La Ciencia se acerca a la clonación humana: Crean mini cerebros con sentimientos

76
La Ciencia se acerca a la clonación humana: Crean mini cerebros con sentimientos

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

La clonación humana ha sido una de las obsesiones de la Ciencia desde hace años. A pesar de los problemas éticos y morales que esto pueda acarrear. Ahora, un gran avance se ha hecho en esta materia al poder crear «mini cerebros» capaces de sentir.

La ciencia cada vez más cerca de la clonación humana

Posiblemente el problema más grande en este ámbito es la ética y la moral, sin embargo, eso no ha impedido que neurocientíficos hayan conseguido crear mini cerebros a partir de tejido humano ¿La novedad? Son capaces de sentir. Esto ha generado gran controversia, pues nos acerca cada vez más a la clonación humana.

Conocidos como organoides, estas gotas de tejido cultivado totalmente en laboratorios a partir de células madres cumplen la función de un órgano. En esta ocasión, del cerebro.

A pesar de que estos mini cerebros no superan los milímetros de diámetro, los estudios han demostrado que desarrollan ondas cerebrales espontáneas, las cuales se asemejan a la de los bebés prematuros. Lo que se puede suponer, es una clonación humana «en proceso».

Los organoides son considerados un desarrollo sumamente importante para la neurociencia, pues permiten a los expertos estudiar el tejido cerebral sin ningún tipo de limitación. Las pruebas son usadas para estudiar diferentes trastornos sin explicación, como la esquizofrenia. Pero existe una línea muy delgada entre la investigación, la experimentación y la clonación humana.

¿La ciencia cruzará la línea de la ética y la moral?

Clonación humana será posible
Clonación humana será posible

Elan Ohayon, el director del Green Neuroscience Laboratory de San Diego, California, junto a Ann Lam y Paul Tsang, aseguran que existe una necesidad de realizar controles para que los organoides no padezcan dolor.

Esto se debe a que, en 2017, investigadores de Harvard consiguieron demostrar que los organoides cerebrales pueden desarrollar diferentes tejidos, incluyendo las neuronas de la corteza cerebral. Además, se descubrió que aquellos cultivados por más de ocho meses crean su propia red de neuronas activas y capaces de reaccionar a estímulos. Demostrando que la clonación humana es posible.

Otro estudio demostró que es posible trasplantar organoides, al conseguir que se conectaran con éxito a cerebros de ratones, conectándose al suministro de sangre del animal, creando nuevas conexiones.

Ohayon se encuentra en este momento en la lucha de que se detengan estudios parecidos que quieran colocar organoides de humanos en animales. De igual manera, quiere evitar cualquier tipo de estudio que genere un riesgo para estos organoides.

Sin necesidad de irnos a la conspiración, es obvio que la ciencia está dando un paso cada vez más en dirección a cruzar la línea ética existente. La creación de estos pequeños cerebros abre todas las puertas para la clonación humana, una de las obsesiones científicas.