La leyenda de Keops y su gran pirámide de Giza

1883
La leyenda de Keops y su gran pirámide de Giza

This post is also available in: enEnglish

Cuando hablamos de las pirámides, no podemos dejar de pensar de las tres majestuosas que adornan la meseta de Giza en el Cairo. Sin embargo, al mencionar a éstas, inmediatamente nos enfocamos en la Gran Pirámide de Giza. La tumba del faraón Keops ha estado llena de misterios desde que se descubrió. En ella se ha descubierto, incluso, una cámara secreta a la cual no se le conoce acceso alguno hasta el momento. Sin embargo, la magnífica estructura no es la única envuelta en un halo de incertidumbre. El mismo faraón Keops es considerado un enigma para la humanidad y es que los historiadores apenas conocen sobre el paso de este rey sobre nuestro mundo.

El faraón Keops, el Rey que descansa en la Gran pirámide de Giza.

De Keops se han dicho muchas cosas, desde que prostituyó a su hija para poder pagar la construcción de su pirámide hasta que era un ser que se consideraba un Dios.

Los conocimientos claros que se tienen sobre el Faraón hablan poco o nada de su vida en general. Se sabe que fue un gran estratega militar que mantuvo a raya a los Nubios que atacaban constantemente a los comerciantes egipcios y fue el primero en mandar tropas militares fuera de territorio sus territorios. Datos que, a día de hoy, no hacen más que fortalecer la leyenda de que  Keops era un tirano que gobernó con terror.

piramide de giza

Anuncios

Su presunción era tanta que hizo que Egipto entera le adorase a él y no a los Dioses y que toda la civilización girara en torno a su gran mausoleo, la gran pirámide de Giza. Él se autodenominaba como Ra, Dios del Sol y sus hijos fueron conocidos como hijos de Ra.

Anuncios

¿De Rey a Dios? Venerado con las Pirámides de Egipto

Estas historias datan de Heródoto, el historiador griego que visitó Egipto el primer año d. C. para relatar la vida del Faraón.

Los sacerdotes griegos contaron a Heródoto que Keops centralizó todo el poder de Egipto en torno a él, quitándole poder a los sacerdotes y al gremio en general. Esto causó el repudio general de la población que solo podían observar sin hacer mucho más.

Los templos fueron cerrados y se les prohibió a los habitantes hacer ofrendas y sacrificios que no estuvieran en su nombre, según el historiador.

Anuncios

La vida de Keops estuvo envuelta en mucho misterio. Un Rey que se creyó Dios.

Anuncios

Loading...

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: