que estamos dotados. Esto apoya a D’Anna, en línea con lo que la Parapsicología también apoya.

El hecho de que la función ondulatoria, antes de ser determinada por la observación, tenga muchas posibilidades, nos permite pensar en un mundo de universos paralelos, en el que están en estado virtual todos los “yoes” que han escogido de manera diferente a como lo han hecho en el “aquí y ahora”, en la dimensión que estamos viviendo ahora, o mejor dicho, de la que somos conscientes en el mundo de hoy.

La afirmación de este libro, que no encuentra en el conocimiento actual justificaciones para una determinada forma de ser de la realidad, termina con una propuesta intrigante: la única manera de simplificar los fundamentos de la existencia, sería inherente a la consideración de que es “sólo” el resultado de una historia ya escrita desde el origen del tiempo, donde la interpretación que damos, es decir, las elecciones que hacemos, ya están determinadas por todo lo que les precede.

Anuncios

La consecuencia es que habría un finalismo del “programa” del que formamos parte (al fin y al cabo sólo seríamos información, como afirman ciertas teorías científicas): reconectarnos con una Mente que nos ha dado a luz y que nos acogerá de nuevo en su seno.

Por lo tanto, la muerte no existiría, la reencarnación sería posible y la experiencia terrenal sería un camino evolutivo que necesitamos para reconectarnos con la Mente Universal. Los Universos Paralelos serían otras virtudes presentes al mismo tiempo, en las que el ser humano en las elecciones no hechas está todavía presente en las otras alternativas.

De vez en cuando, alguna desconexión nos haría percibir fragmentos de vidas paralelas, demostrando su valor existencial. Quiero decir, una buena provocación…

Anuncios

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: