Juan: el nombre maldito del Ciudad del Vaticano

238

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Han sido casi incontables la cantidad de nombres que han pasado por el vaticano. Por lo general no suele dársele importancia al nombre que escogen los cardenales al momento de adquirir su cargo en el papado, pero la realidad es que no se trata de un hecho banal. Existen hechos extraños en relación al nombre. Muy especialmente al nombre de Juan.

Anuncios

Cabe destacar que Juan ha sido el nombre más utilizado por los papas según los datos oficiales del vaticano. Con un total de veintidós papas que lo han usado, se posiciona en el primer lugar, seguido pro Gregorio, el cual ha sido utilizado en dieciséis oportunidades.

Los más conocedores del tema podrían pensar que esta información es errónea debido a que el último papa que se llamó exclusivamente Juan (es decir, que no han usado nombres compuestos como en el caso de Juan Pablo II) fue Juan XXIII entre 1959 y 1963. ¿Por qué habría 23 si son 22? Sencillo: el vaticano se saltó un papa.

Juan XX el papa que nunca existió en la Ciudad del Vaticano

Si se revisa la lista oficial puede observarse que figura el nombre de Juan XIX (1024-1032), el cual es seguido por un salto hasta el papa Juan XXI (1276-1277). De manera que queda la vacante de Juan XX.

Anuncios

A día de hoy continúa posicionándose como un misterio la decisión del Vaticano de saltarse el papa número 20. Los más escépticos consideran que se trata de un simple error, pero la realidad es que sería muy extraño que ocurriese un error de tal magnitud en una institución tan meticulosa como la Iglesia.

Otra de las creencias más difundidas es que podría deberse a algún tipo de superstición que oculta el Vaticano con respecto al número 20, la cual a día de hoy todavía se mantiene como desconocida. Vendría a ser algo similar a los misterios que rodean al número 13 en el mejor de los casos, o algo mucho peor que bien podría explicar la razón por la cual jamás se ha decidido anunciar públicamente por qué hay un papa inexistente.

Anuncios

Las desdichas que rodean al nombre de Juan

Ahora bien, ya se comentó que existen extraños sucesos relacionados a dicho nombre, pero ¿por qué? Sencillamente porque es un nombre que, históricamente, ha demostrado ser el más propenso a la muerte y la desgracia.

Todo comenzó con el papa VIII, quien gobernó como la voz de Dios en la tierra desde el año 872 hasta el año 882. El cual fue víctima de una atroz muerte a manos de nada más y nada menos que su propia familia, quienes en primer lugar lo envenenaron y  posteriormente atrofiaron su cabeza con un martillo.

Anuncios

La situación continuó con Juan X, papa durante el año 914 hasta el año 928. Fue asesinado con una almohada a causa de asfixia. El sucesor de su nombre Juan XI, papa entre 931 y 935, fue depuesto de su cargo para posteriormente ser obligado a volver a cumplir con sus obligaciones de sacerdote hasta la muerte.


La maldición continuó con Juan XII, quien es además considerado uno de los peores papas de la historia al haber convertido al vaticano en prácticamente un burdel debido a sus lujuriosas aficiones (cabe destacar que adoptó el cargo apenas a los 18 años de edad). Su muerte vino de la mano del marido de una de sus cientos de amantes; al igual que Juan X, fue asesinado en sus aposentos.

Anuncios

El último papa en tener un asesinato confirmado fue Juan XIV, quien gobernó entre 983 y 984. Su periodo que fue además inusualmente corto, acabó cuando fue ultimado brutalmente a cuchillazos.

Los dos Juan XXIII

Si bien el papa Angelo Roncalli (Juan XXIII), que ejerció entre 1958 y 1963, fue muy querido y es bien recordado, no puede decirse lo mismo del otro que también tomó su nombre: Baldassare Cossa. Este cardenal no sólo fue considerado un antipapa por su comportamiento inmoral e incestuoso, sino que se han contado innombrables leyendas sobre la magnitud de sus hazañas sexuales, que aseguran que logró seducir casi dos centenas de mujeres entre las que habría monjas, mujeres casadas y viudas.

Los papas Juan Pablo I y Juan Pablo II

Pese a que sus nombres no son técnicamente Juan, sino una composición, a ambos papas los rodearon circunstancias catastróficas durante su mandato, muy especialmente a Juan Pablo I, quien es famoso por haber llegado a gobernar sólo 33 días (del 26 de agosto de 1978 hasta el 29 de septiembre de 1978).

Su papado culminó cuando fue asesinado en circunstancias que a día de hoy todavía no han llegado a esclarecerse, pero se especula que podría deberse a que pretendía modificar la forma en que el Banco Vaticano manejaba sus cuentas, así como hacer públicos temas relaciones con los fondos.

Anuncios

Para finalizar, es necesario mencionar a Juan Pablo II, uno de los últimos papas que han habido. Gobernó entre 1978 hasta 2005. El 13 de mayo de 1981 causó conmoción internacional el atentado de asesinato que sufrió por parte del terrorista turco Ali Agca, quien intentó asesinarlo mientras saludaba a los católicos presentes en la Plaza de San Pedro. Si bien el papa logró sobrevivir casi milagrosamente, Agca logró propiciarle varios disparos que lo colocaron al borde de la muerte.

Un año después del atentado, Juan Pablo II tuvo que enfrentarse a uno más. En esta ocasión fue en Fátima, Portugal. Entre la noche del 12 al 13 de mayo, (curiosamente ambos atentados estuvieron rodeados por el número 13), el papa viajó motivado a agradecerle a la Virgen María por salvarle la vida. En esta ocasión un cura español ultraconservador intentó asesinarlo con un puñal. En aquel entonces se ocultó el hecho de que Juan Pablo II fue herido durante el segundo atentado, pero para el año 2005 salió a la luz pública que, en efecto, el cura había logrado vulnerar al Sumo Pontífice.

¿Serán todos estos hechos mera casualidad? Es difícil pensarlo. Han sido demasiados los sucesos que han ocurrido con relación al nombre de Juan, casualmente el más usado por los pontífices y el que, en extrañas circunstancias, omitió al número XX, sin que a día de hoy existan aún explicaciones para dicha decisión.

Anuncios