El misterio de los extraños seres humanoides luminosos de Tenerife ¿Alienígenas?

1606
El misterio de los extraños seres humanoides luminosos de Tenerife ¿Alienígenas?

Tenerife es un paraíso turístico de España, sin embargo, la isla también esconde varios enigmas que muchas personas pasan por alto, pero que son bastante conocidas por los lugareños. Desde muertes sin explicación algunas, criaturas desconocidas y, la más inquietante, la presencia de humanoides luminosos. Dicha historia ya posee bastantes años de vida, pero sigue tan presente en la familia de los afectados, a pesar de haber pasado ya un par de generaciones. En una mina de diamantes, los trabajadores fueron testigos de unos humanoides luminosos dentro de una galería secreta dentro de una de las cuevas.

¿Testigos de misteriosos y extraños humanoides luminosos? ¿Alienígenas?

Corría el año 1992 cuando dos mineros se habían quedado trabajando en las galerías de Agua Izaña, una pequeña zona seca del río en las cercanías del barranco de Badajoz. El día había transcurrido normal, la tarde caía mientras ellos trabajaban en un nuevo camino de galería que pudiera mostrarles costuras de diamantes nuevas.

El misterio de los extraños seres humanoides luminosos de Tenerife

Solamente pasaron diez minutos cuando notaron que las grietas se formaban con suma facilidad, por lo que decidieron alentar el paso, alentados por la rapidez con la que podrían terminar el trabajo. Sin embargo, no estaban preparados para ver como la roca que golpeaban se desmoronó por completo, revelando un corredor perfectamente trabajado tras la pared.

La sorpresa fue mayúscula para los hombres y es que era imposible que una galería, hecha totalmente a mano (por la suavidad de sus paredes y lo trabajado del camino, los hombres habían descartado inmediatamente una formación natural). Debido a la terrible oscuridad, los hombres no podían observar más allá de pocos metros.

Anuncios
Anuncios

¿Los humanoides habitan nuestras cuevas? ¿Son de origen extraterrestre?

Los hombres, acostumbrados a la exploración, se adentraron al interior de la cueva con sus picos y un par de lámparas de aceite. Relatan que caminaron, quizás, tan solo unos 500 metros cuando una centellante luz al final captó su atención. Cuando se dieron de frente con el origen de la iluminación, sintieron que su alma había caído al piso; tres criaturas de aspecto humanoide brillantes los miraban sin inmutarse hasta que decidieron desplazarse en su dirección. Según los relatos de los lugareños, ambos mineros relataban que aquellas criaturas parecían deslizarse sobre el suelo, como si no caminaran.

Asustados, los trabajadores emprendieron una despavorida carrera hasta salir de la misteriosa galería y arrojarse por el barranco. Cuando miraron atrás, observaron que las criaturas estaban mucho más cerca de la entrada del primer corredor, por lo que decidieron alejarse lo más posible del lugar y correr hasta cuatro kilómetros hasta la estación más cercana para relatar su experiencia.

Anuncios

Anuncios