Demuestran que originalmente la Tierra giraba alrededor de dos soles

1710

Los astrónomos y expertos en la materia lo denominan efecto binario, y consiste en la formación dual de las estrellas desde el momento de su génesis en el universo, en este sentido, nuestro sol no fue la excepción, dado que desde el principio se formó junto a un hermano gemelo llamado Némesis, ambos irradiaban su luz y proveían energía vital a los planetas de nuestro sistema solar que giraban a su alrededor, lo que demuestra que originalmente recibíamos el brillo de dos soles en nuestro planeta.

Sin embargo, hace unos 27 millones de años Némesis dejó de existir, algunos especialistas dicen que simplemente se apagó y otros dicen que explotó, lo cierto es que se presume que el que ahora es nuestro único sol pudiera tener el mismo destino que su “hermano”, apagándose definitivamente con las fatales repercusiones que eso traería para la vida en la Vía Láctea.

El desastre se repite

Todos sabemos que la historia suele ser cíclica, es decir, que los eventos que están en el porvenir muy probablemente ya han ocurrido en el pasado con algunas variables. En este orden de ideas, los astrónomos de la NASA sienten preocupación que en nuestro planeta se repita el desastre que ocasionó el apagado de Némesis, en otros lugares como Marte o Júpiter.

Anuncios

Cabe destacar que los habitantes ancestrales de nuestro sistema solar estaban expuestos a altos niveles de energía vital procedente de dos soles, hecho que dio lugar al desarrollo de avanzadas civilizaciones en casi todos los planeta de la Vía Láctea, destacando las sociedades de Marte y Júpiter como las más desarrolladas, no obstante, todo se vino abajo cuando Némesis se apagó.

Anuncios

Cada planeta tenía un sol principal del que recibía energía y luz de forma directa, y un sol secundario que reflejaba el brillo del otro sol, de acuerdo a la ubicación en el espacio del respectivo planeta.

En el caso de la Tierra el sol que aún existe siempre ha sido nuestro sol principal, por ello la desaparición de Némesis afectó en cierta forma pero no destruyó completamente la Tierra, como sí pasó con Marte y Júpiter que tenían a Némesis como sol principal y al extinguirse su luz se apagó la vida en esos lugares, quedando convertidos en planetas gaseosos y desérticos.

Anuncios

Te invitamos a contarnos tus impresiones a través de nuestra página de Facebook y a compartir el presente artículo en todas tus redes sociales.

Loading...

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: