Existió una segunda Gran Esfinge de Guiza y nos lo han ocultado

371
Existió una segunda Gran Esfinge de Guiza y nos lo han ocultado

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Tapiada por toneladas de piedra y arena, todavía continúa oculta bajo la superficie de Guiza uno de sus más grandes secretos, la segunda Gran Esfinge de Guiza que acompañó a la que todos conocemos en la actualidad hace miles de años en el pasado y terminó desparecido en circunstancias extrañas. Para llegar a tan extraña conclusión, a lo largo los años se ha trabajado en innumerables pruebas de antiguos textos, datos arqueológicos y una fotografía insólita hecha desde un satélite de la NASA que parece corroborar la teoría de la existencia de una segunda gran estatua.

Anuncios

Existió una segunda Gran Esfinge de Guiza y nos lo han ocultado

¿Se confirma la existencia de una segunda Gran Esfinge de Guiza?

Uno de los pilares de la teoría de Bassam el Shammaa es la dualidad dentro de las creencias egipcias. En Egipto, el número 2 siempre ha sido el número de la armonía, de la perfección. Frente al a corona blanca estaba la roja, frente al buitre se encontraba la cobra, frente al loto, el lirio. Además, el dos era el número secreto de los arquitectos. Existe un pergamino que cuenta el origen del cosmos, de acuerdo a la tradición heliopolitana. En dicha tradición, el dios Atum se autocreó de la nada y engendró a dos hijos, el león Shu y la leona Tefnut. Los sacerdotes de Heliópolis han relatado que cada uno de estos descansaba en un aldo del Universo; uno se trataba de un disco solar al amanecer, Shu, y el otro el de la puesta, Tefnut.

Anuncios

Ca vez parece ser más evidente que estas creencias tuvieron su verdadero origen en el periodo pre faraónico de la que apenas se ha debatido nada y cuyos restos, por error, los egiptólogos ortodoxos datan de miles de años después. Esta cultura previa a los faraones sería la creadora de la imagen leonina de la Esfinge y que siglos después, los faraones transformarían añadiéndole un rostro humano.

Anuncios

Según Bassam, la idea del león Aker, el dios del horizonte en la mitología egipcia, es de origen arcaico, egipcio pero no faraónico. Se trata de dos leones que  transforman posteriormente su cabeza leonina en la del rey, dando a éste un aspecto secreto de la divinidad. De acuerdo con la representación de Aker, los leones Shu y Tefnut cuidan las colinas, ubicados en el centro del disco solar. La pregunta obligatoria ante esto es ¿Qué lugar en Egipto tiene dichas características? La única respuesta posible es una: La meseta de Guiza.

Existió una segunda Gran Esfinge de Guiza y nos lo han ocultado

Anuncios

¿La segunda Gran Esfinge de Guiza fue descubierta por la NASA?

La teoría de la Segunda Gran Esfinge de Guiza no posee únicamente pruebas documentales basadas en la interpretación y análisis de los textos de las representaciones iconográficas de los antiguos egipcios.

Basam también ha aportado pruebas materiales que se obtuvieron a través de los análisis más modernos fotográficos del a NASA. Gracias al estudio fotográfico SIR-C/X-SAR de la Agencia espacial estadounidense, se ha podido estudiar la densidad de las capas geológicas que componen el suelo y los monumentos de la meseta de Guiza. Pues bien, con esta fotografía, pudo descubrirse que justo en la zona en donde Bassam ubica su segunda esfinge, realmente existió alguna estructura que la NASA identifica en sus imágenes con el color amarillo.

Existió una segunda Gran Esfinge de Guiza y nos lo han ocultado

¿La estela que podría confirmar la teoría?

A esto se le suma que en la sala 42 del Museo de El Cairo, apenas a un par de metros del a famosa estatua de diorita de Kefrén, está ubicada la Estela del Inventario. Se trata de una pieza totalmente blanca de tan solo sesenta y cinco centímetros de altura y unos cuarenta centímetros de ancho. Posiblemente pertenezca a la dinastía XXVI, aunque hace alusión a las reparaciones que se hicieron en un edificio sagrado de la meseta de Guiza por orden de Keops en la IV dinastía.

Anuncios

En la estela se puede leer: «Él lo construyó para su madre Isis. La investigación fue colocada en la estela. Él dio una vez más para ella una ofrenda y fabricó su templo de piedra otra vez. Él descubrió las estatuas de estas diosas en su lugar.»