Invasión Extraterrestre en Noruega, pero fue sólo un experimento espectacular de la NASA

573
Invasión Extraterrestre en Noruega, pero fue sólo un experimento espectacular de la NASA

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

En el cielo noruego han aparecido luces de colores misteriosas y de formas extrañas, y muchos incluso las han confundido con un ataque alienígena. En cambio, fue el experimento AZURE, financiado por la NASA, destinado a estudiar la dinámica del flujo de partículas en la base de las auroras polares. Se lanzaron dos cohetes que, una vez explotados, liberaron trazadores químicos que dieron vida al espectáculo de luces.

¿Hubo una Invasión Extraterrestre?

Un espectacular experimento de la NASA realizado en el cielo noruego, caracterizado por la aparición de extrañas y llamativas luces de colores, sorprendió -y en muchos casos preocupó- a quienes tuvieron la suerte de verlo con sus propios ojos. Hay quienes incluso pensaron en un ataque extraterrestre, tan peculiar fue el “juego de luces” establecido por los científicos estadounidenses; no es casualidad que las centralitas de la policía estuvieran salpicadas de llamadas con peticiones de información. Pero, ¿qué pasó exactamente en el frío país nórdico?

El experimento. Todo comenzó con el lanzamiento de dos cohetes suborbitales desde el Centro Espacial Andøya, en el norte de Noruega, como parte del proyecto AZURE (Auroral Zone Upwelling Rocket Experiment), desarrollado para estudiar los amaneceres polares. Uno de los principales objetivos de la investigación es analizar la cantidad total de energía que entra y sale del sistema geoespacial de la Tierra durante estos maravillosos fenómenos naturales, causados por el impacto de las partículas del viento solar con las capas superiores de la atmósfera. Para entender la dinámica del flujo de partículas en la ionosfera, apoyada por vientos verticales y horizontales, los científicos lanzaron los dos cohetes que liberaron trazadores químicos que pueden resaltar visualmente los movimientos. Las explosiones ocurrieron a 115 y 250 kilómetros sobre la superficie de la tierra, después de que los sensores monitorearan la densidad y temperatura atmosférica.

Luces maravillosas. Los cohetes liberaron trimetilaluminio y una combinación de bario y estroncio, lo que dio vida a las espectaculares luces con tonos de verde agua y morado. El fenómeno artificial también se hace particularmente sugestivo por las formas “dibujadas” en el cielo. En la parte superior, los cohetes crearon globos luminosos que rápidamente se convirtieron en una densa nube de color púrpura, mientras que justo debajo aparecieron una docena de esferas brillantes con colas y sombras similares a las de los cometas. Aún más abajo, han surgido serpientes amarillentas. Todas las estructuras comenzaron a deformarse y dispersarse bajo la presión de los vientos que los científicos pretendían analizar. Los datos fueron recogidos en las diferentes estaciones de investigación dispersas por toda la región.