¿La CIA posee la máquina del tiempo de la Ciudad del Vaticano?

1188
¿La CIA posee la máquina del tiempo de la Ciudad del Vaticano?

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

El Cronovisor inventado por el padre Ernetti funcionó y consiguió que se sacasen fotografías de Jesús y Napoleón cuando estos aún vivían. Según el padre, el Cronovisor era una especie de armario de gran tamaño, equipado con diferentes antenas fabricadas con aleaciones exóticas, tubos de rayos catódicos, diales y varias palancas. Además, permitía a las personas observar y tomar registro de lugares específicos, eventos y personajes de la historia humana. Incluso bajo ciertas condiciones, incluso permitía ver eventos futuros.

Anuncios

Sin embargo, Ernetti se llevó su invento a la tumba y no permitió que nadie conociera detalles sobre su máquina del tiempo. Lo único que se conoce con seguridad es que la Ciudad del Vaticano ha mantenido en secreto este invento durante décadas. Ahora, un escritor asegura que la ubicación exacta de este enigmático invento se encuentra en manos de los Estados Unidos, específicamente, en manos de la CIA.

La CIA posee la máquina del tiempo de la Ciudad del Vaticano

¿La Ciudad del Vaticano compartió el Cronovisor con la CIA?

Hace sesenta años, el padre Ernetti consiguió crear un dispositivo capaz de ver tanto el pasado, como el futuro de nuestra historia. Este dispositivo sería reconocido posteriormente como el Cronovisor. Según los expertos y teóricos, este aparato se construyó durante los años cincuenta por un equipo de al menos doce científicos comandados por el padre italiano, también científico, Marcello Pellegrino Ernetti, junto al premio nobel de la Física, Enrico Fermi y por el reconocido ingeniero aeroespacial Wernher vo Braun.

Anuncios
Anuncios

De acuerdo al escritor Lambremont Webre, escritor de varios libros relacionados con el viaje en el tiempo, ha mencionado la revelación hecha por Wikileaks relacionada con la CIA y con sus herramientas para para entrar en la base de datos de los aparatos inteligentes, como televisores, pero sobre todo, teléfonos celulares y así escuchar conversaciones y tomar información, no mencionó los programas secretos que le permiten a los seres humanos hacer viajes hacia delante y hacia atrás en el tiempo. Webre afirma que la CIA posee un dispositivo mucho más aanzado que le permite hacer viajes a través del tiempo y el espacio. Este dispositivo sería el mismo Cronovisor hecho por el padre Ernetti, el cual les habría sido entregado por la ciudad del Vaticano.

La CIA posee la máquina del tiempo de la Ciudad del Vaticano

Anuncios

¿Wikileaks revelará al Cronovisor de la Ciudad del Vaticano?

La filtración de información que se hizo por Wikileaks aún es corta, pues no menciona los programas de ultra secreto que hace posible que los seres humanos puedan viajar en el tiempo en la dirección que deseen, sea hacia el pasado o hacia el futuro. Esta declaración fue hecha en el diario británico Daily Star.

Webre, quien es licenciado en Derecho egresado de la Universidad de Yale, asegura que la ciudad del Vaticano proporcionó tecnología reconocida como «acceso cuántico», a la CIA durante los años sesenta. Esta especie de Máquina espacio temporal podría acceder a los registros que se han dejado por los acontecimientos del pasado y observarla en imágenes. Sin embargo, el conocido Cronovisor no era tan avanzado como para permitir a la persona que lo use interactuar con esa historia del pasado, pero si enseña los eventos en una especie de monitor, como si se tratase de los registros de ese momento.

La CIA posee la máquina del tiempo de la Ciudad del Vaticano

Tecnología cuántica de la Ciudad del Vaticano utilizado con fines políticos

El famoso escritor de una gran variedad de libros sobre viajes en el tiempo también explicó que la ciudad del Vaticano solamente ha permitido que esta tecnología sea compartida con la CIA bajo la estricta supervisión del servicio secreto de los jesuitas.

Anuncios

El acceso cuántico son grandes secretos que Wikileaks aún se reserva, quizás como una carta para que no los detengan o los asesinen, pero sabemos que los tienen. El Vaticano le entregó dicha tecnología al Pentágono y la CIA a finales de los años sesenta y la esta última organización comprobó al instante si realmente podrían utilizarlo para sus propios beneficios. Por ello se estableció un programa durante esta misma época para adquirir conocimientos, tanto del pasado como del futuro y así convertirse en la potencia más poderosa del planeta.