Faraón egipcio de hace 4700 años sufrió de gigantismo: es el primer caso conocido

361
Faraón egipcio de hace 4700 años sufrió de gigantismo: es el primer caso conocido

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Anuncios

Sa-nakht, el faraón egipcio que reinó hace 4.700 años, podría ser el primer y más antiguo caso registrado de gigantismo en el mundo. Así lo afirma un estudio reciente citado por el Daily Mail: alrededor de 1,87 metros de altura, el esqueleto que se cree que pertenece a Sa-nakht, que reinó durante la tercera dinastía, habría superado con creces, casi 30 cm, la altura media de un egipcio de la época.

Anuncios

Los investigadores dicen que la altura podría deberse al gigantismo, una condición hormonal que causa crecimiento anormal y excesivo en comparación con personas de la misma edad y raza. En un artículo publicado en The Lancet Diabetes & Endocrinology, Francesco M. Galassi, de la Universidad de Zurich, Suiza, y algunos colegas revelan el descubrimiento.

Los científicos analizaron los restos del faraón, descubiertos por primera vez en 1901 en la tumba de Mastaba K2, cerca de Beit Khallaf, a unas 70 millas al noroeste de Luxor. “Los restos son de un hombre muy alto, de unos 1,87 metros, y atribuidos al rey Sa-Nakht, un faraón egipcio, poco conocido, durante la tercera dinastía, “escribieron los investigadores. Los huesos largos del esqueleto muestran un “crecimiento excesivo”, “signos evidentes de gigantismo”, concluyeron. “No estamos seguros de que los restos pertenezcan a Sa-Nakht, pero para la evaluación médica del potencial gigantismo este caso tiene un gran valor, el caso más antiguo conocido”, escribieron los expertos.

El equipo argumenta que es probable que el faraón no haya sido marginado debido a la altura. “El hecho de que fuera enterrado con todos los honores en una tumba mastaba, un tipo particular de tumba monumental, sugiere que el gigantismo no estaba socialmente marginado en ese momento.

Anuncios

“El hecho de que hubiera sido enterrado con honores en una tumba de la alta mastaba, después de alcanzar la edad adulta, sugiere que el gigantismo en ese momento probablemente no estaba asociado con la marginalidad social, incluso si en el antiguo Egipto se prefería a la gente humilde. Ramsés II, el faraón egipcio más antiguo, que vivió más de 1.000 años después de Sa-Nakht tenía sólo 1,75 m de altura.

Anuncios