En el futuro seguiremos chateando con familiares fallecidos por Whatsapp

945
proyecto-whatsapp-avatar-chatear

En un futuro los algoritmos predictivos de Whatsapp podrán aprender y recordar nuestra personalidad para hacernos inmortales

Ya es prácticamente de conocimiento general, que los algoritmos informáticos están dominando actualmente una gran parte de nuestras decisiones, actualmente un algoritmo puede otorgarnos un crédito bancario o rechazarlo, también puede definir cual es el contenido de vamos a mirar por Netflix o inclusive puede predecir cual sera la probabilidad de padecer una enfermedad hereditaria.

Pero el principal desafió en el cual están actualmente trabajando los científicos, es en intentar reconocer y reproducir el comportamiento de una persona, “respaldar” su información, aprender de sus comportamientos y decisiones para lograr reproducirlas posteriormente de manera artificial. ¿te imaginas chatear con tu propia personalidad? o incluso ¿mantener comunicación con un ser querido fallecido?

Nuestra interacción con la web y los algoritmos es todavía muy joven, pero en otros diez años ya serán capaces de reconstruir una imagen más detallada de nuestro pasado – de lo que hemos sido – que cualquier memoria humana. Imagínate repensar un día específico hace 20 años, y ver a la gente con la que hablamos ese día, lo que hablamos, cómo se veían, los vínculos que nos enviaron, las cosas que dijimos sobre ellos. Podremos ver los lugares donde estuvimos ese día, las fotos que tomamos con nuestros smartphones y la gente que estaba con nosotros. En pocos años con la Internet de las cosas y la gran cantidad de dispositivos conectados a la Web que nos rodearán (cámaras, drones, electrodomésticos, etc.) y vestirán (gafas, relojes, cascos, ropa, etc.) podremos ver lo mejor de nosotros pero también lo peor y, sobre todo, podremos ver también a otros.

Las capacidades predictivas los Likes de Facebook y charlas de Whatsapp

Facebook utiliza Big Data para el análisis predictivo del comportamiento de los usuarios basado en las preferencias expresadas por el botón “Me gusta”. Para entender el nivel de predicción que Facebook puede alcanzar, dos investigadores de la Universidad de Cambridge y un investigador de Microsoft (Michal Kosinski et al., ver bibliografía) llevaron a cabo una encuesta en 2013 de 58.000 voluntarios estadounidenses que pusieron a disposición en Facebook sus datos de comportamiento (“similares”), así como sus perfiles demográficos y los resultados de algunas pruebas psicométricas.

Inteligencia Artificial e Inteligencia Humana: ¿En qué serán diferentes?

Cómo funciona la mente humana y la mente artificial

Anuncios

Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, en los albores de este campo de estudio iniciado por el matemático Alan Turing, la inteligencia artificial (IA) sólo aspiraba a resolver problemas difíciles para los seres humanos, pero relativamente fácil para las computadoras, es decir, problemas que podrían ser descritos por una lista de reglas matemáticas (por ejemplo la supercomputadora Deep Blue de IBM que derrotó al campeón de ajedrez Garry Kasparov en 1997). Inicialmente, el objetivo de la IA era resolver problemas prácticos como la automatización de los procesos rutinarios de producción, el reconocimiento de textos o imágenes, la realización de diagnósticos médicos, el apoyo a la investigación científica básica y otras tareas de este tipo.

El enfoque clásico de la IA, conocido como la base de conocimientos, es el uso de lenguajes formales que emplean automáticamente reglas lógicas de inferencia. Este es el enfoque de los albores de la inteligencia artificial. El término “inteligencia artificial” fue acuñado en 1955 por el informático John McCarthy, que lo definió de la siguiente manera:

La inteligencia artificial es la ciencia que permite construir máquinas inteligentes, especialmente programas informáticos inteligentes. Está ligado a tareas similares a las que utilizan los ordenadores para entender la inteligencia humana, pero la IA no debe limitarse a métodos que sean biológicamente observables.

Anuncios
Anuncios

La inteligencia humana es la parte computacional de la capacidad de alcanzar metas en el mundo. Diferentes tipos y grados de inteligencia se encuentran en las personas, en muchos animales y en algunas máquinas.

El cerebro como ordenador: electrodos y un algoritmo pueden salvar memorias

Anuncios

Un grupo de científicos norteamericanos desarrolló el primer implante protésico que puede salvar los recuerdos. Funciona con un algoritmo informático vinculado a una serie de electrodos implantados directamente en el cerebro y ayudará a tratar enfermedades neurogenerativas como el Alzheimer. Un enfoque de ingeniería de la máquina humana que no convence a todo el mundo.

Honorables hombres y mujeres de negocios: la vida humana es única e invaluable. Sólo cuando debemos dejarlo nos damos cuenta de todo lo que no hemos hecho, de todo lo que nos hubiera gustado hacer sin tener el tiempo, o de todo lo que hemos hecho mal sin repararlo. Todo lo que hemos tenido y amado de repente se vuelve inaccesible.

Hoy, usted tiene la oportunidad única de cambiar esta situación. Y al mismo tiempo traer a su país y al mundo beneficios invaluables, que permanecerán para siempre en la historia como la creación de una nueva industria de la inmortalidad.

Con los mejores deseos de buena salud y esperanza de vida ilimitada,

Anuncios

Bastante megalo, ¿eh? Y sin embargo, comprendo fácilmente que tal promesa puede hacerte soñar. En cuanto al debate sobre la ética y los problemas que plantea la inmortalidad cibernética, les dejo el trabajo de Peter Hamilton, la Trilogía del Vacío, para que lo debatan en profundidad.

En un futuro inmediato, la Iniciativa 2045 detecta problemas con las armas y, para cumplir con su objetivo a corto plazo (un robot de telepresencia controlado directamente por la interfaz del cerebro), depende de la concesión de universidades especializadas, la creación de becas e investigaciones, el establecimiento de un observatorio tecnológico mundial en los campos mencionados, o el desarrollo de la ingeniería inversa en el cerebro humano. La segunda etapa, prevista para 2025, consistirá en la posibilidad de trasplantar un cerebro humano a estos Avatares robóticos, luego en 2035, la replicación del cerebro sobre soporte artificial les garantizará una inmortalidad virtual. Finalmente, una era post-humana puede establecerse ya en 2045 gracias a los avatares holográficos. Todo un programa!

Anuncios

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: