Los ataques extraterrestres ocurridos en España, el mas contundente

810
Los ataques extraterrestres ocurridos en España, el mas contundente

A lo largo de los años hemos conocido muchos casos de ataques extraterrestres. Algunos testigos afirman haber sido secuestrados, otros solamente fueron arribados por algún objeto identificador no identificado. Algunos son solamente historias para llamar la atención sacadas de alguna novela o película de ficción, pero hay anécdotas en las que las pruebas hablan por sí solas y nos hacen dudar si, realmente, los ataques extraterrestres ocurren realmente.

El niño de Tordesillas, uno de los ataques extraterrestres más sorprendentes de habla hispana.

El periodista e investigador español Iker Jiménez sacó a la luz hace algunos años un incidente ocurrido en la comunidad de Tordesillas de la ciudad española de Valladolid el 1 de Octubre en el año de 1977 en la que se vio envuelto un pequeño niño de 7 años llamado Martín Rodríguez Rodríguez.

Según Jiménez y los relatos del propio Martín, el ataque ocurrió cuando los pequeños jugaban las escondidas a las afueras del pueblo y para no ser encontrados por su compañero, él y su amigo, Fernando Caravelos, se escondieron en un corral abandonado en las cercanías de la carretera Vallodolid-Zamora.

Los niños ya habían utilizado dicho corral en otras ocasiones jugando, por lo que lo conocían y sabían que ahí no había nada y nadie lo frecuentaba, ni mucho menos. Por eso quedaron estupefactos cuando encontraron una especie de máquina en forma de pera del tamaño de una puerta; 2 metros, más o menos según lo descrito por el pequeño.

los ataques extraterrestres

Anuncios
Anuncios

Las consecuencias del ataque de extraterrestres.

Martín fue atravesado por un «haz de luz» despidió el objeto mientras se elevaba en el cielo y a pesar de que Fernando intentó «quitar» la luz de su amigo, Martín no se pudo mover hasta que el mismo OVNI deshizo el haz de luz.

Según el niño, en un principio solo se sintió mareado hasta que se desvaneció. Pero lo peor estaba por llegar.

La infancia de Martín pasó entre hospitales, vendas y terapias. El pequeño, que antes del ataque era un muchacho sano y juguetón, desarrolló una hidrocefalia repentina que lo llevó a ser intervenido quirúrgicamente unas 14 veces. Con el pasar de los años la salud de Martín fue mejorando, pero jamás se ha recuperado del todo y aunque vive una vida normal, aún siente las secuelas del ataque extraterrestre.

Anuncios

Anuncios