The extrasolar planet Ross 128 b is more like the earth than we thought it would be, a new home?

9
last year the whole world shuddered at the news of the existence of an extra-solar planet that was named Ross 128b.
Recreacion artistica del planeta templado Ross 128 b con su estrella enana roja anfitriona al fondo Este planeta que se encuentra a tan solo once anos luz de la tierra fue descubierto por un equipo que ha utilizado un instrumento unico en su clase el cazador de planetas HARPS de ESO El nuevo mundo es ahora el segundo planeta templado mas cercano tras Proxima b Foto ESO This artist s impression shows the temperate planet Ross 128 b with its red dwarf parent star in the background This planet which lies only 11 light-years from Earth was found by a team using ESO s unique planet-hunting HARPS instrument The new world is now the second-closest temperate planet to be detected after Proxima b It is also the closest planet to be discovered orbiting an inactive red dwarf star which may increase the likelihood that this planet could potentially sustain life Ross 128 b will be a prime target for ESO s Extremely Large Telescope which will be able to search for biomarkers in the planet s atmosphere

This post is also available in: esEspañol

A mediados del año pasado el mundo entero se estremeció ante la noticia de la existencia de un planeta extrasolar que fue nombrado como Ross 128 b. Con solo 11 años luz de distancia a la Tierra, las similitudes que poseía respecto a nuestro planeta eran muchas, incluso fue llamado como un «gemelo de la Tierra» ya que, al tener una masa bastante similar a nuestro mundo y  girar alrededor de una estrella enana roja que se caracteriza por su estabilidad, le dan toda la facultad para convertirse en un verdadero gemelo de la Tierra.

El planeta extrasolar Ross 128 b, ¿es realmente el gemelo de la Tierra?

Para estar seguros, un grupo de investigadores determinó por primera vez la química de su estrella anfitriona. Entender los elementos que la conforman y están presentes dentro de una estrella y en qué cantidad podría ayudar a los especialistas a valuar la composición del resto de planetas extrasolares que la orbitan. De esta forma podrán prever la similitud que poseen respecto a la Tierra.

De la misma forma que Ross 128, cerca del 70% de las estrellas de toda la Vía Láctea son enanas rojas con tamaño menor y mucho más frías que nuestro Sol. Los astrónomos aseguran que muchas de estas estrellas alojan, por lo menos, un planeta a su alrededor. Es por ello que distintos sistemas planetarios con enanas rojas como estrellas han estado en boca de todos; Próxima b, por ejemplo, el cual es el planeta que orbita a Proxima Centauri, la estrella más cercana al Sol, además de los 7 planetas de TRAPPIST-1, el cual es apenas un poco más grande que Júpiter.

Anuncios

Este planeta extrasolar tiene muchas similitudes con el planeta Tierra.

Mediante la aplicación de APOGEE, un instrumento espectroscópico del Sloan Digital Sky Survey, se consiguió medir la luz infrarroja próxima a la estrella para determinar los niveles de carbono, magnesio, oxígeno, potasio, aluminio, hierro, titanio y calcio.

Anuncios

El equipo pudo determinar que, efectivamente, los niveles de hierro en Ross 128 son parecidos a los del Sol, aunque no pudieron calcular el nivel de silicio, la relación magnesio y hierro solo puede indicar que el núcleo de Ross 128 b es más grande que el de la Tierra.

Como último descubrimiento, al calcular la temperatura de Ross 128 y estimando el radio del planeta, los investigadores averiguaron qué parte de la luz de la estrella debería ser reflejada en la superficie del gemelo de la Tierra, demostrando que es, sin duda alguna, es un planeta rocoso con un clima templado.

Anuncios