La ciudad del vaticano se abre a la vida extraterrestre

502
La ciudad del vaticano se abre a la vida extraterrestre

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

El Vaticano abierto a la posibilidad de vida extraterrestre “Puedes creer en Dios y en E.T.”

El teólogo-astrónomo Funes: ellos también podían disfrutar de la misericordia del Padre
CIUDAD DEL VATICANO – “Es posible creer en Dios y en los extraterrestres. Se puede admitir la existencia de otros mundos y otras vidas, aún más evolucionadas que las nuestras, sin cuestionar la fe en la creación, la encarnación y la redención”. Así lo afirma el jefe de los astrónomos vaticanos, el jesuita argentino José Gabriele Funes, de 45 años, doble licenciatura en teología y astrofísica. No es de sospechar que algún periodista haya forzado sus palabras, porque la entrevista es de Osservatore Romano.

Anuncios
Anuncios

Tampoco es la primera vez que Funes se atreve a hacer tales declaraciones. A pesar de estas convicciones, el Papa Ratzinger lo puso a la cabeza de la Espécula Vaticana en 2006. “Así como hay una multiplicidad de criaturas en la tierra -dijo de nuevo el Padre Funes- así podría haber otros seres, incluso inteligentes, creados por Dios. Esto no entra en conflicto con nuestra fe, porque no podemos poner límites a la libertad creadora de Dios“. Una objeción vertiginosa: ¿pero por quién habrían sido redimidos estos alienígenas? Respuesta fría del astrofísico y teólogo: “No es seguro que necesiten redención. Pueden haber permanecido en plena amistad con su Creador.

Pero, ¿y si estos extraterrestres fueran pecadores? No te preocupes: “Ellos también, de alguna manera, tendrían la oportunidad de disfrutar de la misericordia de Dios, como lo fue para nosotros los hombres. Para Funes, uno puede creer en “Dios Creador” y aceptar la hipótesis del big bang que es “la mejor explicación del origen del universo que tenemos hasta ahora” y “no está en contradicción con la fe: es razonable“.

Así combina la Biblia y el telescopio: “Como astrónomo sigo creyendo que Dios es el creador del universo y que no somos producto del azar, sino hijos de un buen padre, que tiene un proyecto de amor para con nosotros. La Biblia no es fundamentalmente un libro de ciencia” y por lo tanto “no se le puede pedir a la Biblia una respuesta científica”.

Anuncios

No es la primera vez -se entiende- que un hombre de la Iglesia se ha aventurado en este terreno. Ya el predecesor jesuita de Funes alla Specola, George Coyne, había definido en varias ocasiones como “imprudente y presuntuoso” “la idea de que no hay otros seres vivos fuera de la Tierra”. No hay posición del Magisterio Católico en este asunto aventurero. El inicio de un debate entre teólogos se remonta a los años cincuenta, cuando se hablaba mucho de los OVNIS y se soñaba con contactos inminentes con otras razas inteligentes.

El Padre Raimondo Spiazzi, dominico, y el Padre Gino Concetti, franciscano, ya habían expresado ideas similares a las del Padre Funes, para seguir siendo autores hospedados por Osservatore Romano. Incluso el Padre Pío, un gran santo, pero ciertamente no un teólogo o astrofísico, se decía que era un potencialista en la materia en ese momento. A los que se oponían les respondió una vez: “¿Queréis que la omnipotencia de Dios se limite al pequeño planeta Tierra?

Anuncios