Hacker afirma que EEUU lucho contra Extraterrestres en Marte

6209
Hacker afirma que EEUU lucho contra Extraterrestres en Marte

Hacker McKinnon: `Estados Unidos tiene naves espaciales de guerra en el espacio?

Contenidos del Articulo:

Palabras confirmadas por un ex marine que dice haber formado parte de una tripulación. Tenían la tarea de proteger cinco colonias humanas en Marte.

Estados Unidos tiene una flota de buques de guerra que operan en el espacio como parte de un programa espacial secreto administrado por la Marina. Eso es lo que Gary McKinnon dijo en una entrevista con Coast-to-Coast.

Para aquellos que no lo conocen, McKinnon es un hacker escocés de 51 años que hace unos diez años violó 97 ordenadores de defensa estadounidenses: Us Army, Us Navy, Us Air Force, junto con los de la NASA y el Pentágono. Desde entonces, eufemísticamente, se puede decir que se está librando una batalla legal muy dura. En realidad, Gary, que fue arrestado en Gran Bretaña, lucha contra la extradición, porque los estadounidenses no pueden esperar para capturarlo y encerrarlo en una penitenciaría -quizás en Guantánamo- por el resto de su vida, como dice su abogado.

En esta entrevista, el escocés ha integrado con nuevos elementos las revelaciones ya realizadas anteriormente. Dijo que usó Landsearch, un poderoso software para acceder a carpetas valiosas. También informó haber escaneado documentos y una impresión en Excel que contenía los nombres de los “oficiales no terrestres”, con su rango y papel en el programa. Finalmente encontraría evidencia de un desplazamiento de materiales entre varias naves espaciales y su ubicación exacta en el espacio.

Naves de batalla Espacial Contra Los Extraterrestres

En apoyo a las revelaciones de Gary surgen los testimonios de ex empleados de la NASA, incluyendo a un ex marine, conocido como Capitán Kaye, quien confirmó la existencia de estas naves espaciales, agregando que serían parte de un programa secreto usado en el pasado para proteger las colonias humanas presentes en Marte.

Anuncios

El capitán reveló que había vivido en el planeta rojo, como soldado de un contingente que tendría la tarea de proteger a las cinco colonias humanas de cualquier agresión de los marcianos. En resumen, habrían desempeñado un papel similar al de la caballería en el Lejano Oeste: proteger a los “pioneros americanos” de las incursiones de los “indios”.

Las palabras de la antigua armada son, a su vez, reconfortadas en el testimonio de otro antiguo empleado de la NASA, Michael Relfe, quien afirmó haber vivido durante 20 años en el planeta rojo. Incluso antes de eso, la sobrina del ex presidente de los Estados Unidos, Eisenhower, Laura Maddalena, había hablado de una colonia humana para ser enviada a Marte.

Hace 20 años, existen colonias americanas en Marte

Otro testigo famoso, conocido por el seudónimo de “Jackie”, afirma que en 1979 se envió una misión secreta a Marte con una tripulación humana. Hablando por radio, dijo que era una ex empleada de la NASA y que, durante la misión Viking, trabajando con otros colegas en telemetría marciana, vería con sus propios ojos a dos hombres en el fondo de la sonda espacial.

Anuncios

Después de que ella reportó el avistamiento a sus superiores, habría sido silenciada.

Se trata de un sistema de pruebas que convence a los partidarios de las teorías ufológicas pero que, al mismo tiempo, se ve debilitado por la controvertida figura de McKinnon. Una mente excelente, un extraordinario informático, pero no por ello dotado de la preparación necesaria para analizar e interpretar una gran cantidad de documentos especializados. Sus detractores afirman que el escocés hace ciertas afirmaciones debido al síndrome de Asperger, una enfermedad que combina autismo y depresión.

Su popularidad se debe también a la caza despiadada que los americanos le dan, interpretada como un intento de silenciarlo. ¿Y si quisieran condenarle a 70 años de cárcel por haber cometido “el mayor ataque militar de todos los tiempos” o “la mayor intrusión en los ordenadores militares de todos los tiempos”?

Anuncios

Snowden también hizo comentarios

Las revelaciones de Snowden, curiosamente, nos permiten aclarar las posibles teorías detrás de las escenas de la política mundial. El increíble testimonio del Capitán de la Marina de los Estados Unidos. Las revelaciones del hacker que pirateó los archivos secretos de la NASA

Está de moda debatir sobre la política mundial, una moda que acaba alimentando las más variadas teorías de conspiración que implican acciones contra ciudadanos comunes a favor de hipotéticos centros de poder.

Por un lado, por el intento de escapar del aburrimiento plano del planeta globalizado, y por otro, por tratar de comprender acontecimientos que no están suficientemente explicados por los medios de comunicación oficiales.

Sin embargo, más allá de todas las expectativas, el ex agente de la CIA Edward Snowden parece haber despejado a través de sus increíbles revelaciones todos los trasfondos posibles desarrollados por su imaginación más ferviente. A finales de 2012, el ex agente de la CIA se incautó de miles de documentos secretos en poder de la institución estadounidense y, en nombre de la transparencia moral, comenzó a difundir su contenido. Habiendo escapado de la caza de los 007 americanos, ahora, después de haber pedido asilo político, se refugia en Rusia, donde continúa su trabajo personal de lucha contra la desinformación.

Anuncios

A través de sus revelaciones nos enteramos de que las comunicaciones telefónicas de las naciones europeas fueron espiadas por el gobierno de Estados Unidos y que se está preparando un plan global para americanizar el planeta entero para detener el avance del Islam. Pero la noticia más increíble es la de la presencia de extraterrestres en la Tierra, de la que Estados Unidos no sólo se daría cuenta, sino que incluso formaría un gobierno en la sombra con ellos.

Los amantes de las teorías conspirativas ciertamente se han regocijado. Pero personalidades como Medvedev, Primer Ministro de Rusia, y Paul Hellyer, ex Ministro de Defensa de Canadá, han apoyado esta última revelación de Snowden confirmándola. Medvédev incluso ha pedido en varias ocasiones al gobierno de Estados Unidos que revele sus secretos.

El “Mirror”, periódico londinense que fue el primero en dar la noticia de la aventura de los Marines en el planeta rojo.

Ante tal situación, sin querer necesariamente estar entre los consiradores, hay que tener en cuenta lo que ha aparecido recientemente en los periódicos y que lleva a temas incluso de ciencia ficción. Temas que, aunque se basen en hechos infundados, siguen dando lugar a un cuento de hadas acorde con las perspectivas científicas del nuevo milenio.

Anuncios

Según su historia, al menos 900 colonos, hombres y mujeres, fueron asesinados en represalia, y en la batalla que siguió para reducir a los reptoides a una aparente rendición cayeron al suelo hasta 28 de sus camaradas.

La batalla habría comprometido el proyecto de colonización humana de la Corporación de la Colonia de Marte. Pero aún no puedes entender de qué manera suceden los eventos.

¿Hay alguna evidencia de la historia del Capitán Kaye?

Colonias humanas en Marte

Aunque la historia del Capitán Kaye puede parecer extravagante e increíble, parece que en este momento no es el único que ha sido testigo de la existencia de colonias humanas en la superficie de Marte hechas en gran secreto por el gobierno de los Estados Unidos.

Un militar mexicano, Michael Relfe, ha declarado en otra ocasión que él también había sido contactado por el gobierno de Estados Unidos y que pasaría al menos 20 años en el servicio militar en el Planeta Rojo.

Anuncios

Laura Magdalene Eisenhower, bisnieta del ex presidente Eisenhower, también pregunta por qué fue contactada secretamente por agentes del gobierno y empujada a llegar a una colonia humana en Marte dirigida por un famoso físico, Hal Puthoff.

El perfil profesional de este científico estadounidense puede abrir una serie de interrogantes a favor del testimonio del capitán Kaye. El investigador en cuestión era un oficial de la Marina de los EE.UU. con la tarea de establecer contacto con la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional. Más tarde recibió su doctorado en la Universidad de Stanford. Luego, en 1972, se unió al “SRI International” donde, junto con Russell Targ, promovió un proyecto llamado “STARGATE”, que ha sido financiado durante veinte años por la CIA, el DIA y otros organismos militares. Harold Puthoff también ha recibido a menudo permisos de acceso a documentos de alto nivel de seguridad del gobierno de los Estados Unidos.

En apoyo a la narración del Capitán Kaye sobre las especies de insectoides que él cree que pueblan una parte de la superficie de Marte, parece haber confirmación en una serie de documentos confidenciales de la NASA.

Anuncios

Previniendo sus declaraciones, ya en 2002 el ex investigador de la agencia espacial estadounidense Joseph Miller, entonces profesor de neurobiología de la Universidad de California al sur de Los Ángeles, dijo que las sondas Viking de 1976 habían recolectado evidencia de la existencia de microbios e insectos en Marte, pero que la NASA había malinterpretado deliberadamente los datos recolectados que luego terminaron enterrados en una computadora bloqueada por un código secreto.

Sin embargo, Miller se había comprometido y después de largos meses de investigación sistemática en los archivos disponibles de la NASA, una vieja computadora de finales de los setenta había surgido donde se habían almacenado todos los datos, pero estaba bloqueada por una clave de acceso secreta, y el único programador que sabía de ella mientras tanto había muerto. Sin embargo, Miller logró rastrear las grabaciones originales de los vikingos, pero sólo obtuvo datos parciales, que sin embargo confirmaron el sensacional descubrimiento secreto de la NASA sobre la presencia de criaturas insectoides en la superficie de Marte.

Las revelaciones de McKinnon, el hacker escocés que recorre los secretos de la NASA

No era la primera vez que la NASA parecía ocultar datos sobre Marte. Ya había ocurrido que en 1993 un grupo de investigadores de la NASA había denunciado la gestión de la Agencia Aeroespacial con la acusación de ocultar datos relativos a la superficie de Marte, recogidos por Mars Observer, que revelarían la presencia de edificios antiguos en su superficie.

Esto no pasó desapercibido para Gary McKinnon, un hacker escocés que, bajo el seudónimo “Solo”, penetró, entre febrero de 2001 y marzo de 2002, 97 ordenadores del Pentágono americano y de la NASA.

El gobierno de Estados Unidos, después de identificarlo, inmediatamente comenzó a procesarlo con una furia inexplicable por el robo sufrido, pidiendo su extradición para encarcelarlo en Guantánamo como terrorista. Los llamamientos de su madre a Obama no sirvieron de nada, ni las manifestaciones frente a la embajada de Estados Unidos en Londres en 2009 ni las protestas de la multitud durante la visita de Obama a Londres para la Cumbre del G20 del mismo año. Ni las intervenciones de músicos famosos, como David Gilmour de Pink Floyd, un grupo que incluso había publicado un CD en apoyo de la acción de los abogados de McKinnon.

Al final, en noviembre de 2012, fue gracias a la intervención del gobierno británico que el hacker consiguió obtener inmunidad y que la solicitud de extradición presentada por los EE.UU. caducara definitivamente.

McKinnon siempre ha sido visto por sus partidarios como una especie de solitario buscador de la verdad de los llamados Expedientes-X de los altos mandos estadounidenses, incluido el Pentágono. Antiguo peluquero inglés, entró en los sistemas informáticos desde su casa en un barrio al norte de Londres, utilizando un viejo y lento módem de 56 kb.

En una entrevista con la BBC en 2006, afirmó que sólo había entrado en los archivos del Pentágono y de la NASA para buscar datos ocultos sobre OVNIS y que nunca había hecho daño alguno a los sistemas informáticos estadounidenses. Dijo que sólo había entregado documentos confidenciales y les dijo en detalle lo que realmente había hecho y lo que había encontrado.

Según su testimonio, en los archivos secretos del Pentágono hay un proyecto llamado “Proyecto de Divulgación”, o “Proyecto Revelación”, en el que expertos en varios campos de la aeronáutica habían elaborado informes técnicos sobre los hallazgos de naves extraterrestres que se habían apoderado de los EE.UU., como ocurrió en el caso Roswell, después de haberlas desmantelado para examinarlas.

Se le dijo que los EE.UU. habían desarrollado la tecnología antigravedad, a través de la cual sería posible obtener energía gratuita disponible para todos. En los archivos secretos de la NASA, McKinnon también habría encontrado que en el edificio número 8 del Centro Espacial Johnson había un archivo en el que había carpetas llamadas “filtradas” y “sin filtrar”, “procesadas” y “crudas”. Observando que las fotos de OVNIS se borran regularmente de las imágenes de satélite de alta resolución.

En estos archivos McKinnon habría podido abrir una de estas carpetas donde aparecía una imagen de un objeto suspendido sobre el planeta y que parecía ser indudablemente de naturaleza ajena. Tenía la forma de un cigarro y tenía cúpulas geodésicas arriba, abajo y en ambos extremos. Esta cosa estaba suspendida en el espacio, no tenía articulaciones y ninguno de los signos de una fabricación humana normal.

Si lo que McKinnon afirma haber visto corresponde realmente a la verdad, se comprende la furia de la administración norteamericana al querer tomar posesión de ella para silenciarla definitivamente.

Entre los diversos documentos que el hacker escocés ha podido ver en los archivos secretos de la Administración de Estados Unidos también hay datos que pueden apoyar el testimonio del capitán Kaye sobre la existencia de cuerpos militares estadounidenses que operan en el espacio.

Sangrando a través de los archivos secretos, McKinnon dijo que había encontrado una lista de agentes del gobierno clasificados bajo el título de “Agentes No Terrestres”, así como una lista de transferencias militares de flota a flota y una lista correspondiente a los nombres de las naves.

Estas naves que, sin embargo, no parecen existir en las distintas listas de flotas internacionales.

McKinnon dijo proféticamente al entrevistador de la BBC: “Ciertamente ni siquiera soy de la Marina de los Estados Unidos. Tengo una idea mejor de que los estadounidenses tienen naves espaciales secretas con las que operan en el sistema solar.

¿Los americanos ya están en el planeta rojo?

La NASA y varios investigadores astronáuticos internacionales siempre han afirmado que Marte no está a la vuelta de la esquina y que tardaría unos dos años en llegar a ella entre el viaje de ida y el de vuelta. En estos términos, cualquier misión a Marte parece inmediatamente difícil y haría problemático el suministro de materiales para implantar cualquier base en la superficie del planeta rojo.

Pero algo no vuelve aquí, y a pesar de las voces oficiales de los científicos y de los medios de comunicación, uno podría pensar que ir a Marte es más fácil de lo que se imagina.

En el año 2000 la NASA inició el proyecto “VASIMR”, Variable Specific Impulse Magnetoplasma Rocket, que consistió en la construcción de un sistema de propulsión basado en la emisión de chorros de plasma que aumentó considerablemente la velocidad de las naves espaciales. Hélice que hoy ya está realizada y puesta en marcha. En 2003, la agencia espacial japonesa envió la sonda Hayabusa al espacio para reunirse con el asteroide 25143 Itokawa, permaneciendo en sus proximidades durante muchos meses y recogiendo muestras e información.

Es más evidente que nunca que con un motor VASIMR se puede ir a Marte y regresar a la Tierra en un período máximo de tres a cuatro meses en total.

Y tal vez la NASA ya lo ha hecho, haciendo posible la colonización de Marte como testifica el Capitán Kaye.

Esto explicaría la misteriosa estructura fotografiada por la NASA y reproducida por Google Mars que parece una instalación artificial que su descubridor ha llamado “Bio Station Alpha”.

Bio Station Alpha

El caso llamó la atención del público en junio de 2011, cuando un astrónomo aficionado, David Martines, había comenzado a observar meticulosamente la superficie de Marte a través de “Google Mars” y había creído detectar la presencia de una estructura aparentemente artificial.

El objeto en cuestión se presenta como un gran cilindro de al menos 200 metros de largo, parcialmente flanqueado por otro más pequeño, en el que hay varios otros edificios más pequeños. Una estructura que de alguna manera se asemeja curiosamente a aquella en la que cinco voluntarios del proyecto ruso “Mars 500” han realizado un vuelo simulado en Marte. También se asemeja a otras estructuras de vivienda ubicadas en la Antártida y a las Dolomitas nevadas utilizadas como refugio para los excursionistas.

Martines se puso inmediatamente en contacto con los laboratorios de Pasadena para pedir una explicación de la presencia de la estructura, pero nunca recibió respuesta.