China, reasignó 60.000 soldados a la lucha contra la contaminación

293
China, reasignó 60.000 soldados a la lucha contra la contaminación

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

En China, la lucha contra la contaminación se está convirtiendo en una prioridad y un reto para el gobierno. Los esfuerzos chinos para combatir el azote de la contaminación atmosférica continúan a través de la reforestación de un área tan grande como Irlanda.

En estos días llegan noticias alentadoras de China. El Gobierno de la República Popular China afirma haber reubicado a más de 60.000 soldados en un importante proyecto de reforestación en gran parte del país, al norte de Beijing.

China ha vuelto a sorprender positivamente. Después de las muy malas noticias medioambientales que llegan cíclicamente del coloso asiático, esta vez tenemos que sonreír y, si queremos, arremangarnos. Un gran regimiento de más de 60.000 soldados, incluidas algunas fuerzas de la policía militar nacional, han sido trasladados de las consignaciones a las fronteras septentrionales del país para ser empleados en un proyecto de reforestación máxima.

El objetivo de este sorprendente proyecto ecológico será crear un pulmón verde que amortigüe la contaminación de la capital china, que durante más de treinta años ha sido estrangulada en las garras del smog.

Una gran parte del ejército llegará a la provincia de Hebei, cuya superficie rodea Pekín. Esta área es considerada la principal causa del smog que cubre la metrópoli. La intención del gobierno es plantar al menos 84.000 kilómetros cuadrados de árboles en Hebei para finales de año. Para cuando se terminen las obras, la superficie reforestada será aproximadamente del tamaño de Irlanda.

También parece que las direcciones militares se han preocupado por respetar las jerarquías militares y los derechos de los participantes en el proyecto.

Un gesto inusual de apertura para la antigua China, pero no para la China moderna, hasta el punto de que Zhang Jianlong -director de la administración forestal estatal de China- dijo: “Las empresas, organizaciones y talentos que se especializan en el trabajo ecológico son bienvenidos a participar en la campaña ecológica masiva del país. La intención del gobierno es aumentar la masa total de la cubierta forestal del 21% al 23% para 2020.

La Ciudad Forestal de Liuzhou, la primera de su tipo en China, se ubicará al norte de Liuzhou, en la provincia montañosa de Guangxi, y podrá absorber 10.000 toneladas de CO2 y 57 toneladas de polvo fino, liberando hasta 900 toneladas de oxígeno a la atmósfera. Totalmente cableada, estará servida por un tren eléctrico de alta velocidad y todo el sistema urbano será totalmente autosuficiente energéticamente.

La energía geotérmica calentará las zonas residenciales y los paneles solares de los tejados proporcionarán la energía renovable necesaria para la vida urbana. La verdadera innovación, sin embargo, sigue siendo el proyecto de Stefano Boeri Architetti, que ha pensado en plantas y árboles en todos los edificios. En total, la Ciudad Forestal de Liuzhou albergará más de 40.000 árboles y 1 millón de plantas de todos los tamaños y usos de más de 100 especies.

Los beneficios, además de la absorción de CO2 y 57 toneladas de polvo fino, serán la creación de una barrera contra el sonido y la reducción de la temperatura media, al tiempo que se aumenta la biodiversidad. Esto traerá alivio a las muchas especies de pequeños animales, insectos y aves de la región.

Sin olvidar también otro proyecto, el de la ONG estadounidense Conservación Internacional, que en Brasil aspira a plantar en los próximos seis años más de 73 millones de árboles, en lo que será considerada la mayor campaña de reforestación tropical de la historia.

El gobierno chino ha informado de que ha redistribuido a más de 60.000 soldados para plantar árboles con el fin de combatir la contaminación mediante el aumento de la superficie forestal del país.

Un regimiento del Ejército Popular de Liberación, junto con otras fuerzas armadas nacionales, ha sido redesplegado desde sus ubicaciones en el norte del país para trabajar en actividades puramente no militares.

La mayoría será enviada a la atormentada provincia de Hebei, que envuelve a Pekín, según Asia Times, que originalmente informó sobre la historia.

Hebei es una región de fuerte desarrollo industrial, donde se concentran las acerías y los grandes centros industriales.

El plan prevé la reforestación de una superficie de 84.000 kilómetros cuadrados, ligeramente inferior a la de Irlanda.

El objetivo final es aumentar la superficie forestal del país del 21% actual al 23% para 2020 y al 26% para 2035, según Zhang Jianlong, jefe de la Administración Forestal Estatal de China.