La desaparición de Nefertiti, uno de los misterios del antiguo Egipto, fue una trampa faraónica

1293
La desaparición de Nefertiti, uno de los misterios del antiguo Egipto, fue una trampa faraónica

This post is also available in: enEnglish

La desaparición de Nefertiti, reina del antiguo Egipto

Nefertiti fue de las reinas del antiguo Egipto más recordadas hasta el momento, no solo por su belleza, sino por todas las representaciones artísticas referentes a ella, su esposo y su familia. Ahora, luego de 14 años del reinado de Akenatón, esposo de Nefertiti, esta desaparece sin dejar rastro y se convierte en uno de los tantos misterios que esconde el antiguo Egipto. Aún después de casi 4.000 años no se ha encontrado ningún registro de lo que pudo sucederle, mucho menos los restos de su cuerpo.

Nefertiti era considerada hija de los dioses, más hermosa que Cleopatra y una de las gobernantes más influyentes del antiguo Egipto, quizás por ese motivo los consejeros del Faraón idearon un plan para quitarla del camino y lograr que Tutankamón, primer hijo de Akenatón, reinara Egipto. Se dice que Nefertiti fue secuestrada y posteriormente asesinada para que dejara el trono de una vez y para siempre, así su hijastro tendría el reino libre y podría gobernar como quisiera, pero ¿ese fue realmente el curso de las cosas?

Nefertiti pudo cambiar su nombre y reinar al antiguo Egipto como hombre

Según los estudios realizados a las momias encontradas y las investigaciones a los textos, Nefertiti y Akenatón eran hermanos, por consiguiente, Tutankamón no era el hijastro de Nefertiti, era realmente su hijo. Ahora, lejos de la teoría de que la reina fue asesinada para que su hijo gobernara Egipto, los expertos estipulan que ella se cambió el nombre y su apariencia por una masculina, de manera que pudiera ser “el Faraón” y seguir las reglas del reinado.

Anuncios

Esto podría explicar por qué nunca se encontró el cuerpo de Nefertiti, pues quizás los antiguos egipcios no sabían que su gobernante era en realidad una mujer y los científicos se concentraron demasiado en buscar una tumba de mujer con su nombre y no con el de Neferneferuatón, el supuesto nombre que adoptó después de la muerte de su esposo.

Anuncios