China crea un proyecto más ambicioso que el HAARP

579
China crea un proyecto más ambicioso que el HAARP

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

China ha comenzado los avances de un proyecto que podría ser el más ambicioso del continente asiático, equiparándose con los proyectos de Estados Unidos de tecnología HAARP. El gigante asiático pretende manipular el clima para crear lluvias artificiales, en esta ocasión, en el Tíbet, uno de las zonas más secas de todo el mundo. No es la primera vez que China asoma la posibilidad de hacer proyectos que incluyan la modificación del clima, ya que antes lo había hecho junto a Rusia. Sin embargo, continúan sosteniendo que solamente se trata de ciencia, y que no hay ningún motivo oculto tras ello…

Anuncios

China crea un proyecto más ambicioso que el HAARP

¿China pretende usar tecnología HAARP?

¿Cómo lo hará? De acuerdo a lo que han informado, usarán una red de con miles de cámaras espaciales en la cima de la meseta en dónde se fundirá un tipo de combustible sólido que generará yoduro de plata, un químico que también creará nubes con la finalidad de provocar lluvias anuales, que equivaldrían al menos a un siete por ciento del agua que consume China.

Con este proyecto, China pretende seguir manteniendo el título como el «investigador principal» en el campo de la modificación del clima, como lo ha mantenido en la última treintena de años, en parte, inspirado totalmente en el legado que dejó la Unión Soviética, o así lo han dado a entender sus científicos.

Anuncios
Anuncios

Estados Unidos, el primero en invertir tecnología HAARP

Recordemos que desde el año 67 hasta el 72, Estados Unidos invirtió millones de dólares para poder acceder al control climático durante la guerra contra las tropas de Vietnam del Norte, usando específicamente yoduro de plata para generar lluvias fuertes en las zonas donde se encontraban las tropas enemigas para transferir suministros. En el año 78, empezó la convención internacional de la ONU para estudiar la prohibición del uso de modificación climática para fines bélicos, promovido por la Unisón Soviética.

China crea un proyecto más ambicioso que el HAARP

Anuncios

El desastre de Chernóbil y la implementación de la modificación climática

Después, durante el accidente en la central nuclear de Chernóbil en el 86, la contaminación nuclear puso en amenaza zonas que iban desde el mar Caspio hasta Moscú. La Unión Soviética se valió de ciertos químicos análogos al yoduro de plata para provocar lluvias y proteger la capital soviética, según se informó mucho tiempo después.

Desde ese momento, China no ha parado de hacer investigaciones para avanzar en el campo de la manipulación climática, en parte, siendo impulsada por las intensas sequías que azotan el planeta, entre otros problemas de origen climático. De acuerdo a los informes que ha revelado el gobierno, solamente Pekín ha gastado alrededor 266 millones de dólares entre el año 95 hasta el 2003 en el campo de modificación climática en 23 regiones distintas, usando al final de dicho periodo 30 aviones, alrededor de 3.800 cohetes y 6.900 salvas de artillería.

La primera vez que China modificó el clima

En agosto del año 2008 se realizaron los Juegos Olímpicos en Pekín y la agencia meteorológica del país prometió que la lluvia no se mantendría presente en la justa deportiva. Eso quiere decir que China no solamente ha trabajado para poder manipular lluvias, sino que también lo ha hecho evitarlas, demostrando el control que mantienen en el clima.

En este caso implementaron un bombardeo con aeronaves y artillería de yoduro de plata sobre las nubes peligrosas y así provocar que «escurrieran» antes de que se acercaran a los lugares del evento se llevarían los juegos.

Anuncios

China crea un proyecto más ambicioso que el HAARP

¿Una amenaza bélica la tecnología HAARP?

El próximo paso del proyecto es saber detectar cuando existan tormentas peligrosas para la nación, demostrando que son capaces de manipular el clima a su antojo, lo que podría significar un riesgo para el planeta. Varios científicos, incluyendo del mismo país, han demostrado su preocupación, conociendo el poderío militar que China posee, a lo que sumarle la capacidad de provocar una guerra climática, aumentaría aún más su peligrosidad. Estados Unidos, por el momento, se mantiene al margen, pero para nadie es un secreto que mantiene sus ojos puestos en lo que puedan hacer sus más poderosos rivales.

Anuncios