Las lunas fantasmas de la Tierra ¿Qué nos ocultan sobre ellas?

1740
Las lunas fantasmas de la Tierra ¿Qué nos ocultan sobre ellas?

Todo parece indicar que la Luna no es el único satélite que orbita alrededor de la Tierra. Posee un par de compañeros con un aspecto misterioso que siguen a la luna, a unos 400000 kilómetros de distancia al planeta. Esta especie de satélites están hechos de polvo y se han convertido en un misterio tan enigmática que, incluso, las han bautizado como «Lunas Fantasmas».

¿La Luna no es el único satélite de la Tierra?

En 1961, un astrónomo de nacionalidad polaca había podido detectar estos extraños cuerpos celestes, sin embargo, gracias a su apariencia difusa, como enigmática, similares a espectros fantasmales, hizo dudar a toda la comunidad de su existencia. Sin embargo, un grupo de científicos de Hungría aseguran haber confirmado, de una vez por toda, la existencia de estos extraños viajeros.

Las lunas fantasmas de la Tierra ¿Qué nos ocultan sobre ellas?

Las han llamado L4 y L5, y se trata de un par de nubes de polvo estelar que orbitan a la Tierra en un estado «semi estable». Los encargados de la investigación han explicado que, en medio de la Luna y la Tierra, hay cinco puntos de estabilidad.

Esos puntos poseen una fuerza gravitacional que hace que ciertos objetos que se encuentren ahí mantengan una posición medianamente estable. L4 y L5 están en ubicadas en esos puntos, por lo que se cree que el polvo espacial se acumuló, al menos, de forma temporal y por eso se han creado estas nubes que rodean a la Tierra.

Anuncios
Anuncios

¿Podrían tratarse de efectos ópticos desde la Tierra?

Para conseguir detectarlas, los expertos asistieron a un observatorio húngaro, donde usaron lentes polarizados para poder tomar las imágenes de las nubes. De acuerdo al informe, lo que pudieron observar concuerda con las predicciones que habían realizado en un estudio anterior y va en el mismo curso con la investigación de los «cuerpos fantasmales», hecha en los 60.

Gracias a los telescopios se pudieron descartar efectos ópticos y otros fallos, por lo que es 100% segura la presencia de las nubes de polvo. Gracias a la estabilidad que poseen, los científicos pueden observar a L4 y L5 como un lugar donde podrían ubicarse sondas espaciales e incluso estaciones de transferencia para aquellas misiones de investigación del Sistema Solar.

También se han hecho propuestas para que dichas zonas sean utilizadas como una especie de depósitos de desechos.  Sin embargo, los encargados aseguran que aún fala investigar más para saber realmente la estabilidad de los puntos y si el polvo podría representar algún peligro para el equipo espacial.

Anuncios

Anuncios