Los reptilianos del imperio azteca aún viven entre nosotros

283
Los reptilianos del imperio azteca aún viven entre nosotros

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

¿Existen los reptilianos o son solo seres mitológicos? Desde el Imperio Azteca, hasta los Anunnaki, la humanidad nos ha narrado la historia de seres con aspecto de reptil considerados como dioses. Muchos historiadores aseguran que este fenómeno no tiene más que ver con leyendas de las civilizaciones antiguas, sin embargo, los teóricos aseguran que estos seres reptilianos llegaron desde otros planetas y que, incluso, aún continúan entre nosotros.

Anuncios

Los reptilianos del imperio azteca aún viven entre nosotros

¿Los seres reptilianos del Imperio Azteca y las civilizaciones antiguas son reales?

Entre las diferentes civilizaciones antiguas como el Imperio Azteca, la civilización egipcia, la maya, Babilonia, la Inca, entre muchas otras, existen muchas características similares, especialmente dentro de sus mitologías. Comenzando que cada una de estas fue extremadamente avanzada tecnológica y científicamente en comparación al resto; realizaron sacrificios humanos y animales en el final de su existencia, provocando su decadencia; tuvieron un incomparable conocimiento teórico sobre el origen de sus dioses, cada uno indicando que provenían de los cielos y del mundo subterráneo. Finalmente todas estas culturas desaparecieron de un momento a otro cuando se encontraban en la cúspide de la civilización.

Muchos de estos dioses aztecas, egipcios o de otras civilizaciones que eran venerados y terminaron estas culturas milenarias fueron descritos como criaturas con aspecto de reptiles. Y esto no era un simbolismo, era una descripción tal cual.

Anuncios
Anuncios

Los reptilianos del imperio azteca aún viven entre nosotros

Historia actual de los reptilianos del Imperio Azteca

Incluso, en el libro del Génesis de la biblia hebrea aparece una criatura conocida como la serpiente astuta, que en hebreo era nombrada «Nachash», quien era descrito físicamente como un ser con apariencia de serpiente humanoide que podía hablar, razonar y tenía inteligencia. En otras palabras, era un ser pensante con sabiduría y desarrollo.

Anuncios

Por eso, muchas personas se han preguntado a lo largo de los años si estas criaturas existen. Hay muchas historias de avistamientos de criaturas similares a las descritas en el imperio azteca, la biblia y otras civilizaciones, para nada la relatada por el General Emil Străinu y el «Comandante X». Străinu, quién había servido en Irak, Afganistán, África y Sudamérica, al igual que en la guerra de Medio Oriente, aseveró que los reptilianos existían y que actualmente se encontraban ocultos en la Tierra. Estos proceden del interior y del exterior del mundo, según sus declaraciones. Estos seres poseen bases tan gigantes que parecen ciudades en el interior de la Tierra y se encuentran en diferentes planetas del Sistema Solar.

Los reptilianos del imperio azteca aún viven entre nosotros

Emil Străinu, el hombre que vio a los seres reptilianos del Imperio Azteca

El General Emil Străinu es una persona reconocida, un reconocido soldado que trabajó como asesor del Parlamento Rumano como Director de Situaciones Especiales y del Centro de Investigación OVNI de Rumania.

Sin embargo, a pesar de que todos esos cargos lo llenan de un formalismo y seriedad intimidante, lo cierto es que narró una de las historias más sorprendentes y misteriosas de la historia. En su libro llamado «An.nunnak.ki Vs An.unnak.ki», relata cómo pudo ver a dos seres reptilianos, describiendo los acontecimientos que lo llevaron a ello.

Anuncios

Según relata, él junto a su compañero, el Coronel X (qué decidió permanecer en anonimato en el libro por seguridad), estaban conduciendo de vuelta de un acuartelamiento, cuando cruzaban las montañas cercanas de Bucarest. Serían las cinco de la mañana cuando el Coronel X se dispuso a recargar el combustible que se les terminaba, por lo que estacionó el coche. En ese momento, Străinu observó una Hummer estacionada, pero encendida, de un color militar y las ventanas totalmente negras, aparentemente sin nadie en ella. Al ser el único coche en la zona, la curiosidad lo llevó a investigar.

Cuando estaba a escasos metros de la puerta, el conductor de la Hummer abrió la puerta del conductor; fue en ese momento cuando pudo ver que en su interior había un ser con forma de reptil humanoide, sin ropas y totalmente cubierto de escamas y con algo similar a una cresta en su cabeza.

Al abrir la puerta, otro reptiliano que iba de copiloto se asomó y se dirigió al que iba en el asiento del conductor con unos sonidos guturales. El otro lo imitó instantáneamente y de un momento a otro, cerraron las puertas y pusieron en marcha el vehículo, huyendo del lugar.

Anuncios